Espectáculos

De la consola a la pantalla grande y TV

Conoce los exitosos videojuegos que se volverán películas

The New York Times

lunes, 31 mayo 2021 | 12:57

Tomada de internet | Tom Holland dará vida a Nathan Drake en la película de "Uncharted"

Los Ángeles— Por 28 años, desde que Super Mario Bros. llegó a los cines con la frase "Esto no es un juego", Hollywood ha tratado, y casi siempre fallado, en convertir exitosos videojuegos en películas que triunfen.

Por cada Tomb Raider (2001), que convirtió a Angelina Jolie en una superestrella, ha habido proyectos absurdos como Max Payne (2008), abominables como Príncipe de Persia (2010) y otros que inducen a hacer muecas, como Warcraft (2016).

Si los videojuegos son los cómics de nuestro tiempo, ¿por qué Hollywood no puede averiguar como sacarles provecho?

Podría ocurrir finalmente, impulsado en parte por la proliferación de servicios streaming y su necesidad de propiedades intelectuales que explotar. "La necesidad de propiedades intelectuales establecidas y atractivas globalmente lleva, es natural, a los videojuegos", escribió Matthew Ball, inversor de riesgo y jefe de estrategia de Amazon Studios, en un ensayo titulado "7 Razones por las que los Videojuegos Están Finalmente Despegando en Cine y TV".

Después de años de inacción y arranques en falsos, por ejemplo, Sony Pictures Entertainment y su hermano de PlayStation, Sony Interactive, están finalmente trabajando juntos para convertir los juegos de PlayStation en películas y series de atractivo masivo.

Hay 10 adaptaciones de juegos en proceso en Sony Pictures, un gran salto comparado con 2018, cuando no había prácticamente ninguno. Estas incluyen Uncharted, una producción de 120 millones de dólares basada en la franquicia de 14 años y más de 40 millones de unidades vendidas.

Uncharted es estelarizada por Tom Holland, el actual Spider-Man, interpretando a Nathan Drake, el cazador de tesoros al frente de los juegos. Está programada para estrenar en cines el 18 de febrero de 2022.

Sony también está iniciando la producción de The Last of Us, una serie que irá a HBO, basada en el juego postapocalíptico homónimo. Pedro Pascal, estrella de The Mandalorian, es el protagonista, mientras que Craig Mazin, creador de Chernobyl, miniserie ganadora de múltiples Emmys, es el showrunner. En la producción ejecutiva destacan Carolyn Strauss (Game of Thrones) y Neil Druckmann, quien creó el juego.

Títulos de la consola como Twisted Metal y Ghost of Tsushima también están procesados para su llegada a televisión y cine. Contrario a lo que se especula, uno del que no se planea adaptación, al menos no pronto, es God of War.

En el pasado, Sony Pictures y Sony Interactive operaban como feudos con control creativo que impedían los esfuerzos de adaptación. Cuando tomó el mando como CEO de Sony en 2018, Kenichiro Yoshida exigió cooperación. El objetivo final es hacer un mejor uso de la PlayStation Network para traer películas de Sony, series y música directamente a consumidores.

Introducida en 2006, PlayStation Network tiene más de 114 millones de usuarios activos al mes.

"He atestiguado un cambio radical en la naturaleza cooperativa entre diferentes partes de la compañía", dijo Sanford Panitch, presidente de películas de Sony.

Pero el boom de las adaptaciones se extiende más allá de Sony.

Halo, una serie basada en la franquicia de Xbox sobre una guerra entre humanos y una alianza de alienígenas (con más de 80 millones de copias vendidas), llegará al streaming Paramount+ a inicios del próximo año. Steven Spielberg es el productor ejecutivo.

Lionsgate, por su parte, está adaptando los juegos Borderlands (unas 60 millones de unidades vendidas) en una película de ciencia ficción, estelarizada por Cate Blanchett, Kevin Hart y Jamie Lee Curtis.

Animado por su éxito con The Witcher, la serie de fantasía adaptada de juegos y novelas, Netflix tiene en marcha producciones sobre Assassin's Creed, Resident Evil, Splinter Cell y Cuphead.

Jonathan Nolan y Lisa Joy, el dúo detrás de Westworld, de HBO, desarrollan una serie de ciencia ficción para Amazon que toma como base la franquicia de juegos Fallout.

Y Nintendo e Illumination Entertainment, el estudio de Universal Pictures responsable de la franquicia Mi Villano Favorito, preparan una película animada sobre Mario que aterrizará en cines el próximo año.

Sin embargo, el récord de Hollywood en cuanto a adaptaciones de juegos es horrible. ¿Por qué los proyectos que se avecinan serían distintos?

Para comenzar, los propios juegos han evolucionado y se han convertido en algo más intrincado y cinemático. "Los títulos tienen historias que están mucho más desarrolladas y avanzadas de lo que solían", dijo Panitch.

También hay señales de que Hollywood ha hallado la fórmula para hacer adaptaciones de juegos que satisfagan a ambas partes: el público y la crítica. Detective Pikachu, mezcla de animación y acción real, recaudó 433 millones de dólares en todo el mundo en 2019 para Warner Bros y Legendary Entertainment.

Fue, además, la primera gran adaptación de juegos en tres décadas en recibir la designación de "fresco" del sitio de reseñas Rotten Tomatoes.

Desde entonces, dos adaptaciones más, Sonic: La Película (Paramount) y Angry Birds 2: La Película (Sony) han tenido éxito con la crítica y a nivel comercial.

"La calidad, definitivamente, ha mejorado", dijo Geoff Keighley, creador de los Game Awards, galardones para la industria.

La propuesta más reciente, Mortal Kombat (Warner Bros.) recibió reseñas mezcladas, pero ha conseguido más de 41 millones de dólares en EU desde su lanzamiento, algo sorprendente si se considera que se estrenó simultáneamente también en HBO Max, y que las salas operan con protocolos de seguridad por el coronavirus.

Panitch reconoció que "las películas sobre videojuegos tienen una historia accidentada", pero "el fracaso es la madre de la invención".

Las adaptaciones de juegos, por ejemplo, a menudo han fallado al tratar de replicar rígidamente la acción y las historias que los fanáticos reconocen y aman. Ese enfoque invita a la comparación, y las películas (incluso con sofisticados efectos visuales) casi siempre no están a la altura.

Al mismo tiempo, el "fan service" anula al público no amante de los videojuegos, lo que resulta en largometrajes que no conectan con ninguna audiencia en particular.

"No sólo se trata de adaptar la historia", dijo Michael Jonathan Smith, quien lidera los esfuerzos de Sony para convertir Twisted Metal, un título de combates en vehículos de 1995, en una serie de televisión. "Se trata de adaptar cómo te sientes cuando juegas".

close
search