Estados Unidos

Presiona Biden por plan de ayuda económica

El mandatario estadounidense rechazó temores de una posible inflación

The New York Times

The New York Times

viernes, 05 marzo 2021 | 19:59

Washington— Debido a que el paquete de ayuda económica por 1.9 trillones de dólares está a punto de ser aprobado en el Congreso y el ritmo de vacunación está aumentando, algunos economistas, legisladores republicanos y negociantes de Wall Street están cada vez más preocupados por una situación contraintuitiva: que la economía que apenas está emergiendo de su precipitosa caída inducida por la pandemia, pudiera dirigirse a un sobrecalentamiento.

La administración Biden rechazó ese argumento nuevamente este viernes. A pesar del reporte de empleos que fue más fuerte de lo esperado, el presidente y sus asesores dijeron que había que recorrer un largo camino para asegurarse que los beneficios de la recuperación puedan fluir hacia los trabajadores afectados por la pandemia, que son predominantemente personas de color.

El aprobar el plan de recuperación, dijeron, sigue siendo esencial para lograr una recuperación completa y equitativa.

“Los trabajadores afroamericanos siguen enfrentando una crisis económica. No podemos hablar de una recuperación ni de dejar de pisar el acelerador mientras esos trabajadores siguen enfrentando una devastación económica”, comentó Janelle Jones, jefa de economistas del Departamento del Trabajo.

“Para esos trabajadores realmente es importante lo que hagamos en las próximas dos semanas”, agregó.

Sin embargo, algunos republicanos dicen que la economía ya no necesita una inyección de casi 2 trillones de dinero prestado, y les siguen urgiendo a los demócratas que disminuyan el paquete de estímulo, que los demócratas del Senado han modificado ligeramente en los últimos días.

En Wall Street, ha habido señales en esta semana que los inversionistas están empezando a creer que ese cuantioso paquete podría provocar la resurgencia de la inflación, aunque hay poco que sugiera que los mercados se anticipen a regresar a los peligrosos niveles de los años 1970, como unos cuantos economistas prominentes han advertido.