PUBLICIDAD

Salud

Psicosis, adicción y vómitos: Mariguana más potente está enfermando a adolescentes

Productos de cannabis con niveles de THC cercanos al 100% provocan dependencia y una serie de síntomas que afectan a sus consumidores más jóvenes

The New York Times

jueves, 23 junio 2022 | 13:41

The New York Times

PUBLICIDAD

Nueva York.- Elysse tenía 14 años cuando empezó a vapear cannabis.

No olía, lo que hizo que fuera fácil esconderla de sus padres. Y fue conveniente: solo presione un botón e inhale. Después del segundo o tercer intento, quedó enganchada.

PUBLICIDAD

“Fue una locura. Una euforia insana”, dijo Elysse, ahora de 18 años, cuyo apellido se oculta para proteger su privacidad. “Todo se movía lentamente. Me dio mucha hambre. Todo fue hilarante”.

Pero la euforia finalmente se transformó en algo más inquietante. A veces, la mariguana hacía que Elysse se sintiera más ansiosa o triste. Otra ocasión se desmayó en la ducha, solo para despertarse media hora después.

Ésa no era su hierba promedio. El aceite y las ceras que compraba a los traficantes solían tener un 90 por ciento de THC, el componente psicoactivo de la mariguana. Pero debido a que estos productos se derivaban del cannabis, y casi todos los que ella conocía los usaban, supuso que eran relativamente seguros. Comenzó a vapear varias veces al día. Sus padres no se enteraron hasta aproximadamente un año después, en 2019.

“La metimos en un programa para ayudarla con eso. Probamos el amor duro, probamos todo, para ser honesto contigo”, dijo el padre de Elysse sobre su adicción.

A partir de 2020, comenzó a tener misteriosos episodios en los que vomitaba una y otra vez. Al principio, ella y sus padres, e incluso sus médicos, estaban desconcertados. Durante un episodio, dijo Elysse, vomitó en el baño de un centro comercial durante una hora. “Sentí que mi cuerpo levitaba”.

En otra ocasión calculó que vomitó al menos 20 veces en el lapso de dos horas.

No fue hasta 2021, después de media docena de visitas a la sala de emergencias por problemas estomacales, incluidas algunas hospitalizaciones, que un gastroenterólogo le diagnosticó el síndrome de hiperémesis cannabinoide, una afección que provoca vómitos recurrentes en los grandes consumidores de mariguana.

Aunque el cannabis recreativo es ilegal en los Estados Unidos para los menores de 21 años, se ha vuelto más accesible a medida que muchos estados lo han legalizado. Pero los expertos dicen que los productos de cannabis con alto contenido de THC de hoy, muy diferentes a los porros que se fumaban hace décadas, están envenenando a algunos consumidores habituales, incluidos los adolescentes.

La mariguana no es tan peligrosa como otras drogas como el fentanilo, pero puede tener efectos potencialmente dañinos, especialmente para los jóvenes, cuyo cerebro aún se está desarrollando. Además de los vómitos incontrolables y la adicción, los adolescentes que consumen con frecuencia altas dosis de cannabis también pueden experimentar psicosis que posiblemente podría conducir a un trastorno psiquiátrico de por vida, una mayor probabilidad de desarrollar depresión e ideación suicida, cambios en la anatomía y conectividad del cerebro y problemas de memoria.

Pero a pesar de estos peligros, la potencia de los productos actualmente en el mercado no está regulada en gran medida.

En 1995, la concentración promedio de THC en las muestras de cannabis incautadas por la Administración de Control de Drogas fue de alrededor del 4 por ciento. Para 2017, era del 17 por ciento. Y ahora los fabricantes de cannabis están extrayendo THC para hacer aceites; comestibles; cera; cristales del tamaño de azúcar; y productos similares al vidrio llamados smash que anuncian altos niveles de THC que en algunos casos superan el 95 por ciento.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search