Juárez

De nuevo, tendrán niños un hogar

El DIF y la asociación internacional LightShine han colocado de manera temporal a 76 menores de edad con familias de acogida

Tomada de Facebook LightShine / Familia de acogida
Archivo / El Diario de Juárez / Granja hogar del DIF local
Cortesía
Cortesía
Cortesía

Alejandra Gómez
El Diario de Juárez

miércoles, 07 abril 2021 | 13:21

Ciudad Juárez— Con el fin de restituir su derecho de vivir en familia, en Ciudad Juárez se asignarán de manera temporal familias de acogida a niñas, niños y adolescentes que, por diversas situaciones de riesgo, se encuentran en condición de desamparo y bajo la tutela del Gobierno.

El programa de acogimiento temporal lo trabajan en conjunto Desarrollo Integral de la Familia (DIF), la Procuraduría de Protección y la asociación internacional LightShine, quienes desde enero de 2018 a la fecha han asignado a 76 niños, niñas y adolescentes a diversas familias en la capital del estado. 

Actualmente, el DIF tiene bajo su tutela a 630 niñas, niños y adolescentes en todo el estado. En Ciudad Juárez se encuentran 221, de los cuales al menos 6 menores serán acogidos por una familia de forma temporal a partir del próximo mes. Se espera que entre ellos se encuentre un migrante no acompañado.

“El acogimiento lo que busca es que un niño no ingrese a una institución, que se le restituya el derecho a vivir en familia y que pueda vivir en el ambiente de un hogar mientras se soluciona su situación jurídica”, señaló Alejandra Carbajal, directora del programa Familia LightShine.

Antes de la intervención de la asociación civil, en este municipio las autoridades trabajaron en colaboración con la organización Casa Amiga, que durante algunos meses de 2018 y 2019 dieron capacitaciones, seguimiento y acompañamiento a las familias que acogieron a alrededor de cinco menores.

A diferencia del trabajo realizado antes, LightShine también participa en el proceso de captación de familias; promueve el acogimiento temporal de niñas, niños y adolescentes bajo titula del Gobierno para impedir que vivan en una institución o albergue durante el proceso de restitución con la familia biológica o adopción.

Los menores pueden reintegrarse a sus familias biológicas si cumplen con los requisitos interpuestos por el DIF, pero en caso contrario deben ser puestos en adopción; sin embargo, la familia de acogida no adopta porque debe realizarse un proceso y una evaluación distintos, explicó Carbajal.

“Una vez que un niño sale de una familia de acogimiento, nuestra regla es que nunca vuelva a un albergue porque entendemos los efectos de la institución. Su siguiente paso tiene que volver a ser en familia, ya sea que se reintegre o en adopción, pero jamás que vuelva a un albergue”, señaló.

“Los albergues hacen su labor lo mejor que pueden, con lo que pueden, pero es difícil que un niño genere una relación de cercanía, confianza y vínculo con un adulto cuando ese adulto debe repartir su atención en 30 o 40”, agregó.

LightShine firmó el convenio de colaboración con Gobierno del Estado a finales de 2017 y logró la asignación de los primeros cuatro menores en enero de 2018. La captación de familias es para niñas, niños y adolescentes que tienen desde un día de nacidos hasta los 18 años no cumplidos, además de menores migrantes no acompañados. 

Esto en atención del Artículo 26 de la Ley General del Derecho de las Niñas, Niños y Adolescentes que sostiene: “El Sistema Nacional DIF o los Sistemas de las Entidades, en coordinación con las Procuradurías de Protección, deberán otorgar medidas especiales de protección de niñas, niños y adolescentes que se encuentren en desamparo familiar”. 

Y en la fracción II especifica: “Sean recibidos por una familia de acogida como medida de protección, de carácter temporal, en los casos en los cuales ni los progenitores, ni la familia extensa de niñas, niños y adolescentes pudieran hacerse cargo”.

El trabajo de la asociación en Ciudad Juárez comenzó en enero de este año con la búsqueda de familias interesadas en participar, aquellas que solicitaron una asignación fueron visitadas en su domicilio para explicarles que el acogimiento familiar es algo temporal que busca ayudar al menor en un momento difícil. 

Las familias que finalmente accedieron a participar cumplieron con determinados requisitos que les permitieron continuar el proceso de acogida: a cada uno de los miembros se le realizaron pruebas de psicología.

Actualmente están en un proceso de la capacitación que consiste en 24 horas divididas en distintos días, donde se les asesora sobre temas como el acogimiento, el trauma, el vínculo y el duelo. 

A cada una de las familias se le explicará que las niñas, niños y adolescentes podrían estar sufriendo algún trauma derivado de algún problema en su vida, por lo que deben saber qué vive un menor en esa situación y, sobre todo, cómo tratar con él. 

También se les explicará en qué consiste legalmente la acogida y, por lo tanto, qué derechos tiene una familia. Es decir, si bien tienen la libertad de elegir en qué institución educativa estará la niña, niño o adolescente, no tienen permiso de sacarlo de la ciudad sin autorización previa. 

El tema del vínculo se aborda porque es uno de los principales objetivos de asignar a un menor con una familia de acogida: se les explica cómo crear un vínculo con la niña, niño o adolescente con la finalidad de que pueda desarrollar sus relaciones futuras. 

El duelo se aborda porque finalmente se tendrán que separar las familias temporales y los menores, pues el acogimiento puede durar entre un mes o dos años, pero nunca termina en la adopción por parte de la misma familia. 

“Es difícil, por eso hay atención de psicología, todo está encaminado a que las familias sean fuertes en esa área. Que tengan muy claro que están siendo solamente una ayuda y no están supliendo una necesidad personal. Aunque es un proceso doloroso hay una transición”, explicó Carbajal.

La Procuraduría de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes es la responsable de revisar y certificar los perfiles de los menores y las familias para decidir las asignaciones que se realizarán. La selección depende de las características de la familia que vaya a acoger, es decir, de las personas que la integran y las edades de éstas. 

Una vez que la asignación se realiza, cada una de las instituciones involucradas acompaña constantemente a las familias. Se les informa del proceso legal del menor y se les hace saber cuando la fecha de resolución se acerca, ya sea el regreso con la familia biológica o la adopción.

La asociación maneja distintos protocolos para preparar tanto a los menores como a las familias para la separación y el posible regreso a casa de la niña, niño y adolescente. “Una vez que el niño se va sigue un acompañamiento con la familia, porque se queda con el duelo cuando ya no tienen al niño”, explicó Carbajal.

“Comenzamos el acogimiento aquí en México, no lo trabajábamos antes en otra parte, esto ante la necesidad que vimos de promover esta alternativa de cuidado que en otros países tiene mucho tiempo de ser ya una realidad. En el país aún son muy pocos los estados que trabajan esta medida de protección a pesar de que organismos internacionales han hecho un llamado a la No Institucionalización”, señaló.

La intervención de LightShine en Ciudad Juárez fue posible por el apoyo de UNICEF México y el DIF, si bien comenzaron su trabajo en la capital de Chihuahua el año pasado, también extendieron sus redes a Durango. Las familias interesadas pueden contactarse a través de las redes sociales oficiales de la asociación y en el número 656-263-4035. (Alejandra Gómez/El Diario)

agomez@redaccion.diario.com.mx