Opinión

Una paz inesperada

Hace más de un año tuve una situación desagradable con un participante de un curso que me tocaba coordinar

Laura Elena García García

lunes, 03 mayo 2021 | 06:00

Hace más de un año tuve una situación desagradable con un participante de un curso que me tocaba coordinar. Quise platicar con él sobre un punto en el que yo no estaba de acuerdo, pero desafortunadamente él mezcló este incidente con una problemática que tenía con otra persona. El caso es que yo fui el blanco para que él descargara su coraje. Envió una serie de mensajes en los que criticaba fuertemente mi manera de tratar las cosas. Quería hablar conmigo, pero al observar su tono, tuve temor de que en lugar de que fuera una charla constructiva, siguiera depositando en mí una rabia que yo no acababa por comprender, así que pedí que una de las autoridades de la institución en la que se impartía el curso mediara esa plática. El participante no quiso que lo hiciéramos de esa forma. El mediador habló con cada uno de nosotros por separado. Cuando habló conmigo, validó mi desconcierto y se abrió la posibilidad de llevar el asunto a otras instancias para denunciarlo. Decidí no proseguir: con que se hubiera frenado la agresión para mí fue suficiente. 

Pasó el tiempo, por supuesto que le guardaba rencor al participante y, cuando el suceso venía a mi mente, me preguntaba si había sido la mejor decisión no proseguir con el proceso para que hubiera un escarmiento más fuerte para él. Hace unos días tuve la respuesta a estas preguntas que me hacía. Me encontré con él. Se disculpó conmigo. Fue una sorpresa que no esperaba, menos después de tanto tiempo. Fue un momento hermoso porque él reconoció que su actuación no tenía lugar y me habló de la mezcla de asuntos que había hecho en su cabeza para haberme tratado como lo hizo. Yo acepté su disculpa y algo internamente se acomodó: experimenté paz. Creo que sobre todo esta paz venía de que se evidenció que fui agredida, por un lado, y la pena que él sentía (porque así lo manifestó al disculparse) me hablaba del respeto que retomaba hacia mi persona. Me puse a pensar cómo debió ser para él este momento. Supongo que pudo haber sentido liberación de un peso que se generó desde el momento en que reconoció su error, y que pudo soltar al encontrarme y atreverse a disculparse. Devolverme el respeto creo que se lo devuelve a él. Probablemente también sintió paz. 

Creo que a veces agredimos a las personas cuando tenemos heridas viejas que nos duelen con situaciones nuevas. Probablemente yo gatillé un asunto sin resolver del participante, porque la intensidad de su enojo no correspondía a la situación presente. Yo representé la injusticia para él y él fue injusto conmigo. Esto nos sucede con frecuencia. Es muy importante poderlo identificar para no cobrarles a los demás algo que en realidad no les corresponde. En el caso que expongo, fui yo, una persona a quien apenas conocía el participante, pero muchas veces pueden ser personas que amamos, nuestros esposos, nuestros hijos, nuestros amigos, nuestros vecinos. Una forma de construir la paz es sanar en nuestras heridas, para dejar de herir como hemos sido heridos, para dejar de perpetuar el dolor, para irlo frenando. Esta forma es un trabajo interior que se refleja en el mundo. 

Laura Elena García García

• Doctora en Ciencias de la Educación de la Universidad Santander. Maestra en Desarrollo Humano de Iteso. Maestra en Terapia Familiar Sistémica del Instituto Bateson. Musicoterapeuta humanista del Instituto Mexicano de Musicoterapia Humanista.  

• 15 años de experiencia en intervención desde el Desarrollo Humano en:

- Profesora de tiempo fijo en la Maestría en Desarrollo Humano (MDH) de Iteso

- Grupos de crecimiento en MDH Iteso

- Experiencias intensivas de grupo de encuentro en MDH Iteso

- Participación en diplomados en Educación Continua Iteso y directivos de escuelas maristas en los que se privilegia la modalidad de taller; módulos impartidos: Musicoterapia Humanista, Comunicación Compresiva, Dinámica Familiar, Manejo de Conflictos, Inteligencia Emocional, Integración de Equipos

- Psicoterapia individual, de pareja y familiar, privilegiando en la interacción el ECP