Estados Unidos

Podría Trump perder la reelección sin el apoyo de veteranos

El mandatario ganó una mayor proporción del voto, en las primarias, de militares activos y exmilitares que de otros votantes republicanos

Associated Press

Agencias

lunes, 07 septiembre 2020 | 11:17

El presidente Donald Trump ha estado a la defensiva desde el jueves por un artículo en la revista The Atlantic que alegaba, entre otras cosas, que usó un lenguaje despectivo sobre los soldados estadounidenses caídos.

Si bien Trump ha negado enérgicamente ese informe, CNN lo ha confirmado en gran medida, al igual que Fox News, Associated Press, The New York Times y The Washington Post en parte.

Obviamente no sabemos qué efecto, si es que tiene alguno, tendrán estas historias en la campaña presidencial de 2020 y en las posibilidades de Trump de ganar un segundo mandato.

Lo que sí sabemos es que Trump depende de miembros militares activos y veteranos como base de apoyo, y cualquier degradación de ese respaldo es mala para él. Además, Trump quiere poner a la defensiva al exvicepresidente Joe Biden, y esta historia hace todo lo contrario.

La campaña de Trump floreció en 2016 incluso después de decir el entonces senador de Arizona, John McCain, exprisionero de guerra, "no era un héroe de guerra". Trump ganó una mayor proporción del voto, en las primarias, de miembros militares activos y exmilitares que de otros votantes republicanos, según una encuesta nacional patrocinada académicamente conocida como el Estudio Cooperativo de Elecciones del Congreso (CCES), que pregunta a más de 40 mil votantes verificados en todo el país sus opiniones sobre una serie de problemas políticos.

Además, Trump puede agradecerles a los veteranos por su victoria de 2016 sobre Hillary Clinton. Según el estudio de CCES de votantes verificados de 2016, ganó veteranos y miembros militares activos por un margen de 27 puntos sobre la candidata demócrata.

Este fue un gran problema para Trump porque los militares activos y los veteranos representan aproximadamente el 12% de los votantes. Para darte un poco de perspectiva, esa es una proporción ligeramente mayor del electorado que los votantes hispanos (algunos de los cuales son o fueron parte de las Fuerzas Armadas) y solo un poco menos del electorado de entre 18-29 años (algunos de los cuales también sirven actualmente en el Ejército o lo hicieron en el pasado).

Una mirada a los estados indecisos revela cuán fundamental es este bloque. Trump ganó los seis estados de Arizona, Florida, Michigan, Carolina del Norte, Pensilvania y Wisconsin por menos de 4 puntos cada uno. Sin ganar al menos en algunos de estos estados, Trump habría perdido.

Trump perdió entre aquellos que no eran votantes activos o veteranos en cada uno de estos seis estados. En otras palabras, Trump no sería presidente en este momento si no fuera por el voto militar. En Florida, por ejemplo, Trump habría sido derrotado por poco menos de 5 puntos sin los votantes militares. De hecho, ganó en ese estado por 1 punto.

Quizás lo más interesante es que Trump parece haberlo hecho mucho mejor que Mitt Romney, en 2012, entre los miembros militares activos y los veteranos. Romney ganó este grupo por 17 puntos, en 2012, según el CCES. Ser un miembro actual o anterior de las Fuerzas Armadas hizo que alguien tuviera muchas más probabilidades de votar por Trump, incluso cuando se tienen en cuenta factores como la edad, la educación, la raza, el sexo y el voto de una persona, en 2012.

El hecho de que Trump recibiera los niveles de apoyo de Romney en el voto militar podría haber sido suficiente para entregarle la elección a Clinton. Si bien es difícil desentrañar efectos relativamente pequeños a nivel estatal, Trump habría tenido un poco más de un punto menos a nivel nacional si hubiera tenido el apoyo que tuvo Romney por parte de miembros militares actuales o anteriores. Tal cambio en Florida, Michigan, Pensilvania y Wisconsin bien podría haberle dado a Clinton la victoria en cada uno de estos estados.

Sin embargo, no será fácil para Biden obtener el apoyo de los militares que tiene Trump, a pesar de que el hijo de Biden, Beau, sirvió en Iraq. Trump mantuvo índices de aprobación significativamente más altos entre los miembros militares actuales y pasados que entre los votantes en general en las encuestas de salida y CCES de 2018.

Es completamente posible que las controversias actuales no muevan el voto militar en absoluto. Las elecciones de 2020 han sido las más estables registradas en términos de votantes que cambiaron de opinión a lo largo de la campaña. Y como señalé más arriba, a la campaña de Trump le fue bien en 2016, a pesar de sus comentarios poco amables sobre el estatus de héroe de guerra de McCain.

Pero incluso si las encuestas no se mueven, Trump ha perdido un tiempo precioso en una historia que no le favorece. Trump está abajo en las encuestas a nivel nacional y en los estados indecisos. A los votantes no les gusta Trump y nunca lo han hecho desde que comenzó a postularse para presidente. Su mejor oportunidad de ganar es probablemente que se preste atención negativa a Biden.

Mientras tanto, el reloj de la campaña avanza. Y mientras Trump se ha enfrentado a esta historia, quedan menos de dos meses para las elecciones presidenciales de 2020. Trump no tiene la capacidad de recuperar ese tiempo perdido, y eso, en sí mismo, es costoso para él.

Con información de CNN.