Juárez

Video: Invidente denuncia discriminación en universidad privada

Directivo dice que no está preparado para trabajar con una persona invidente y que nadie puede obligarlo a darle clases

Alejandra Gómez
El Diario de Juárez

martes, 28 septiembre 2021 | 11:04

Carlos Sánchez / El Diario de Juárez Carlos Sánchez / El Diario de Juárez

Ciudad Juárez— A lo largo de su carrera como estudiante José Manuel Mendoza, de 18 años, ha tenido que enfrentar constantemente la discriminación de docentes y compañeros de clase por ser una persona invidente. El pasado sábado vivió el caso más reciente: el director de una universidad privada en que acababa de inscribirse le dijo que su escuela no le daría un título profesional. 

A unas semanas de haber iniciado clases en el programa de Psicología, la familia de José Manuel denunció públicamente que el director de la Universidad Cultural, Jorge Rojas, le dijo que él no estaba preparado para trabajar con una persona invidente y que al ser una institución privada nadie podía obligarlo a darle clases, por lo que le sugirió asistir como oyente pero no como un estudiante próximo a titularse. 

“Yo no sé cómo trabajar contigo”, “A mí nunca se me pidió un permiso especial”, “Yo no te voy a dar un título”, “Aquí no es una escuela de Gobierno, es privada”, fueron algunas de las razones que, de acuerdo con la versión de José Manuel, el director le dio para explicarle por qué no tendría la misma oportunidad que el resto de los estudiantes de estar en sus salones de clase. 

Desea convertirse en universitario

Todo comenzó ante el reclamo de José Manuel por haber sido excluido de una actividad: el docente dio indicaciones de cómo trabajar en equipo y parte de las instrucciones las realizó por medio de señas, por lo que al concluir el joven decidió preguntarle directamente con quién iba a trabajar y la respuesta que recibió fue que por su condición visual no sería admitido. 

José Manuel no dudó en explicar que logró llegar hasta la universidad porque, a pesar de la discriminación padecida por años, su ceguera nunca fue un impedimento para aprender como el resto de los estudiantes, pero el docente Rojas insistió en que no sólo no estaba preparado, sino que además consideraba que “si la gente con cinco sentidos no puede”, menos él.

A pesar de la insistencia de José Manuel para tener una oportunidad de demostrar que podía aprender y estudiar, finalmente se le solicitó que de no aceptar participar sólo como un oyente recogiera el dinero que pagó por la inscripción y el primer mes de colegiatura, el cual le fue devuelto ayer en las instalaciones de la escuela. 

“A uno lo subestiman mucho y piensan que no puede hacer muchas cosas, cuando no es así; entonces sí se siente uno como hecho a un lado, como discriminado, no sé, tristeza, coraje… varias cosas da”, dijo José Manuel, quien desde que cursaba el nivel primaria tuvo que enfrentar el ser relegado por personas que no lo creyeron capaz de aprender por su falta de visión. 

Ante la denuncia pública realizada por José Manuel y su mamá, Rocío Aparicio, El Diario buscó la postura de la Universidad Cultural, pero hasta el cierre de esta edición no atendió a la petición de exponer su versión de lo sucedido. 

Uno de los primeros retos que José Manuel tuvo que enfrentar a lo largo de su vida fue el perder la vista a consecuencia de una negligencia médica cuando apenas era un niño de dos años; sin embargo, con el paso de los años el desafío más grande ha sido el hacerle frente a la discriminación en contra de las personas invidentes. 

“Me siento con coraje, con mucho coraje, porque a las tres semanas me lo corren. No fui a pedirles fiado, no fui a pedirles regalado, no fui a pedirles que me esperen, yo hago galletas y con mucho sacrificio junté los mil pesos para pagárselos y lo del primer mes de colegiatura”, dijo Rocío entre lágrimas, y reclamó que el daño causado va más allá de perder la escuela.

Después de que el director de la Universidad Cultural, Jorge Rojas, le pidió a José Manuel que recogiera su dinero y se retirara de las instalaciones, él pidió a su mamá que lo recogiera en la escuela y le explicó lo sucedido, desde entonces permanece encerrado en su habitación tratando de comprender por qué si él no se siente limitado los demás lo limitan. 

“Primero que se den la oportunidad de conocer a las personas antes de juzgar y ojalá nunca les pase algo similar o tengan a alguna persona, familiar, o alguien cercano a quien le hagan las mismas discriminaciones que ellos hacen”, fue el consejo y deseo de José Manuel hacia quienes lo tratan distinto por ser una persona invidente. 

La familia de José Manuel decidió buscar una segunda oportunidad para él y aprovechó que el pasado domingo 26 de septiembre era el último día para obtener fichas en la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez (UACJ) por lo que realizó su solicitud en el programa de Psicología y está a la espera de presentar su examen de admisión. 

agomez@redaccion.diario.com.mx

close
search