Opinión
OPINIÓN

Ni un pellizco al jefe por cinto LV y bolsita Prada

La imagen de evidente dispendio coincide con la fama de corrupción que le ha perseguido durante más de tres años

LA COLUMNA
de El Diario

martes, 14 enero 2020 | 06:00

• Ni un pellizco al jefe por cinto LV y bolsita Prada

• Empresarios se fueron tan pronto como llegaron

• Guardia Nacional quedó de discreto adorno 

• División mantiene trabadas las elecciones

Hace justo una semana Óscar Aparicio Avendaño usó de alfombra roja la pasarela de un cónclave de Seguridad Pública estatal para presumir el supuesto último grito de la moda en accesorios, un cinto Louis Vuitton de 22 mil pesos y una engañosa bolsita que por pequeña inicialmente le fue concedido escaso valor pero una vez que le fue puesta la lupa resultó más cara que el cinto, una Prada de casi 30 mil pesos. 

La imagen de evidente dispendio coincide con la fama de corrupción que le ha perseguido durante más de tres años.

Ese encuentro fue desarrollado en las oficinas estatales ubicadas en el todavía conocido como Pueblito Mexicano. La reunión fue secreta, por la tarde-noche, encabezada por el gobernador Javier Corral Jurado y previa a la comparecencia que tendrían todos los jefes de seguridad en la entidad ante el presidente Andrés Manuel López Obrador.

También usó ese evento el gobernador Corral para presentar al mismo personaje que en octubre de 2016 lo dejó plantado para la Comisión Estatal de Seguridad (CES), el cargo que ocupa ahora Aparicio. 72 horas antes Emilio García ya no le contestó las llamadas a Corral al arribar a la gubernatura. 

Ofreció luego el mandatario el cargo a Raúl Ávila pero también rechazó la posición. Eran, para ambos, tiempos de vacas bien gordas en la Policía Federal peñanietista... Y desde antes con Calderón-Genaro García Luna.

García fue presentado como nuevo secretario de Seguridad Pública del Estado (o “encargado” del despacho). Su primera instrucción fue poner en orden precisamente al “peligroso” narcismo de Aparicio, ahora su subordinado. Pero en lugar de redimirse, éste siguió igual, sin más freno que su espejo de cada mañana, su vocero Óscar Márquez. ¿Cómo me veo?, la pregunta. ¡Excelente!, la respuesta.

Pasó justo la semana y el jefe policiaco continuó igual en el cargo sin movimiento alguno. Los índices de inseguridad hasta el tope y los elementos de la CES sufriendo hasta por gasolina y viáticos elementales, imposibilitados para desarrollar sus labores básicas.

Ayer estuvo García Ruiz con integrantes del Consejo Coordinador Empresarial de la ciudad de Chihuahua prometiendo disminuir la violencia mientras en la Policía bajo su responsabilidad todo sigue igual o peor que al inicio de la administración corralista.

Y seguirá, en un año y medio habrá ya gobernador (a) electo (a). ¿Cambios para qué?

***

Algo falló en la organización entre algunos de quienes conforman el Centro Coordinador Empresarial (CCE) durante las reuniones que tendrían el viernes pasado con la secretaria de Economía, Graciela Márquez Colín... Y después también en el gimnasio del Colegio de Bachilleres, a donde acudirían los líderes empresariales para saludar al presidente Andrés Manuel López Obrador.

De la decena de jefes del CCE sólo se quedaron para el encuentro con la funcionaria los representantes de Desarrollo Económico de Chihuahua, Southwest Maquila, Technology Hub y Desarrollo Económico del Norte. El resto llegó a la encerrona en la maquila BRP pero inexplicablemente apenas tomaron sus lugares, minutos después se pusieron de pie y adiós, incluido el jefe en turno del CCE y mandamás de Canaco, Rogelio González Alcocer.

Detalles no hubo de lo que parece un diferendo importante entre parte de los líderes empresariales juarenses y funcionarios federales de la Secretaría de Economía, pero es fácil interpretar que pudo ser motivado por los cuestionamientos a la inacabada zona libre para la región y el afamado decreto fronterizo que entró en vigor en enero del año pasado.

Sigue la incomodidad juarense por las trabas en la devolución del IVA disminuido del 16 al ocho por ciento, por ejemplo... pero son otros muchos más.

Ya sabemos que Rogelio es de armas tomar... cuando no anda de recreo.

***

Pasada la visita presidencial que alteró todo el fin de semana, ahora se sabe que no aflojó la cuerda ni tantito el comandante de la Guardia Nacional Luis Rodríguez Bucio.

Al subordinado del secretario de Seguridad y Protección Ciudadana Alfonso Durazo lo cercaron los mandos locales de la GN, apoyados además por jefes militares de la plaza y mandos policiacos estatales y municipales de Juárez. 

En corto le pidieron más elementos de la corporación, pues apenas son 350 los que están desplegados en la frontera, de los supuestos mil 800 que hay en toda la entidad.

Esa cantidad es apenas un discreto adorno. Se ven de vez en cuando los camiones y vehículos con unos cuantos elementos de uniformes blanquecinos. 

La respuesta fue que deberán tener paciencia todos, porque no se va a incrementar la cantidad de agentes hasta dentro de varios meses, quizá el año.

Si bien va, para el 2021 se elevará la cantidad en Juárez a unos 500, pese a que ya, en la actualidad, la Guardia Nacional cuenta con 14 mil 738 elementos de las divisiones operativas y 70 mil 920 efectivos desplegados en el territorio nacional.

Además tiene registro de 13 mil 96 reclutas, es decir, personal de nuevo ingreso en 2019. Pero ni por eso hay disponibilidad de enviar más a la dinámica y violenta frontera de Chihuahua.

Eso hizo que se pusieran en duda los números que presentó Durazo en la mesa de seguridad del pasado viernes. Mostró el reto de reclutar a 21 mil 170 elementos por año para la GN, hasta llegar en 2021 a 150 mil. 

Pero de los actuales para Chihuahua sólo tocan –en teoría, porque su despliegue aún no se nota– apenas un dos por ciento, de los cuales el 0.5 por ciento corresponde a los enviados a Juárez.

Es casi nada en el comparativo nacional; por eso poco se toma en cuenta la corporación que asumiría el liderazgo en materia de seguridad en cada estado al que llegara, según los rebasados planes federales.

***

La chihuahuense Bertha Luján, presidenta del Consejo Nacional de Morena, ha hecho garantizar a sus operadores la asistencia suficiente para alcanzar el quórum en el Congreso Nacional citado el 26 de enero. 

Especialmente en los 27 estados –incluido Chihuahua– que controla la dirigente nacional, Yeidckol Polevnsky, Luján Uranga ha sido meticulosa en revisar la numeralia de asistentes.

En el caso local, la dirigencia de Martín Chaparro se considera comprometida con Polevnsky, no así la base de consejeros, 90 en total, que podrán acudir a participar en el Congreso Nacional, cuya resolución principal busca establecer las bases de la renovación de liderazgos lo antes posible.

La apuesta de Luján es lograr elecciones internas para el mes de abril. La dirigente nacional quiere, en cambio, postergar el proceso hasta diciembre de este año. O más, de ser posible alcanzar a organizar el proceso 2021, en el que se disputarán 15 gubernaturas, de las cuales tiene ventaja clara Morena en 11 estados.

Son las elecciones de 2021 lo que en realidad está en juego, pues quien tenga la dirigencia nacional morenista tendrá mano en la definición de candidaturas.

La división que genera esa pugna, en la que además de las dos mujeres hay otros tres aspirantes de peso, es lo que mantiene trabadas las elecciones internas de Morena, cuyas dirigencias nacional y estatales están vencidas desde el 20 de noviembre pasado.