Opinión

La candidatura del PAN

En semanas recientes, en este mismo espacio publiqué mis reflexiones en relación con los personajes de Morena...

Sixto Duarte
Analista

martes, 28 enero 2020 | 06:00

En semanas recientes, en este mismo espacio publiqué mis reflexiones en relación con los personajes de Morena que en mi opinión tienen la posibilidad de abanderar al partido gobernante en la elección a gobernador a celebrarse el año que viene. Hoy toca el turno de analizar las posiciones al interior del Partido Acción Nacional.

El Gobierno en Chihuahua emana del Partido Acción Nacional, en la persona de Javier Corral. Esto, sin embargo, lejos de ser una ventaja competitiva para Acción Nacional, pudiera ser un lastre, pues es sabido que en estos tiempos, es más fácil acceder al poder desde la oposición que desde el Gobierno. Si a eso se le suma la baja popularidad de Corral, se pudiera concluir que el PAN tiene una tarea complicada para mantener la gubernatura en Chihuahua; de ahí que, como lo expresamos en este mismo espacio, sea lógico que Corral quiera llegar a un acuerdo con López Obrador para que sea Morena quien postule a Víctor Quintana como su candidato. Por eso hasta le preparó unas rayadas de Parral en su reciente visita a esta frontera.

Si bien en el estado el PAN tendrá voto de castigo, lo cierto es que también Morena incurrirá en costos políticos por la falta de resultados a nivel nacional. De ahí que el PAN no se encuentre completamente descartado para poder seguir gobernando en la entidad.

No son muchos los nombres que se manejan al interior del PAN para hacerse de la candidatura al gobierno de Chihuahua. Creo que en primer término se debe mencionar a María Eugenia Campos, la alcaldesa de la capital. Maru resulta ser la candidata mejor posicionada a menos de un año de que el PAN elija candidatos. La popularidad de Campos en la capital le permitió a Corral tener representatividad en el Congreso de Chihuahua durante su quinquenio, pues fue gracias a esto que el PAN obtuvo espacios en las dos más recientes legislaturas, mismos que le permitieron a Corral (junto con la adquisición de algunos miembros de la bancada de Morena, como Miguel Colunga) cristalizar los cambios que le interesaban.

La convivencia en el poder por los últimos cuatro años nos han confirmado que Maru Campos no es la candidata de Javier Corral. Siendo Corral como es, resulta lógico que éste último ponga todo su empeño en cerrarle el paso a la alcaldesa, quien debido a su popularidad, parecería ser la única dentro del PAN que pudiera ganar una elección tan compleja.

Por otro lado, el senador Gustavo Madero es otro de los aspirantes a la candidatura. El problema de Madero es que ya en dos ocasiones decidió no postularse. La primera vez fue en 2010, precisamente frente al candidato del PRI César Duarte. Los dos venían de presidir sus respectivas asambleas legislativas (Duarte la Cámara de Diputados y Madero el Senado). Madero optó a última hora no competir. En su momento fue una buena decisión, pues no sufrió ningún desgaste, permitiéndole posteriormente ser presidente del CEN del PAN.

Posteriormente, ya en 2016, cuando el PAN no encontraba a quién enviar como candidato al Gobierno de Chihuahua, Madero volvió a eludir la candidatura, dejando el paso libre a Javier Corral, quien después lo nombró su jefe de gabinete, en una jugada que parecería una degradación militar, pues de ser líder nacional de su partido, Madero se fue a una chamba burocrática en Chihuahua, dejando además el mandato popular de representar al pueblo, pues era diputado federal en ese momento.

Madero cuenta con las credenciales para ser el candidato, y al parecer, sería el único candidato dentro del PAN (con posibilidades reales) cercano a Corral.

Por su parte, suena en el mismo sentido el nombre del diputado federal Mario Mata, exalcalde de Delicias. Mata, quizá el menos popular de los tres, es también el que menos negativos tiene. Mata es reconocido como una persona honesta, de trabajo, cualidades que el elector parece buscar. Como alcalde de Delicias, tuvo un excelente papel que a la fecha le reconocen sus coterráneos. Aunado a ello, no tiene incomodidades con el gobernador Javier Corral. Con una estrategia para darlo a conocer dentro de Chihuahua, Mata pudiera ser un candidato competitivo.

Respecto a Fernando Álvarez Monje, si bien ha sido un actor político mesurado, en lo personal lo veo muy lejos de poder ser el candidato del PAN. Es un personaje cercano a Javier Corral, sin embargo, eso no es suficiente para consolidar un proyecto a la gubernatura de Chihuahua. Nadie duda de su capacidad, sin embargo, no es popular.