PUBLICIDAD

Juárez

Preocupa a migrantes salud reproductiva

Tema no es percibido como una necesidad primaria en los espacios de acogida

Hérika Martínez Prado
El Diario de Juárez

viernes, 10 junio 2022 | 12:27

Carlos Sánchez / El Diario de Juárez | Enfrentan sentimientos de pudor o trauma

PUBLICIDAD

Ciudad Juárez.— La menstruación, planeación familiar, enfermedades de transmisión sexual, embarazo y la violencia sexual, intrafamiliar o de género, son parte de la salud sexual reproductiva que debe ser cuidada dentro de los albergues para migrantes en Ciudad Juárez, señala el estudio “Necesidades y Atención en Salud Sexual y Reproductiva de Mujeres Migrantes en México”, realizado en Ciudad Juárez por el Population Council México y El Colegio de la Frontera Norte (El Colef). 

De acuerdo con la tercera parte del estudio realizado por los investigadores Jesús Javier Peña Muñoz, Karla Delgado, Lucía M. Vázquez-Quesada e Isabel Vieitez-Martínez, es un tema relevante dentro de los espacios para migrantes, pero en los espacios de acogida no es percibido como una necesidad primaria y la atención parece depender de si las mujeres la solicitan.

PUBLICIDAD

Entre el desconocimiento, las emociones de vergüenza, pudor o trauma, así como la prioridad que las migrantes le dan al cuidado de sus hijos, los espacios no cuentan con elementos que generan confianza, como espacios privados para la consulta y personal de salud femenina capacitado. 

Tampoco son suficientes los insumos, materiales de curación y medicamentos con los que cuentan, mientras muchas veces las mujeres no saben que tendrán que esperar meses antes de cruzar la frontera y no prevén sus cuidados sexuales. 

Según el estudio, aunque la falta de toallas o tampones no es un problema recurrente en ningún albergue, sí existe preocupación por no tener suficiente medicamento para los dolores menstruales o cólicos. 

La falta de baños y regaderas es un problema que comparten también algunos albergues debido a que son espacios que no fueron pensados para uso de vivienda. 

Con respecto al apoyo en métodos de planificación familiar, se asume que las personas migrantes van a estar por corto tiempo, por lo que ciertos tratamientos de salud deben ser llevados en los albergues de larga estancia. 

Y aunque se tiene cierta capacidad de apoyo en métodos de planificación familiar, son pocas las migrantes que solicitan este tipo de apoyo en los albergues, lo cual, según los investigadores, se debe en gran medida a que no los consideran necesarios, ya que tienen pensando no tener una vida sexual activa durante todo el trayecto migratorio, incluyendo la estancia en Juárez. 

La abstinencia sexual no solamente es adoptada como una estrategia de planificación familiar, sino que también se considera una estrategia de cuidado en general, por lo que las mujeres que los solicitan suelen ser las que ya usaban algún método anticonceptivo desde su lugar de origen.

Las enfermedades de transmisión sexual son, después del embarazo, el tema de mayor preocupación en los albergues, aunque es poco común que atiendan estas enfermedades, incluso hay albergues que nunca han atendido un caso, lo que a su vez puede estar asociado a otra problemática, ya que depende de apoyo externo, ya sea del sector salud público o de una organización de la sociedad civil, para las revisiones. 

Otra preocupación mencionada por los encargados de los albergues a los investigadores fue la alimentación de la mujer durante el embarazo. Aunque la comida disponible en los albergues es suficiente en cantidad, suele ser poco balanceada y con poca variedad de frutas y verduras. 

Para el parto, la falta de documentos migratorios también puede ser un obstáculo. No obstante, las mujeres sin documentos que son canalizadas desde los albergues suelen ser atendidas de manera gratuita en hospitales públicos. Sin embargo, la atención en los centros de salud requiere del constante involucramiento de personal del albergue. 

También destaca que en varios albergues falta personal capacitado para proveer apoyo psicológico y emocional, así como espacios privados que faciliten a las mujeres exponer los casos y pedir ayuda. 

También señala la necesidad de que se facilite la privacidad, confianza y confidencialidad a través de espacios privados para las consultas y personal de salud femenina, debido a que muchas mujeres migrantes no se animan a expresar sus padecimientos, dudas o necesidades.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search