Juárez

Sirven alimento a 60 niños de bajos recursos

El comedor infantil Padre Yermo Gigante de la Caridad inició desde hace un año con la ayuda del sacerdote Jesús Salinas

Carlos Sánchez / El Diario de Juárez

Verónica Domínguez
El Diario de Juárez

martes, 16 julio 2019 | 22:02

Ciudad Juárez— Un espacio en el templo José María de Yermo y Parres, que fue construido de madera, está habilitado para servir alimentos a 60 niños en la colonia Finca Bonita, ubicada al suroriente extremo de la ciudad.

El comedor infantil Padre Yermo Gigante de la Caridad inició desde hace un año con la ayuda del sacerdote Jesús Salinas y voluntarias de la comunidad religiosa, debido a que en la zona hay muchas carencias y los menores son hijos de madres solteras y padres que trabajan, por lo que no les pueden poner atención, explicó Sandra Enríquez, encargada del lugar.

“Empezamos así nomás, con lo poquito que teníamos nos aventuramos a abrir y con donaciones de la comunidad de otras parroquias, algunas tiendas de por aquí nos donan latas y los dueños de la tortillería también nos apoyan”, añadió Enríquez.

Aunque los inicios fueron por parte del padre Salinas, actualmente el sacerdote Carlos Daniel se encuentra a cargo de la congregación religiosa y del comedor.

Desde hace tres semanas el comedor cerró debido a la falta de donaciones, pero fue hasta ayer que se reanudaron sus actividades, señaló Enríquez.

Entre lo que necesitan están un refrigerador, ollas y aires

Hace tres semanas también, el comedor tenía techo de lona y aún no contaba con un aire, comentó la encargada.

El comedor atiende de lunes a viernes de 12:00 del mediodía a 2:00 de la tarde, a los menores que salen o entran de la escuela.

Al templo asisten adultos de esa comunidad y personas del fraccionamiento Del Campo y Senderos de San Isidro, dijo la encargada.

“Nos han tocado casos de niños que están viviendo solitos, o que sus mamás trabajan, tenemos niños con padres que se drogan o que se tienen que quedar solos por la necesidad que hay aquí de trabajar, mamás solteras que vienen con sus niños, hay mucha necesidad y aquí estamos rodeados de picaderos”, expresó la encargada del comedor.

Enríquez destacó que necesitan refrigeradores para mantener la comida en buen estado, ollas para cocinar y acondicionar con aires el lugar.

Agregó que ya tienen planes de construir a un lado del templo, sin embargo les falta material de construcción para iniciar con el nuevo proyecto.

Debido también a las carencias del lugar ya no imparten clases de matemáticas, ni ayudan a las tareas a los jóvenes y suspendieron el proyecto de danza  matachín.

“Lo que queremos es atraer a los niños y jóvenes, porque hay mucha deserción escolar, muchos están en las calles porque sus padres no los pueden presionar porque trabajan mucho, ojalá el Gobierno volteará para acá porque estamos muy abandonados, aquí pasa de todo y ellos están en un constante peligro”, manifestó la responsable del establecimiento. 

Añadió que además de necesitar alimentos, también solicitan ropa y zapatos para niños y adultos.

“Si hay alguna persona está interesada en apoyarnos, les pedimos que nos traigan material de construcción, lo que puedan, necesitamos donaciones porque nosotros compramos de manera semanal o diaria algunos alimentos porque dos refrigeradores ya no funcionan. Aquí es una colonia con mucha tierra y hay que limpiar de manera constante, también necesitamos productos para asear el comedor”, enfatizo la encargada del comedor.