Estados Unidos

Deporta EU a 900 niños ​​bajo política fronteriza por pandemia

En algunos de los casos, los menores han sido expulsados del país sin notificar a sus familias

The New York Times

The New York Times

miércoles, 20 mayo 2020 | 09:30

Washington.- Cientos de niños y adolescentes migrantes han sido deportados rápidamente por las autoridades estadounidenses en medio de la pandemia de coronavirus, sin la oportunidad de hablar con un trabajador social o pedir asilo por la violencia en sus países de origen, una reversión de años de práctica establecida para tratar con jóvenes extranjeros quienes llegan a los Estados Unidos.

Las deportaciones representan un cambio extraordinario en la política que se ha estado desarrollando en las últimas semanas en la frontera suroeste, en virtud del cual las salvaguardas que durante décadas han sido otorgadas a los niños migrantes por las administraciones demócratas y republicanas parecen haber sido abandonadas.

Históricamente, los jóvenes migrantes que se presentaron en la frontera sin tutores adultos recibieron refugio, educación, atención médica y un largo proceso administrativo que les permitió presentar un caso para permanecer en los Estados Unidos. Los que finalmente fueron deportados fueron enviados a casa solo después de que se hicieron los arreglos para asegurar que tuvieran un lugar seguro al cual regresar.

Ese proceso parece haber sido arrojado abruptamente bajo los últimos decretos fronterizos del presidente Trump. Algunos jóvenes migrantes han sido deportados a las pocas horas de pisar suelo estadounidense. Otros han sido sacados de sus camas en medio de la noche en refugios del gobierno de los Estados Unidos y subidos a aviones fuera del país sin ninguna notificación a sus familias.

La administración Trump está justificando las nuevas prácticas en virtud de una ley de 1944 que le otorga al presidente un amplio poder para impedir que los extranjeros ingresen al país a fin de evitar la "amenaza grave" de una enfermedad peligrosa. Pero los funcionarios de inmigración en las últimas semanas también han estado expulsando abruptamente a los niños y adolescentes migrantes que ya se encontraban en los Estados Unidos cuando la orden relacionada con la pandemia cayó a finales de marzo.

Desde que entró en vigencia el decreto, cientos de jóvenes migrantes han sido deportados, incluidos algunos que tenían recursos de asilo pendientes en el sistema judicial.

Algunos de los jóvenes fueron trasladados a Centroamérica, mientras que otros fueron trasladados a México, donde miles de migrantes viven en campamentos sucios y refugios desbordados.

En marzo y abril, el período más reciente del que se disponía de datos, 915 jóvenes migrantes fueron expulsados poco después de llegar a la frontera estadounidense, y 60 fueron enviados a sus hogares desde el interior del país.

En medio de los esfuerzos de Trump para impedir que los migrantes busquen refugio en los Estados Unidos, la administración ha sido criticada especialmente por su tratamiento de los más vulnerables: los niños.