Juárez
Narra enfermera del Issste

'Enfermos llegan desconsolados'

Con 15 años de experiencia en hospitales, Angélica ya ha visto partir a varios de sus colegas por el virus

Archivo/El Diario de Juárez / Familiares de pacientes afuera de las instalaciones del Issste

Alejandro Vargas
El Diario de Juárez

sábado, 17 octubre 2020 | 09:08

Ciudad Juárez— Conciencia y precaución debe tomar la ciudadanía porque los pacientes están “llegando desconsolados”, dice Angélica, enfermera del Issste con 15 años de experiencia, quien ya ha visto partir a varios de sus colegas.

“Sandra… Javier… Mariano…”, todos compañeros suyos, recuerda, murieron enfrentando al SARS-COV-2, padecimiento que –sostiene– parece no encontrar un final ante la apatía de quienes no miden los riesgos.

“La gente vive como si no existiera, como si fuera una mentira que no les preocupa. Desgraciadamente a los hospitales llegan muy graves… vemos a la gente sufrir por sus familiares”, dice la profesional de la salud.

Indica que todo ello pudo haberse evitado con las medidas precautorias: higiene, distancia y cubrebocas, que ayudan a ralentizar la dispersión del virus que continúa en su fase epidémica, de mayor avance.

“Los vemos llegar desconsolados, pudiendo a lo mejor evitarlo con prevención”, afirma, y refiere que en específico debe haber cuidado con los adultos mayores, considerados vulnerables por sus bajas defensas.

Además, señala, la cautela debe extenderse hasta los niños, que aunque no presentan complicaciones en la mayoría de casos, sí fungen como un vector o transmisor del padecimiento al ser éstos asintomáticos.

“Los adultos mayores no tienen nada qué estar haciendo en lugares concurridos, igual los niños. Yo sé que no se trata de dejar de vivir, pero sí de protegernos, tomar las medidas necesarias”, puntualiza.

Angélica refiere que el alza en casos y defunciones es un reflejo del pasado que se avivó con el semáforo amarillo, que perdió vigencia en la Región Norte el 12 de octubre y lo hará igual el 19 en la Sur.

“Hemos visto que desde que empezamos con el semáforo amarillo (riesgo medio) empezó la gente a hacer fiestas, ya andan como si nada y eso tuvo que ver, esa conciencia que no tenemos”, lamenta la enfermera.

La profesional reconoció a sus compañeros que arriesgan todo por la salud, y solicitó a la población a que colabore, ya que continúa el virus en Juárez, que ya acumula 9 mil 441 casos, de los cuales se desprenden 959 defunciones, 61% de las oficializadas en todo Chihuahua.