Juárez
Sin lágrimas, flores ni adioses

Fotos y Video: De 2008 a la fecha han sido inhumados 2 mil 52

Ayer fueron enterradas 47 víctimas de la violencia y del abandono social

Hérika Martínez Prado/El Diario de Juárez
Hérika Martínez Prado/El Diario de Juárez
Hérika Martínez Prado/El Diario de Juárez

Hérika Martínez Prado
El Diario de Juárez

sábado, 15 febrero 2020 | 06:00

Ciudad Juárez.- Sin lágrimas, flores ni adioses, 47 víctimas de la violencia y del abandono social, fueron inhumadas ayer por personal de Servicios Periciales y Ciencias Forenses de la Fiscalía General del Estado (FGE), en el panteón municipal San Rafael, ubicado a las afueras de Ciudad Juárez.

De 2008 a la fecha han sido enterrados un total de 2 mil 52 cuerpos no identificados o no reclamados, de manera individual en el área de la Fosa Común, 261 de ellos el año pasado, cuando se hizo el entierro más grande en la historia de esta frontera con 157 cuerpos, informó Jocelyn Guzmán, vocera de la dirección de Servicios Periciales y Ciencias Forenses de Chihuahua.

Entre las víctimas inhumadas ayer por personal del Municipio y de Servicios Periciales de la FGE, se encontraban 46 hombres y una mujer; 25 murieron por causas naturales, 19 fueron víctimas de la violencia, en dos casos no se logró determinar si murieron de manera dolosa y uno más fue suicidio. 

El trabajo comenzó un día antes, desde el jueves elementos del Grupo de Peritaje Estratégico y prodisectores de la FGE, además de trabajadores Panteones Municipales y del servicio funerario que se contrató, comenzaron a trabajar en las fosas, para mantener el orden y la fácil identificación y reclamo de sus familiares en el futuro, informó Javier García, coordinador de Servicios Periciales en la Zona Norte. 

Ayer, cada uno de los cuerpos que permanecían en el Semefo desde 2018 y 2019, fueron trasladados a bordo de un camión de carga hasta el panteón municipal, donde los trabajadores se protegieron con batas blancas, overoles, guantes y cubrebocas para depositar los ataúdes en las fosas.

Por más de una hora, depositaron a cada una de las víctimas, para luego cubrir las cajas de madera con montones de tierra, a las orillas de una ciudad en la que se celebraba el Día del Amor y la Amistad. 

El 53 por ciento de los entierros de ayer fueron producto de abandono social ya que fallecieron por causas naturales, destacó la FGE.

“Todos los cuerpos cuentan con el perfil genético, muestras y estudios multidisciplinarios de dactiloscopía, antropología, odontología y medicina por si existe un posterior cotejo de ADN con sus familiares, identificación y reclamo por sus seres queridos”, informó Guzmán.

Agregó que la metodología que sigue la Fiscalía en coordinación con el Municipio y las autoridades de Registro Civil, plantea inhumaciones individualizadas con el registro ordenado para la fácil ubicación de la persona en el panteón; ello en caso de mantener las indagatorias o por si los familiares desean colocar una placa y epitafio luego de una identificación.

La llamada guerra entre los cárteles de la droga y el abandono social de quienes no reclaman a sus muertos ha provocado un gran aumento en los cadáveres que tienen que ser enterrados por las autoridades, por lo que este año la Fiscalía de Chihuahua construirá un Centro de Inhumación Forense en el desierto fronterizo.

De acuerdo con el coordinador de Peritaje Estratégico de la Dirección General de Servicios Periciales y Ciencias Forenses de la Fiscalía de Chihuahua, Eberth Castañón Torres se trata de un mega-panteón de 50 mil metros cuadrados.

“Hemos tenido personas que ingresan al Servicio Médico Forense con nombre inclusive, pero los familiares no los reclaman y nosotros los depositamos, ya con la autorización del Ministerio Público, con el perfil genético y con todas las pruebas periciales pertinentes en el área de la Fosa Común”, apuntó.

El objetivo del mega-panteón será dar cumplimento en lo establecido en la Ley General en Materia de Desaparición Forzada de Personas, Desaparición Cometida por Particular y del Sistema Nacional de Búsqueda de Personas en México y Derechos Humanos, explicó Castañón Torres.

Entre los 2 mil 52 cuerpos inhumados durante los últimos 12 años se encuentran víctimas de homicidio, atropellos, suicidios, muertes naturales, personas que murieron en hospitales, adultos mayores que vivían solos, posibles migrantes y fetos abortados que fueron tirados en alguna parte de la ciudad, se informó. 

Las funerarias en Juárez cuentan con servicios desde 4 mil 500 pesos, pero existen familias que por falta de recursos no pueden enterrar a sus propios muertos. Otras pueden tener el reclamar a sus muertos víctimas de la violencia o no saben que murieron.