Estados Unidos

Enfrentan estados de EU graves crisis fiscales ante falta de ayuda federal

Economistas advierten que una mayor reducción del gasto estatal podría prolongar la recesión

The New York Times

lunes, 07 septiembre 2020 | 12:42

Alaska redujo los recursos para la transmisión pública. La ciudad de Nueva York destruyó un programa de compostaje incipiente que podría haber mantenido toneladas de desechos de alimentos fuera de los vertederos. Nueva Jersey pospuso los pagos de desgravación fiscal a la propiedad.

Los presos en Florida continuarán sofocados en sus celdas, porque los planes para acondicionar el aire en sus cárceles están suspendidos. Muchos estados ya han recortado los aumentos previstos para los maestros.

Y eso es solo el comienzo.

En todo el país, los estados y las ciudades han realizado una serie de maniobras fiscales para mantenerse solventes y están planeando más en caso de que el Congreso no pueda acordar un paquete de alivio fiscal después del receso de agosto.

Los demócratas de la Cámara de Representantes incluyeron casi 1 billón de dólares en ayuda estatal y local en el proyecto de ley de ayuda que aprobaron en mayo, pero el líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, de Kentucky, ha dicho que no quiere entregar un "cheque en blanco" para pagar lo que considera la mala gestión fiscal, incluidas las enormes obligaciones de pensiones públicas que han acumulado algunos estados. Últimamente ha habido poco movimiento en ese punto muerto.

Los economistas advierten que una mayor reducción del gasto estatal podría prolongar la recesión al sacudir la confianza de los residentes, cuya vida cotidiana depende en gran medida de los servicios estatales y locales.

"La gente ve al gobierno como su respaldo cuando las cosas se están desmoronando por completo", dijo Mark Zandi, economista jefe de Moody's Analytics. "Si sienten que no hay apoyo allí, pierden la fe y corren hacia el búnker y se retiran de todo".

Los estados y municipios también son empleadores y gastadores cruciales que mantienen la economía en movimiento. "Corremos el riesgo de caer en un círculo vicioso oscuro", dijo Zandi.