Estado

‘Deuda es el clímax del Gobierno fallido’

Ven inminente tormenta perfecta para la próxima administración

César Lozano
El Diario de Chihuahua

domingo, 31 enero 2021 | 12:31

Chihuahua— El alto nivel de deuda que enfrenta el Gobierno del Estado, que llega casi a los 61 mil millones de pesos, es el clímax de un Gobierno fallido, consideró ayer el legislador Benjamín Carrera, del partido Morena.

El diputado advirtió que la deuda de Chihuahua dejará muy poco margen de maniobra financiera a la próxima administración, comentario con el que coincidió también el panista Jorge Soto.

Ambos legisladores fueron consultados sobre el último Informe Analítico de la Deuda Pública publicado oficialmente por el Ejecutivo, en el cual se consignan pasivos por casi 61 mil millones de pesos.

Carrera comparó la capacidad crediticia del Estado con una tarjeta de crédito sobregirada, a tal grado que cada chihuahuense nace ya con una deuda de 16 mil pesos.

Indicó que en toda la entidad los problemas económicos de las familias se incrementan, y recordó que desde un punto de vista económico, hizo llamados constantes al gobernador Javier Corral para que se apegara a políticas de austeridad, sin embargo, prefirió aumentar los gastos.

“Está puesta la tormenta perfecta para la próxima administración, con un adeudo a proveedores de 8 mil millones de pesos, y aparte ya les adelantaron 2 mil 031 millones de pesos de participaciones federales, dinero que ya no tendrán”, dijo.

“Según mis estimaciones como economista, el próximo Gobierno va a encontrar un problema financiero de alrededor de 15 mil millones de pesos, justo al día siguiente que tome posesión”, advirtió.“La situación financiera del Gobierno de Chihuahua es muy complicada”, dijo el diputado panista Jorge Soto, presidente de la Comisión de Comercio, Turismo y Servicios del Congreso del Estado.  “Este Gobierno, creo que ha hecho esfuerzos y el propio Congreso autorizando la reestructura de la deuda de Chihuahua ha hecho un esfuerzo para sanear las finanzas, pero a mi punto de vista no ha sido suficiente, creo que se pudo haber hecho más”, declaró.

Recordó que en este 2021 una vez más se trabaja con un presupuesto deficitario, lo cual se tendrá que corregir en los próximos años, a pesar de que la siguiente administración tendrá poco margen de maniobra por la deuda heredada, a la cual se le agrega un trato injusto por parte de la Federación en el pacto fiscal, y las presiones financieras de la pandemia, lo cual dificulta el panorama.

“La próxima administración en materia financiera no la va a tener nada fácil, y creo que desde el día uno tendrá que hacer una cirugía mayor en la forma de administrar nuestros ingresos, contra nuestros egresos. Va a ser muy complicado, pero de eso se trata gobernar, de solucionar problemas. Se deben asumir los costos políticos desde el día uno”, concluyó.