Regresará EU a 500 migrantes al día por aquí

Cifra es la mitad de los que detiene la Patrulla Fronteriza

Hérika Martínez Prado
El Diario de Juárez
sábado, 15 junio 2019 | 13:06

El número de migrantes que serán retornados a Ciudad Juárez por el Gobierno de Donald Trump continuará incrementándose hasta llegar a 500 diarios, informó el coordinador general del Consejo Estatal de Población y Atención a Migrantes (Coespo), Enrique Valenzuela.

La cifra significaría la mitad de los migrantes que desde mayo detiene diariamente en promedio la Patrulla Fronteriza Sector El Paso, de acuerdo con su vocero, Ramiro Cordero. 


Hasta ayer sumaban 5 mil 167 extranjeros recibidos por el Instituto Nacional de Migración (Inami), con citas ante la Corte de Estados Unidos entre julio de este año y junio de 2020.

“Ayer fueron 200, pero sabemos que va a ir aumentando paulatinamente hasta 500 (retornos al día)” de países hispanoparlantes, indicó Valenzuela, mientras buscaba albergue para familias que se acercaron a pedir el apoyo del Gobierno estatal.


Los regresan sin ropa, dinero y hasta enfermos

El acuerdo binacional sobre el Protocolo de Protección a Migrantes que comenzó el pasado 8 de abril en Tijuana y el 26 de marzo en Ciudad Juárez y Mexicali incluía únicamente a migrantes de Centroamérica y tenía un tope de 100 retornos al día, pero el jueves comenzó a aumentar a 200 personas y agregó a países como Cuba, Venezuela, Nicaragua y Ecuador, según datos del Inami.

A una semana del acuerdo entre México y Estados Unidos y luego de que el pasado lunes el presidente Andrés Manuel López Obrador anunció que el subsecretario de Empleo, Horacio Duarte Olivares, “va a organizar el plan inmediato para la atención a migrantes en espera de asilo en el norte del país, porque se tienen que hacer varias gestiones y previsiones”, los migrantes son retornados a Ciudad Juárez sin ropa, dinero, y no tienen un lugar a donde ir. 

Entre lágrimas, sin comer y engañados por los “coyotes” que les cobran hasta 9 mil 500 dólares (182 mil pesos) con la promesa de conseguir fácilmente el asilo político en Estados Unidos, los migrantes son retornados a esta frontera, donde el Gobierno federal todavía no aplica un protocolo de acción para atenderlos.

“Sabemos que se va a ir incrementando el número, que va a haber mayores puntos de la frontera en donde va a operar este protocolo”, dijo Valenzuela.

El funcionario destacó que “ya se ha hecho la solicitud al Gobierno federal, desde hace varios meses, en varias ocasiones (de apoyo para la migración en Juárez), porque sí necesitamos desarrollar mayores capacidades, mayores recursos y vemos que es más allá de la atención humanitaria inicial, en asistencia, en albergues, en alimentación, atención médica”. 

Dijo que ante el nuevo acuerdo sobre el retorno de los migrantes se han realizado reuniones de los tres niveles de gobierno, pero también confesó que no ha habido alguna acción por parte de Duarte Olivares.

“Estamos por convocar a una reunión el Consejo Estatal de Población y Atención a Migrantes, donde son partícipes los representantes de todos los albergues y donde ya estará convocado el sector empresarial que también se ha venido reuniendo a través de Iniciativa Juárez”, indicó Valenzuela.

Dijo que la intención “es procurar las soluciones locales que necesitamos, para más allá de enfrentar la problemática de migración, poder desarrollar las capacidades que necesitamos para no tener que padecer el impacto que esto puede tener en la economía local”.

Actualmente Ciudad Juárez cuenta con una red de 15 albergues, entre iglesias, comedores y la Casa del Migrantes, donde se apoyan a 800 personas, aproximadamente 300 de ellas retornadas de Estados Unidos.


Sin saber qué hacer

“Nos dijeron en México van a tener un albergue, comida y los va ver un médico”, aseguraron los migrantes retornados ayer, quienes al ser recibidos en la ciudad salieron de las oficinas de Migración sin saber qué hacer y sin dinero.

Padres y madres acompañados con niños menores de ocho años se abrazaban para limpiar las lágrimas al no tener dinero para regresar a su país ni un lugar a dónde ir en la ciudad.

“Me duele mi pancita”, decía una hondureña de cuatro años a su padre, quien vomitaba saliva a un lado y lloraba al ver a su hija enferma debido a que después de no probar alimentos durante un día el burrito que comieron, al ser retornados, les hizo daño. 

Otro niño de Honduras lloraba junto a su mamá  frente al Inami al confesar que él quería regresarse a Estados Unidos, mientras un hombre de El Salvador esperaba con su hija de 6 años a tener noticias de su esposa y su hija de 3 años, ya que el
“coyote” que los cruzó el río decidió que cruzaran separados y ahora no sabe si ellas también serían retornadas.

Con plásticos como cintas de sus tenis, los teléfonos descompuestos debido al agua que entró en ellos al cruzar el río Bravo, sin dinero y con la frustración de haber sido retornados de Estados Unidos, los migrantes salían de las oficinas federales con la esperanza de regresar a su país o encontrar un trabajo en Ciudad Juárez. (Hérika Martínez / El Diario)


[email protected]