Cae esperanza de vida en EU

Advierten aumento en decesos por suicidio, opioides y sobredosis

The Washington Post
lunes, 02 diciembre 2019 | 06:00
|

Las tasas de mortalidad han aumentado en la última década para los adultos jóvenes y de mediana edad, reduciendo en promedio la esperanza de vida en los Estados Unidos durante tres años consecutivos, según un estudio sorprendentemente sombrío publicado el martes pasado que analizó las últimas seis décadas de datos de mortalidad.

El informe, publicado en el Journal of the American Medical Association, fue aclamado de inmediato por investigadores externos por su tratamiento integral de una tendencia aún enigmática: la reversión de los patrones históricos en la longevidad.

Los Estados Unidos, a pesar de los gastos masivos en atención médica, han visto aumentar la mortalidad y disminuir la esperanza de vida de las personas de 25 a 64 años, que deberían estar en la plenitud de sus vidas, mientras que otras naciones ricas generalmente han experimentado un progreso continuo en la prolongación de la longevidad. 

Esto debido a situaciones como el suicidio, sobredosis de drogas, enfermedad hepática y docenas de otras causas.

Aunque investigaciones anteriores enfatizaron el aumento de la mortalidad entre los blancos no hispanos, la amplia tendencia detallada en este estudio atraviesa las líneas de género, raciales y étnicas. Por grupo de edad, el aumento relativo más alto en las tasas de mortalidad entre 2010 y 2017 (29 por ciento) se produjo entre personas de 25 a 34 años.

Los hallazgos seguramente alimentarán el debate político sobre las causas y las posibles soluciones, porque la geografía del aumento de las tasas de mortalidad se superpone en gran medida con los estados y las regiones que están muy disputadas en el periodo previo a las elecciones presidenciales de 2020.

Alrededor de un tercio de las 33 mil  “muertes en exceso” estimadas que según el estudio ocurrieron desde 2010, se dio en solo cuatro estados: Ohio, Pensilvania, Kentucky e Indiana; los dos primeros son estados críticos en las elecciones presidenciales. El estado con el mayor aumento porcentual en las tasas de mortalidad entre las personas en edad laboral en esta década –23.3 porciento– es New Hampshire, el primer estado primario.

“Se supone que está bajando, como en otros países”, dijo el autor principal del informe, Steven Woolf, director emérito del Centro de Sociedad y Salud de la Virginia Commonwealth University. “El hecho de que ese número esté subiendo, significa que hay algo terriblemente mal”.

Dijo que muchos factores están en juego. La epidemia de opioides es un importante impulsor de los números preocupantes, pero está lejos de ser la única causa. El estudio encontró que las mejoras en la esperanza de vida, en gran parte debido a las tasas más bajas de mortalidad infantil, comenzaron a disminuir en la década de 1980, mucho antes de que la epidemia de opioides se convirtiera en una tragedia nacional.

Las 33 mil muertes en exceso son una estimación basada en el número de muertes de mediana edad por todas las causas entre 2010 y 2017 que se esperaría si la mortalidad no cambiara frente al número de muertes registradas por los médicos forenses.

“Algunos de ellos pueden deberse a la obesidad, otros pueden deberse a la adicción a las drogas, otros pueden deberse a la conducción distraída por los teléfonos celulares”, dijo Woolf. Dada la amplitud y la omnipresencia de la tendencia, “sugiere que la causa tiene que ser sistémica, que hay una causa raíz que está provocando una salud adversa en muchas dimensiones diferentes para los adultos en edad laboral”.


La tasa de mortalidad por todas las causas, es decir, muertes por cada 100 mil personas, aumentó un 6 por ciento entre 2010 y 2017 entre las personas en edad laboral en los Estados Unidos.

Los hombres, en general, tienen mayor mortalidad por todas las causas que las mujeres, pero el informe saca algunas tendencias inquietantes. Las mujeres están sucumbiendo a enfermedades que antes eran mucho más comunes entre los hombres, aun cuando los hombres continúan muriendo en mayor número absoluto.

El riesgo de muerte por sobredosis de drogas aumentó 486 por ciento para las mujeres de mediana edad entre 1999 y 2017; el riesgo aumentó 351 por ciento para los hombres en ese mismo periodo. Las mujeres también experimentaron un aumento relativo mayor en el riesgo de suicidio y enfermedad hepática relacionada con el alcohol.

El aumento de la mortalidad en la mediana edad comenzó entre los blancos en 2010, los hispanos en 2011 y los afroamericanos en 2014, según el estudio.

Investigadores externos elogiaron el estudio por unir tanta investigación sobre una visión general de las tendencias de mortalidad de EE. UU.

“Este informe tiene relevancia universal. Tiene amplias implicaciones para toda la sociedad”, dijo Howard Koh, profesor de salud pública en la Universidad de Harvard, que no formó parte del equipo de investigación.

El informe revela una gran erosión en la salud, sin una sola “pistola humeante”, dijo Ellen Meara, profesora del Instituto Dartmouth de Política de Salud y Práctica Clínica.

“Hay algo más fundamental sobre cómo se sienten las personas en algún nivel: si es económico, si es estrés, si es el deterioro de la familia”, dijo. “Las personas se sienten peor acerca de sí mismas y de su futuro, y eso las lleva a hacer cosas que son autodestructivas y no promueven la salud”.

El informe de JAMA analizó la esperanza de vida y la mortalidad en todo el país desde 1959 hasta 2017. Los números finales de esperanza de vida para 2018 pronto serán publicados por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. La tendencia general: la esperanza de vida mejoró mucho durante varias décadas, particularmente en la década de 1970, luego se desaceleró, se estabilizó y finalmente cambió de rumbo después de 2014, disminuyendo tres años seguidos.

La esperanza de vida promedio en los Estados Unidos se quedó atrás de la de otros países ricos en 1998 y desde entonces la brecha ha crecido constantemente. Los expertos se refieren a esta brecha como la “desventaja de la salud” de Estados Unidos.

Hay algunos factores que se manifiestan solo gradualmente, como los efectos de fumar. Por ejemplo, a fines de la década de 1960 y principios de los 70 las compañías de cigarrillos comercializaban agresivamente a las mujeres, y los efectos en la salud de ese impulso pueden no aparecer durante décadas.

Las profesoras de Princeton Anne Case y Angus Deaton, cuyo informe muy publicitado en 2015 destacó las tasas de mortalidad de los blancos de mediana edad, publicaron un artículo en 2017 que apunta a una brecha cada vez mayor en la salud asociada con los niveles de educación, una tendencia que data de la década de 1970. Case dijo a los periodistas que su investigación mostró un “mar de desesperación” en los Estados Unidos entre personas con un diploma de escuela secundaria o menos. Ella se negó a comentar sobre el nuevo informe.

La obesidad es una parte importante de la historia. La mujer promedio en Estados Unidos hoy pesa tanto como el hombre promedio hace medio siglo, y los hombres ahora pesan alrededor de 30 libras más. La mayoría de las personas en los Estados Unidos tiene sobrepeso; se estima que el 71.6 por ciento de la población de 20 años o más, según los CDC. Esa cifra incluye el 39.8 por ciento que son obesos, definido como tener un índice de masa corporal de 30 o más en adultos (18.5 a 25 es el rango normal). La obesidad también está aumentando en los niños: casi el 19 por ciento de la población de 2 a 19 años es obeso.

“Estos niños están adquiriendo obesidad en sus primeros años de adolescencia, a veces menores de 10 años”, dijo S. Jay Olshansky, profesor de salud pública en la Universidad de Illinois en Chicago. “Cuando llegan a los 20, 30 y 40 años, tienen los factores de riesgo de obesidad que se adquirieron cuando eran niños. No lo vimos en generaciones anteriores”.

“Este no es un fenómeno único”, agregó. “Va a hacer eco a través del tiempo”.