Aumentan 12% casos de cirrosis hepática en el estado

Sin embargo, Ciudad Juárez, registró un descenso de 38 por ciento en la incidencia, ya que hasta junio 2018 fueron 94, y en 2019, hasta junio 59

Alejandro Vargas
El Diario de Juárez
lunes, 22 julio 2019 | 16:38
|

Ciudad Juárez.- Los casos de cirrosis hepática por congestión alcohólica en el Estado presentaron un aumento de 12 por ciento en comparación con el período de enero a junio de 2018, revelan datos de la Secretaría de Salud.

Mientras que de enero a junio de 2018 fueron 267 los computados, en el mismo lapso de 2019 fueron 303 los registrados a nivel estatal. Sin embargo, Ciudad Juárez, registró un descenso de 38 por ciento en la incidencia, ya que hasta junio 2018 fueron 94, y en 2019, hasta junio 59.

Alejandro Manzo Castillo, médico urgenciologo del Hospital 6 del Seguro Social, dijo que dicho padecimiento se distingue por ocasionar daños directos al hígado, que generan diversas complicaciones. 

Indicó que la cirrosis posee varias manifestaciones clínicas que sugieren su presencia, la más característica –dijo– es la presencia de un tinte amarillento en la piel, ictericia. Otra manifestación puede ser la acumulación del líquido en el abdomen, ascitis, y otro de los signos clínicos, en el hombre, es el aumento del tejido mamario, conocido como ginecomastia, y en casos avanzados sangrado del tubo digestivo alto. 

“(Alguien con cirrosis además) Puede presentar confusiones, convulsiones e inclusive un coma por la acumulación de productos tóxicos derivados del alcohol en la sangre”, dijo.  

Añadió que dentro de las funciones del hígado se encuentran la producción de proteínas plasmáticas y de bilirrubina, el control de niveles de amoniaco en la sangre, y el proceso de la digestión de las grasas y medicamentos que se ingieren para el tratamiento de esta o alguna otra enfermedad.

Explicó que la cirrosis hepática es la fase terminal de la insuficiencia hepática producida por alcohol, por lo que señaló que esta es tratable dependiendo de la etapa en que el paciente se encuentre.

“El tratamiento es de controlar la enfermedad, lo que comprende es suspender la ingesta de bebidas alcohólicas y disminuir el consumo de proteínas, para evitar que se acumule el amoniaco en la sangre, y una alimentación rica en fibras, verduras y frutas (…) En general para la prevención de la enfermedad hepática, la recomendación es no consumir bebidas alcohólicas y tener una vida saludable”, puntualizó.