Recurren centros cristianos de EU a anticonceptivos como alternativa al aborto

La decisión es un gran cambio cultural, ya que por razones religiosas, normalmente no ofrecen estas opciones

El Diario de Juárez
viernes, 08 noviembre 2019 | 10:57
|

Austin.- Cuando una mujer de bajos ingresos busca atención reproductiva, a menudo va a una clínica de Planned Parenthood, donde es tratada como paciente con una variedad de opciones médicas. O podría ir a un centro de embarazo cristiano, donde se le aconseja llevar un embarazo a término.

Pero algunos cristianos ahora ven una oportunidad para una tercera opción para las mujeres, antes de quedar embarazadas, y que también permite que tales centros compitan por el dinero federal al cual Planned Parenthood decidió renunciar, informó The Washington Post.

Ocho centros independientes de embarazo con sede en Texas se fusionaron a principios de este año para formar una cadena llamada The Source. Con centros de salud para mujeres cristianas en Houston, Dallas, San Antonio y Austin, la organización sin fines de lucro planea ofrecer una gama completa de servicios médicos, que incluyen análisis de enfermedades de transmisión sexual, atención prenatal en el primer trimestre y opciones de anticonceptivos.

Este modelo es muy similar al de cientos de clínicas de Planned Parenthood. Alrededor de la mitad de las 600 clínicas de la organización brindan servicios abortivos directamente; el resto ofrece servicios médicos, pero dirige a las pacientes a proveedores externos para abortar.

Planned Parenthood anunció en agosto sus planes de renunciar a unos 60 millones de dólares en fondos de planificación familiar del Título X en lugar de cumplir con las nuevas normas de la administración de Trump que prohíben que las clínicas participantes refieran a pacientes a otras clínicas para abortar, al mismo tiempo que se les exige distanciarse de manera financiera de aquellos centros que brindan servicios abortivos. Los fondos del Título X ya no se pueden utilizar para proporcionar abortos.

Ahora, el grupo Source, el cual no dirigirá a pacientes a otras clínicas para abortar, planea competir por el dinero en el 2020.

La decisión de proporcionar anticonceptivos es un gran cambio cultural para los centros cristianos que, por razones religiosas, normalmente no ofrecen estas opciones. Pero representa lo que algunos en el movimiento antiaborto dicen que es un cambio muy necesario para los centros de embarazo —alejándose de la enfática misión terminar con el aborto, optando por enfocarse más en la atención médica de las mujeres. Muchos cristianos conservadores, los más jóvenes en particular, están preocupados por cómo el movimiento trata a las mujeres.

“Incluso dentro de la comunidad pro-vida, hay muchos matices en lo que creemos que deberíamos ofrecer a las mujeres”, dijo Ingrid Skop, una obstetra-ginecóloga que se unió al consejo de Source. “Esto ayuda a mostrar que no todos los activistas pro-vida se abanderan bajo la premisa de ‘Ponga una aspirina entre las piernas y no tenga relaciones sexuales’”.