Opinión
OPINIÓN

Cinco escoltas para levantar pelotas y raquetas

Ahora hasta el karma ha llegado para pasar su correspondiente factura al imperturbable comodismo del gobernador, Javier Corral Jurado

LA COLUMNA
de El Diario

sábado, 18 enero 2020 | 06:00

• Cinco escoltas para levantar pelotas y raquetas

• Armando y Maclovio, un pellizquito a Palacio

• Se cayó del caballo pero sigue de jinete

• Ni un respiro de magistrados a favor de Jorge

Ahora hasta el karma ha llegado para pasar su correspondiente factura al imperturbable comodismo del gobernador Javier Corral Jurado.

Podría ser el momento cómico, hilarante, si no fuera por el mensaje que deja de fondo quien prometió ser el mejor gobernador de Chihuahua y ha resultado todo lo contrario, uno de los peores entre los peores (catalogado así en encuestas).

Antes de abordar ayer temprano una Suburban blindada en la salida de Palacio de Gobierno, al momento que los escoltas abrieron la puerta trasera del vehículo cayeron al pavimento raquetas, pelotas de tenis y otros accesorios.

El hecho fue registrado en un video replicado ayer por el corporativo de El Diario en el estado. Los comentarios contra el mandatario no se hicieron esperar.

Siempre Corral se ha tirado al piso reclamando que sí trabaja cuando la realidad dice todo lo contrario.

Nada menos, ayer seguían reclamando padres de niños con cáncer la negativa del Hospital Infantil en Juárez para atenderlos. La noche del jueves fue literalmente convertida en un infierno para habitantes de la región de Madera, cuyas viviendas y vehículos fueron incendiados. 

Mientras eso ocurría allá, Corral dormía plácidamente para preparar su juego de las siete de la mañana.

Son dos botones de muestra. Han sido igual los tres años y medio transcurridos de la gubernatura: una locura el pésimo servicio en las áreas de salud y violencia sin un solo día de tregua por todo el estado. Otros rubros igual o peor.

Esa realidad coincide, ni más ni menos, con la miserable aprobación inferior al tres por ciento que los chihuahuenses otorgan al mandatario, y se explica meridianamente en la escapada que ahora se dan de su camioneta los accesorios de juego, levantados con apuro y susto por uno, dos, tres, cuatro... cinco escoltas (imágenes en versión digital). Mala suerte o karma, ahí está.

***

De 10 el servicio alcanzado el jueves por el secretario del Ayuntamiento, Maclovio Murillo, bajo la batuta de su jefe, el alcalde Armando Cabada Alvídrez.

La Suprema Corte de Justicia de la Nación dictaminó una controversia presentada por la alcaldía juarense contra modificaciones constitucionales del estado de Chihuahua que contemplaron a los síndicos dentro del llamado Sistema Estatal Anticorrupción creado por el gobernador Javier Corral.

Los ministros de la Corte le dieron para atrás a varios apartados de los artículos 142, 170 y 178 de la Constitución Política del Estado, que ya operaban en la entidad aun contra la autonomía municipal contemplada en el 115 constitucional federal.

Los síndicos (as) andaban ya locos de contentos por la manga ancha que les había otorgado el Congreso del Estado como integrantes del “sistema estatal de fiscalización”, pero ahora sí que se han quedado chiflando en la loma.

Habrá molestia en Palacio de Gobierno por ese triunfo independiente pero le pueden echar toda la culpa a don Maclovio.

***

Con el alcalde morenista de Cuahtémoc, Carlos Tena Nevárez, todavía internado en el hospital por el accidente que sufrió, se han dado vuelo sus rivales políticos. 

Mientras Tena avanza en su recuperación, aislado del mundo junto con su esposa Lupita Ledezma, afuera se aprovechan para especular sobre las lealtades que tiene en el Ayuntamiento encabezado de forma provisional por Romeo Antonio Morales Esponda.

Les ha servido, por ejemplo, que el alcalde suplente se haya reunido el pasado miércoles con el fiscal de la Zona Occidente, Jesús Manuel Carrasco Chacón. 

El funcionario estatal para Tena sólo tuvo siete causas penales y cero cortesías. No le daba ni los buenos días y en cambio lo perseguía como si fuera líder de algún grupo criminal, de ésos que en realidad no combate la Fiscalía. Pero con el suplente ha presumido que hay una nueva relación, con boletín y foto oficial de por medio.

Por ello le han dado demasiadas interpretaciones a una foto, cuando Morales Esponda fue al encuentro para seguir la línea de colaboración institucional, sin mezclar cuestiones personales. La realidad es que el suplente ha hecho bien su trabajo de cuidar todos los frentes, mientras está en un puesto con la incertidumbre que conlleva no tener plazos definidos.

El pataleo a su alrededor es porque saben que Tena, aunque fue derribado por su caballo, conserva piernas de jinete para el año 2021.

***

Nada que pueda siquiera escucharse en Palacio de Gobierno ha surgido del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) mientras uno de sus magistrados es sujeto de encarnizada persecución por parte del gobernador, Javier Corral Jurado. Nada, ni un respiro.

Jorge Abraham Ramírez, titular de la primera sala de lo penal, ha sido colocado en el patíbulo del Congreso del Estado. Van por segundo intento para arrancarle la cabeza y retirar su incómoda presencia del órgano judicial.

Ahora es acusado de enriquecimiento inexplicable dentro de un proceso al que no puede llamarse de otra forma que venganza. Fue uno de los más cercanos colaboradores de César Duarte.

Al inicio del régimen corralista, Ramírez debió recurrir a la Suprema Corte de Justicia de la Nación para colocar bajo buen resguardo su posición en el Tribunal estatal. Enfrentó el primer intento de destitución.

Aun con todos esos antecedentes, y conociendo los cerca de 30 miembros del Pleno del Tribunal Superior cada detalle sobre el irregular proceso, guardaron conveniente silencio la primera vez y lo han guardado también ahora.

Los diputados del PAN intentarán dejar sin fuero a Ramírez la próxima semana. De ahí en adelante la Fiscalía General del Estado procedería a la detención y encarcelamiento en cualquier instante.

Trepidante sin duda el caso, Ramírez no ha contado con el apoyo de los suyos en el Tribunal pero sí con la fuerza de la ley aplicada por el máximo órgano judicial del país que ya dejó mal parado una vez a Corral y pinta para ser exhibido de nuevo.