Debaten republicanos sobre defensa contra juicio político

Funcionarios del presidente Trump están divididos sobre si optan por un proceso breve o uno prolongado

The New York Times
viernes, 22 noviembre 2019 | 11:01
The New York Times |

Washington.- La Casa Blanca y los republicanos en el Senado, casi seguros de que la Cámara avanzará para someter al presidente Trump a un juicio político, están divididos sobre si aceptan un juicio prolongado, el cual podría darles a sus aliados la oportunidad de organizar una elaborada defensa en torno a la conducta del mandatario ante una nación polarizada, o moverse rápidamente para prescindir de los cargos en su contra.

Varios senadores republicanos discutieron el tema con algunos de los principales asesores de Trump el jueves durante una reunión en la Casa Blanca que se desarrolló a medida que el Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes culminaba dos semanas de audiencias de juicio público en las que se exploró la posibilidad de que el presidente sea acusado de presionar a Ucrania a que anunciara públicamente que emprendería investigaciones en torno a ciertos rivales políticos de Trump.

El grupo, que incluía a algunos de los aliados más cercanos del presidente en el Senado, junto con sus asesores legales y políticos, no llegó a conclusiones finales sobre lo que una persona informada en torno al asunto dijo que sería una situación “totalmente impredecible”, ya que los 100 senadores se reunirían en una sesión pública, solo por tercera vez en la historia, para considerar la posibilidad de destituir a un presidente.

Un funcionario de la Casa Blanca dijo que nada se resolvería hasta que la fecha del juicio en sí estuviera más próxima a cumplirse. Otra persona familiarizada con la posición de la Casa Blanca dijo que se cree que no debería haber una votación en la Cámara Baja y que ser considerara la investigación como ilegítima, pero estarían dispuestos a que se tuviera la oportunidad de presentar testigos y determinar caso, lo que actualmente aún no se puede hacer.

Trump les ha dicho a sus amigos que está ansioso por ver a los republicanos del Senado argumentando agresivamente de que él no hizo nada malo, después de un elaborado proceso de juicio político que ha presentado un aluvión constante de dañinas acusaciones demócratas.

Pero algunos legisladores, incluido el senador Lindsey Graham, republicano de Carolina del Sur, están presionando para que se opte por un juicio rápido y corto, tal vez de unas dos semanas de duración, según personas familiarizadas con la reunión. Esperan que un breve procedimiento limite el daño político propiciado aa Trump y conlleve rápidamente a su absolución, lo que le permitirá al presidente y al Partido Republicano concentrarse en ganar las elecciones del 2020.