Madres se gastan dinero de beca y dejan a sus hijos sin guardería

Una gran cantidad de mujeres recibieron el apoyo de la Secretaría de Bienestar como madres trabajadoras

Mayra Selene González /
El Diario
jueves, 27 junio 2019 | 06:00
|

Una gran cantidad de mujeres que recibieron el apoyo de la Secretaría de Bienestar como madres trabajadoras, el cual sustituye la beca que se otorgaba a los niños para que fueran atendidos en estancias infantiles, se gastaron el dinero en ellas mismas y no pagaron a las estancias, por lo que a los menores se les retiró el servicio, indicaron encargados de estos centros de atención infantil.

En entrevista, agregaron que tampoco cubrieron el servicio que ya se les había brindado y esto afectó económicamente a las guarderías.

María Félix Moreno, directora de la estancia infantil Maranatha, ubicada en el fraccionamiento Parajes del Sol, indicó que de 26 niños con los que se contaba en diciembre de 2018, ahora solo quedan 12 niños, por lo que también se tuvo que despedir a la mitad del personal.

“Les llegaron 3 mil 200 pesos en el mes de mayo ellas se lo gastaron en otras cosas que no era guardería, nosotros estábamos esperando que les pagaran para que ellas nos pagaran a nosotros y algunas se fueron con el dinero y no nos pagaron ni las semanas que nos debían…yo pienso que se les hizo fácil gastarse todo eso y no pensar en los niños”, mencionó.

Dijo que algunas de las madres que gastaron el dinero sin pagar el servicio que debían a la guardería regresaron posteriormente para solicitar que se les aceptara nuevamente a los niños, sin embargo no fueron aceptados debido a que la misma situación podría volver a ocurrir los siguientes meses.

“Nunca debieron darle el dinero a ellas porque muchas de ellas no saben manejarlo’.

Indicó que inicialmente les cobraban 150 pesos por semana y a raíz de que se les retiró el apoyo el cobro es de 350 pesos lo cual les pareció caro y ya no pudieron pagar.

“Fue muy mala decisión del Gobierno Federal hacer eso si el programa ya llevaba muchos años funcionando muy bien, nadie se enriqueció con eso, el dinero que salía era dinero que se gastaba en requerimientos que nos hacía Sedesol, desde cambiar el piso, poner filtros, poner otra lámpara de emergencia, todo ese dinero se iba en hacer mejoras y requerimientos que ellos nos hacían y yo de verdad de todas las responsables de guarderías que conozco no conozco a ninguna que se haya enriquecido con eso”, mencionó.

En el caso de su centro el cual tenía desde 2010 está a punto de cerrarlo porque asegura que con 12 niños ya no representa un negocio y de cuatro maestras y una responsable que tenía tuvo que despedir a dos de ellas y esta semana descansar a otra ya que por motivo de vacaciones solo han acudido ocho niños.

El lugar ofrecía cuidado a los niños de ocho a 10 horas, almuerzo, comida y colación, además de que como responsable, ya había acudido a la capacitación del estándar 335 para impartir educación inicial, el programa estaba avanzado y se esperaba iniciar en el mes de agosto.

Este espacio no pudo acceder al apoyo del Gobierno del Estado debido a que solo se otorgaron tres días de plazo para llevar la documentación y tuvieron trabas con algunos trámites ante hacienda. 

Por su parte Silvia Meléndez Villegas, directora de la estancia denominada Agugu – tata ubicada en el fraccionamiento Parajes del Sur, mencionó que de 58 niños que tenía en diciembre pasado, solo quedan 29 y 10 de los menores han desertado en la último mes, todos ellos hijos de madres que reciben dinero del Gobierno Federal.

Meléndez también atribuyó las bajas al hecho de que las madres de familia han gastado el dinero que les otorga la Secretaría de Bienestar.

“Ayer hablé con una persona que debe tres semanas me dijo, no es que no le puedo pagar eso y le dije bueno ¿y por qué cuando te dieron el dinero no abonaste a la guardería si el dinero te lo dieron para la guardería no te lo dieron para que te lo gastaras en otra cosa?”.

Indicó que ha tenido otros casos en los que, aunque no pagaron el adeudo total al recibir el dinero, abonaron y a los menores se les sigue brindando el servicio.

“Las mamás se están gastando el dinero en otras cosas y luego se les hace que tienen que pagar mucho y les decimos, pero es que ese dinero no es para ti, una de las cosas que me decía una de las mamás es: ¿entonces cuál es mi beneficio?”, comentó.