El diario

Sólo desea una cena para sus hijos

Para Manuel, la próxima Nochebuena no representa un momento especial; cada día para él tiene el mismo significado: buscar comida para su familia

Alejandra Gómez
El Diario de Juárez

Ciudad Juárez.— Cada día del año tiene para Manuel Domínguez, de 45 años, un mismo significado: la búsqueda del sustento en las calles de Ciudad Juárez para poder llegar a casa y alimentar a su hijo Jesús, quien nació con parálisis cerebral, por lo que la próxima Nochebuena no representa un momento especial, sólo desea tener una cena para compartir con su familia. 

Diario Omar Morales / El Diario de Juárez | Manuel Domínguez se dedica 100% al cuidado de Jesús

Los días en que el clima es ameno, Manuel sale con su hijo, de 13 años, a trabajar en los camiones de transporte público, donde le canta a los pasajeros con la esperanza de recibir unas monedas a cambio y juntar los ingresos suficientes para cubrir sus necesidades, pues aunque él quisiera dejarlo en casa no cuenta con nadie que le ayude a atenderlo. 

Cuando Manuel tenía 12 años salió de su natal Durango en compañía de su madre para conseguir empleo en la industria maquiladora porque su padre fue recluido en prisión y a ella le era difícil encontrar un lugar donde la contrataran, por lo que en esta ciudad comenzaron una nueva vida en la que únicamente lograron obtener los recursos necesarios para enfrentar el día a día. 

Con el paso de los años Manuel se casó con una mujer que le dio tres hijos. El último fue Jesusito, como le dice de cariño, pero cuando cumplió cuatro meses de nacido ella decidió irse e iniciar una vida lejos de ellos, entonces Guadalupe Domínguez –madre de Manuel– se hizo cargo de Jesús, hasta que falleció a los 58 años. 

Diario Omar Morales / El Diario de Juárez | El padre besa a su hijo de 13 años

Fue entonces cuando Manuel dejó su trabajo y se dedicó a su hijo las 24 horas del día. “Es como trabajar de velador”, dijo al describir su labor de padre, porque Jesús necesita asistencia constante que evite un probable ahogamiento hasta con su propia saliva, pues la parálisis cerebral que padece le impide desde caminar hasta hablar. 

“Yo soy sus pies y soy su voz”, dijo Manuel, quien obtiene sus únicos ingresos de las propinas que recibe al cantar en los camiones, además de algunos aportes que realizan sus hijos, de 15 y 17 años, cuando al salir de la escuela tienen la oportunidad de hacer trabajos de albañilería, aunque la mayor parte de su tiempo la dedican a sus estudios de secundaria y preparatoria. 

Ante la situación que viven, la casa de Manuel, ubicada en la colonia Fronteriza Alta, en la calle Bohemia número 8133, nunca se ha arreglado con adornos navideños. “Esos son lujos que no nos podemos dar”, dijo Manuel, quien además contó que la mejor Navidad de su familia fue cuando la iglesia El Mesías realizó una posada y les entregó un obsequio a sus hijos. 

Diario Omar Morales / El Diario de Juárez | 'Jesusito' puede ahogarse con su propia saliva en cualquier momento, contó Manuel

Cada Nochebuena de la familia transcurre con la misma cotidianidad que el resto del año porque no cuenta con los recursos para realizar un festejo, por lo que en esta ocasión Manuel señaló que si tuviera la posibilidad de pedir un deseo, únicamente se contentaría con tener una cena para compartir con sus hijos. “Nunca hemos comido pavo; a veces nos hacemos burritos de frijoles”, dijo Manuel. 

Por la parálisis cerebral que padece Jesús no puede jugar, y tampoco puede usar zapatos porque tiene pies equinos, pero su padre dijo que para esta temporada de frío agradecería el obsequio de pantaloneras, suéteres o cobijas para sus tres hijos, de 13, 15 y 17 años, y también algunas prendas de vestir para él. 

Aunque los doctores no le dieron una esperanza de vida mayor a los tres meses, Jesús ha logrado cumplir 13 años gracias a los cuidados constantes de su padre, quien dejó todo para poder dedicarse a él de tiempo completo, por lo que este año podrá pasar una Navidad más en compañía de su familia, sin recursos materiales pero con el afecto de quienes a diario velan por su bien. 


Para ayudar

Dirección: Colonia Fronteriza Alta, en la calle Bohemia número 8133

Contacto:  656-580-2984

•Agradecería pantaloneras, suéteres o cobijas para sus tres hijos, de 13, 15 y 17 años. Algunas prendas de vestir para el padre