Paros técnicos no llevan al cierre o despidos: Índex

Sólo una empresa en la ciudad de Chihuahua podría ir a huelga

Manuel Quezada Barrón/
El Diario
martes, 08 octubre 2019 | 06:00
|

Chihuahua— El presidente de Índex-Chihuahua, Luis Carlos Ramírez López, y dejó claro que “con los paros técnicos no se mueren las empresas ni se van a ir los empleos”, pues esta situación no es nueva para el sector, ya que son cosas que entienden que pasan en el mercado cada cierto tiempo. 

Señaló que ahora necesitan saber cómo administrar y minimizar el impacto que tiene para las empresas y los mismos trabajadores, ya que aunque no entre un peso, se sigue haciendo frente a los gastos.

El industrial dijo que ninguna de las 11 empresas que pueden recurrir a ello a causa de la huelga de General Motors en Estados Unidos, tendrían que parar por completo su producción.

Precisó que hasta ayer, del número de empresas que tienen negocios con GM y son susceptibles de ir al paro técnico, aparentemente sólo una en la ciudad de Chihuahua manifestó a la Secretaría del Trabajo del Estado su necesidad de llevar a cabo una suspensión parcial de sus operaciones.

Informó que las empresas están comprometidas a mantener su plantilla laboral ya que saben que una vez que concluya el conflicto laboral en Estados Unidos, el trabajo va a aumentar considerablemente para recuperar los volúmenes de producción pendientes.

Observó que hay declaraciones de legisladores en el sentido de que si los trabajadores son liquidados, que sea conforme a la ley, “pero nadie ha hablado de eso, lo que menos queremos es despedir gente”.

Luis Carlos Ramírez dijo que el sector tiene pláticas con funcionarios del Estado y Municipio para aterrizar un apoyo especial que permita reunir una bolsa de recursos para entregar a los trabajadores de fueran al paro técnico a fin de que no se mermara significativamente su ingreso.

Recordó que las 11 empresas en riesgo de suspender temporalmente alguna de sus líneas de su producción acordaron pagar a los trabajadores el 50 por ciento de su salario y el 100 por ciento de las prestaciones en tanto dure la contingencia.

En un principio, las autoridades propusieron ofrecer capacitación durante ese período, pero se vio inviable dado que eso reclama un gasto y las empresas no pudieran destinar recurso extraordinario para ello.

Ante eso, se buscarían algunas alternativas para ver las formas de acumular ese recurso para ser entregado a los trabajadores.

Informó que el representante estatal del Gobierno federal, Carlos Loera le ofreció al sector, que buscaría ayuda en especie en favor de los trabajadores en paro técnico, por lo que esperarán a ver cuál es el resultado que obtiene.

El presidente de Índex-Chihuahua, observó que si durante esta semana, alguna empresa se fuera a paro técnico, la gente se iría con su sueldo completo de la semana pasada, y la siguiente lo correspondiente a ésta.

Insistió que se sigue trabajando en esta semana con las autoridades del Estado y Municipio para ver si se puede compensar en algo el 50 por ciento del sueldo que dejarían de recibir los trabajadores que vayan al paro técnico.

El presidente de Índex-Chihuahua consideró difícil que la empresa General Motors acepte bajar sus utilidades devolviendo empresas o proyectos de producción a Estados Unidos o que suban los precios de sus carros, como lo pide el sindicato de Estados Unidos.

Al final del día las automotrices no se quedarán con el impacto en la cara, lo pasarán al consumidor final, pero se corre el riesgo de perder competitividad y le ganaría el mercado otras empresas, se tendría un desencadenamiento con consecuencias económicas muy graves.

Finalmente dijo que las empresas locales nada pueden hacer para mediar en una solución del conflicto, ya que eso sólo compete a GM, su sindicato y posiblemente a las autoridades de Estados Unidos.