Opinión

Editorial - Manifestaciones: no paren el tráfico

Miles de automovilistas y usuarios perdieron horas en sus trayectos debido a diferentes marchas, protestas y retenes al inicio de la semana

El Diario de Juárez

jueves, 11 marzo 2021 | 06:27

Por favor, no paren el tráfico. Miles de automovilistas y usuarios perdieron horas en sus trayectos debido a diferentes marchas, protestas y retenes al inicio de la semana. ¿Qué culpa tiene el ciudadano estándar, que ni la debe ni la teme, para que lo afecten de esta manera cuando va a trabajar, a estudiar o a lo que sea?

Como si fuera poco el estrés que causan los trabajos de la troncal que arbitrariamente realiza el Sr. gobernador Javier Corral Jurado, todavía se les ocurre a los manifestantes bloquear el flujo vehicular y, aun peor, a algunos policías, revisar a conductores que vienen de El Paso en plenas horas pico.

El martes, como ha sucedido ya en anteriores ocasiones, la Policía municipal realizó un operativo por El Chamizal parando a algunos automovilistas que venían de El Paso por el puente Libre, en lo que dijeron eran “revisiones de rutina”, a pleno mediodía.

Si bien como medio apoyamos la igualdad de oportunidades y los derechos de género –como nuestras páginas del lunes muestran–, y denunciamos constantemente muchas injusticias, no creemos que a los manifestantes o a la Policía les ayude en lo más mínimo ahorcar la circulación en horas de trabajo para ganarse la aprobación de la ciudadanía, especialmente considerando cómo están ahorita las calles de Juárez.

Aunque las marchas para presionar a los gobernantes estén de moda en la capital, o los retenes ayuden a detectar uno que otro delito, reprobamos cualquier método de protesta que genere violencia o afecte a personas ajenas a la problemática y que viole derechos de otros ciudadanos, como sucedió.

Más aun considerando los riesgos en seguridad, salud y economía que representan en este momento las aglomeraciones públicas. Al menos una persona ya falleció antes de llegar al hospital porque la ambulancia quedó atrapada en el caos vial del lunes, y muchos negocios de la avenida Juárez quedaron desiertos después de las marchas del Día de la Mujer, que coincidieron con las de los transportistas, desordenando por completo el tráfico vehicular por algunas horas. Esto a pesar del esfuerzo que hizo la Policía para que las cosas no terminaran peor.

Ya ayer se informaba en este medio que los números de afectados por Covid volvieron a los tres dígitos. De igual manera –aunque la mayoría de los marchantes se comportó a la altura–, desafortunadamente no falta alguno que otro incitador o vago que pintarrajee los negocios o realice algún desmán.

Es entendible el dilema político que las protestas representan para las autoridades, especialmente en época de elecciones, sin embargo, se pueden legislar y negociar los espacios y horarios designados para manifestarse de manera eficaz y ordenada, sin que las cosas se salgan de control. En algunas ciudades de otros países ha funcionado.

Por el bien comunitario, esperamos que nuestros representantes y legisladores tomen nota de estas líneas, al igual que los líderes activistas, antes de que suceda una desgracia peor. Es su trabajo.

close
search