Espectáculos

Snyder vivió catarsis por versión de La Liga de la Justicia

No es raro en Hollywood que a un director le arrebaten el control creativo. Lo inusual es que lo recupere

Tomada de internet

Mario Abner Colina
Agencia Reforma

miércoles, 17 marzo 2021 | 08:05

Ciudad de México— "Catarsis" y "sanación" son dos superpoderes que Zack Snyder adquirió con La Liga de la Justicia de Zack Snyder.

Sí, la película sobre los más grandes superhéroes de DC lleva nombre y apellido. Porque a cuatro años del lanzamiento en cines de una versión zurcida por otro, su mítica producción, un unicornio tachado de inexistente por muchos, verá este jueves la luz en servicios on demand.

"Es un momento increíblemente emocional, ha sido tremendamente catártico para mí. A fin de cuentas soy un artista que se expresa a través de las películas", se sincera el cineasta en entrevista.

Snyder (300, Watchmen) dedica el filme a su hija adolescente, quien se suicidó en marzo de 2017, mientras él aún luchaba en el set ante ejecutivos por su visión. "Para Autumn", se lee en los créditos.

"Sufrimos una gran pérdida (por ella) y vivimos un duelo", agrega, "pero la verdad es que este proceso de hacer la película y terminarla ha sido de sanación. No podría estar más feliz con que salga".

No es raro en Hollywood que a un director le arrebaten el control creativo. Lo inusual es que lo recupere.

Los resultados de Batman v Superman (2016) no habían sido satisfactorios. Y en el rodaje de Liga de la Justicia, los ejecutivos tenían en la mira a Snyder.

Lo orillaron a recortar el metraje y líneas narrativas. Incluso, en una afrenta a la jerarquía de un rodaje, llevaron a Joss Whedon (Los Vengadores) para aligerar el tono, y emular a Marvel.

Mientras tanto, aconteció la tragedia de su hija. Roto, sin fuerzas y sin apoyo, guardó su material en un disco duro y se fue.

Autorizado por el estudio, Whedon, hoy acusado de crear ambientes tóxicos de trabajo, rehizo la mayor parte del filme. El estreno fue decepcionante (apenas 657 millones de dólares).

Los fans se pusieron la capa por el cineasta. El hashtag #ReleaseTheSnyderCut (estrenen las versión de Snyder) fue una bandera que inundó la red durante tres años.

"A pesar de que veía (de lejos) el movimiento #ReleaseTheSnyderCut, creo que en ningún momento tuve la sensación de que la película iba a poder ser lanzada", admite Zack.

"Sin embargo, era reconfortante. Nos reafirmó a mi familia y a mí ver que allá afuera había gente preocupada por mi película, que la querían ver. Me sobrecogió".

El año pasado hubo una capitulación. HBO Max, empresa hermana de Warner Bros, le dio los medios para acabar su producción. Fue la atípica reivindicación de un autor por la maquinaria de los blockbusters.

La Liga de la Justicia de Zack Snyder es el filme superheroico más largo de la historia: 4 horas y 2 minutos. Operística, épica y polifónica, nada tiene que ver con la anterior.

Grosso modo, sí, la trama es la misma. Steppenwolf, un villano espacial, busca en la Tierra tres artefactos conocidos como cajas madre que, juntas, harán sucumbir a todos a la devastación.

Batman, Mujer Maravilla, Aquaman, Flash, Cyborg y Superman serán los defensores. Nadie puede salvar al mundo solo.

Snyder rescató algunas escenas suyas que se vieron en cines (un 20 por ciento de este metraje). El resto es lo que fue sepultado.

Hay un nuevo formato cuadrado (4:3, pensado para pantallas IMAX). También otra paleta de colores y nueva banda sonora (Junkie XL).

Superman aparecerá en su clásico traje negro. Y los fans verán de nuevo al Guasón de Jared Leto y, por fin, al señor oscuro Darkseid.

"Darkseid es un personaje fantástico", sentencia el realizador. "Realmente, es el rey de los malos de DC. Teníamos que asegurarnos de darle toda esta presencia, autoridad, que tiene todo lo que se requiere para ser una amenaza para el mundo".