Nacional

Renuncia Alfonso Morcos a dirección del Cenace

Tras reunión de AMLO con reguladores de energía, Alfonso Morcos presentó renuncia a la dirección del Centro Nacional de Control de Energía

Cenace / Alfonso Morcos

Mayela Córdoba / Agencia Reforma

miércoles, 23 septiembre 2020 | 15:48

Ciudad de México— Tras la reunión del presidente Andrés Manuel López Obrador con reguladores de energía, el director general del Centro Nacional de Control de Energía (Cenace), Alfonso Morcos Flores, presentó su renuncia y el relevo se hará mañana.

El cargo será ocupado por Carlos Meléndez, quien hasta hace unos días era subdirector Coporativo de Estrategia y Regulación de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), de acuerdo con fuentes involucradas en el tema.

Desde el 1 diciembre de 2018, Morcos Flores se desempeñó como director general del Cenace.

A partir del cambio el organismo, que originalmente pertenecía a la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y fue escindido tras la reforma energética del 2013, toda la planeación del sistema eléctrico volverá a la empresa eléctrica del Estado.

Las fuentes confirmaron que la intención es dejar la operación del Cenace al mínimo, lo que implica un recorte de unas 200 personas, además de una reesructura que ya fue palomeada por el nuevo director.

Ayer se llevó a cabo una reunión en Palacio Nacional en la que representantes de la Comisión Reguladora De Energía (CRE), la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH), el Centro Nacional de Control Gas Natural (Cenagas), la Secretaría de Energía (Sener), Pemex y CFE, en la que se acordó el cumplimiento de los 17 puntos planteados por el presidente López Obrador el 22 de julio pasado.

Entre los puntos del Memorándum destacan no aumentar los precios de combustibles ni energía, no exportar petróleo para usarlo en refinación, incrementar la producción de crudo a 1.8 millones de barriles en 2020 y rehabilitar las seis refinerías.

Además, reconstruir y construir plantas eléctricas para abastecer a las penínsulas, potenciar la generación de las hidroeléctricas y privilegiar el despacho de las centrales de CFE y después las privadas sin mérito económico.

También detener el otorgamiento de permisos o concesiones particulares.