Estados Unidos

Revela EU confesión grabada de acusado por ataques del 9/11

Ammar al-Baluchi, admitió que canalizó la mayoría de los fondos que financiaron a los secuestradores que mataron a casi 3 mil personas en 2001

The New York Times

The New York Times

miércoles, 18 septiembre 2019 | 12:08

Bahía de Guantánamo.- Uno de los conspiradores acusados en los ataques del 11 de septiembre del 2001 fue grabado en secreto en Guantánamo admitiendo que canalizó la mayoría de los fondos que financiaron a los secuestradores que mataron a casi 3 mil personas hace 18 años, según las transcripciones presentadas por los fiscales en una audiencia previa al juicio el martes.

Las transcripciones también retrataron al acusado, Ammar al-Baluchi, leyendo en voz alta un borrador de una confesión en un patio de la prisión el 25 de noviembre del 2008, diciéndole a otro de los presos que el documento era una declaración en la que estaba trabajando con Ramzi Binalshibh, otro acusado de conspirar en los ataques.

“Si consideran que mi trabajo y la jihad contra ustedes el 11 de septiembre", según al-Baluchi lee la declaración al otro prisionero, “es terrorismo o un crimen, entonces yo, con mucho orgullo, honor y dignidad, anuncio ante todo el pueblo que soy un terrorista y un criminal de primera clase”.

Al-Baluchi luego interviene, de acuerdo con la transcripción, que “Ubaydah”, el apodo de bin al-Shibh, “escribió esto para mí. No sé de dónde sacó eso de ‘primera clase’”.

Al-Baluchi es sobrino de Khalid Shaikh Mohammed, acusado de ser el autor intelectual de los ataques. Ambos, junto con otros tres sujetos, incluido bin al-Shibh, están programados para ser juzgados por una comisión militar el 11 de enero del 2021 en el caso en el que enfrentan la pena capital.

El contenido de las grabaciones secretas surgió en una audiencia previa al juicio ordenada por el juez, el Coronel W. Shane Cohen, quien está por decidir si permite que los fiscales presenten una declaración del FBI sobre las confesiones de al-Baluchi en Guantánamo en enero del 2007.

Su abogado, James G. Connell III, ha argumenta que al-Baluchi no sabía de antemano sobre los ataques del 11 de septiembre, por lo que no estaba enterado de cómo el dinero que transfirió iba a ser utilizado. Connell Le pidió al juez que excluya las declaraciones que al-Baluchi hizo en Guantánamo, ya que considera que podrían estar contaminadas por los años de detención incomunicada y la tortura a la que al-Baluchi fue sometido cunado fue interrogado por la CIA.