El Paso

‘Reabrirá Texas al 100 por ciento’

Gobernador anula los decretos emitidos durante un año para frenar el Covid

Associated Press

Patrick Svitek / The Texas Tribune

miércoles, 03 marzo 2021 | 06:00

El gobernador Greg Abbott anunció el martes que pondrá fin al mandato de usar cubrebocas en todo el estado de Texas la próxima semana y permitirá que todas las empresas operen a plena capacidad.

“Ahora es el momento de abrir Texas al 100 por ciento”, dijo Abbott desde un restaurante mexicano en Lubbock, argumentando que Texas ha combatido la pandemia de coronavirus de la manera más extensa, hasta el punto de que “las personas y las empresas no necesitan que el Estado les diga cómo operar”.

Abbott dijo que anulaba “la mayoría de las órdenes ejecutivas anteriores” que emitió durante el año pasado para detener la propagación del virus. Dijo que a partir del 10 de marzo, “todas las empresas de cualquier tipo pueden abrir al 100 por ciento”. 

Un portavoz confirmó más tarde que incluye eventos deportivos, conciertos y eventos similares. Las máscaras ya no serán necesarias en público por primera vez desde el verano pasado.

Mientras tanto, la propagación del virus sigue siendo considerable en todo el estado, y Texas registró un promedio de más de 200 muertes diarias durante la última semana. Y aunque Abbott ha expresado su optimismo de que las vacunas se acelerarán pronto, menos del 7 por ciento de los texanos habían sido completamente vacunados a partir de este fin de semana.

Los texanos y los estadounidenses de minorías no blancas se han visto afectados de manera desproporcionada por la pandemia. 

Más de la mitad de las muertes por Covid-19 han sido afroamericanos o hispanos, y los defensores han informado que estas comunidades se han quedado atrás en los esfuerzos de vacunación en Texas. Más de 40 mil personas han muerto a causa del virus en el estado desde que comenzó la pandemia.

Texas se convertirá en el estado más poblado del país en no tener un mandato de cubrebocas. Actualmente, más de 30 estados tienen uno.

Abbott instó a los texanos a seguir ejerciendo “vigilancia personal” para afrontar la pandemia. “Es sólo que ahora los mandatos estatales ya no son necesarios”, dijo.

Actualmente, la mayoría de las empresas pueden operar al 75% de su capacidad, a menos que su región experimente un aumento en las hospitalizaciones por Covid-19. Mientras permitía que las empresas reabrieran por completo, Abbott dijo que las personas todavía tienen derecho a operar como quieran y pueden “limitar la capacidad o implementar protocolos de seguridad adicionales”. La orden ejecutiva de Abbott decía que nada impedía a las empresas exigir a los empleados o clientes que usaran máscaras.

Pero poco después del anuncio, la cadena de supermercados H-E-B indicó en un comunicado que no requerirá que los clientes usen cubrebocas.

Tras reconocer que algunos líderes locales siguen preocupados por la propagación del virus en sus comunidades, Abbott presentó una estrategia que les permite tomar el asunto en sus propias manos en determinadas circunstancias. 

Si las hospitalizaciones por Covid-19 en cualquiera de las 22 regiones hospitalarias de Texas superan el 15 por ciento de la capacidad en esa región durante siete días seguidos, un juez de Condado “puede usar estrategias de mitigación de Covid en su condado”, según el gobernador.

Sin embargo, Abbott especificó que “bajo ninguna circunstancia” un juez de Condado puede encarcelar a alguien por no seguir sus órdenes. Tampoco pueden imponer sanciones a las personas por no usar máscaras, o a las empresas por no exigir que los clientes o empleados usen máscaras. Y si se activan las restricciones locales, las empresas aún deben poder operar al 50 por ciento de su capacidad como mínimo.

Las escuelas públicas de Texas podrán continuar ofreciendo aprendizaje virtual bajo la nueva orden, y algunos superintendentes han dicho que continuarán requiriendo máscaras a menos que reciban la noticia de que no pueden. La orden ejecutiva de Abbott dice que las escuelas deben seguir la “guía emitida por la Agencia de Educación de Texas (TEA)”. La TEA dijo el martes por la tarde que proporcionará una guía actualizada esta semana.

La orden también levanta un mandato anterior que detuvo las visitas de los presos en las cárceles del Condado y municipales, aunque no estaba claro de inmediato cómo afectaría eso a las cárceles individuales. Sin embargo, la nueva orden mantuvo específicamente en vigor una orden controvertida para restringir quién puede ser liberado de la cárcel sin pagar una fianza en efectivo durante la pandemia.

El anuncio de Abbott provocó la indignación de los líderes locales en las ciudades más grandes de Texas. La jefa del condado más poblado de Texas, la jueza del Condado de Harris, Lina Hidalgo, respondió a las medidas de Abbott diciendo que “ahora no es el momento de revertir los logros por los que hemos trabajado tan duro”.

Los críticos de Abbott también señalaron que el anuncio se produjo a raíz de la crisis del clima invernal que dejó a millones de texanos en el frío y la oscuridad, exponiendo fallas profundas en la red eléctrica de Texas bajo los líderes republicanos, incluido Abbott.

“Desafortunadamente, el gobernador está desesperado por distraerse de sus recientes fracasos durante la tormenta de invierno y está tratando de cambiar de tema”, dijo en un comunicado el representante estatal Chris Turner, de Grand Prairie, presidente del Caucus Demócrata en la Cámara.

En una entrevista de radio después de su anuncio, Abbott dijo que había querido moverse aún más rápido para reabrir por completo los negocios y levantar el mandato de la máscara. Le dijo al presentador de Lubbock, Chad Hasty, que quería hacer el anuncio hace más de una semana, el último lunes de febrero, pero se contuvo para permitir que el proceso de distribución de vacunas “vuelva a funcionar a toda velocidad” después de la tormenta.

No son sólo los demócratas los que han criticado la gestión de la pandemia de Abbott. También ha enfrentado críticas de algunos en su propio partido que dicen que ha tardado demasiado en reabrir Texas, especialmente en comparación con otros estados liderados por el Partido Republicano. 

Allen West, el presidente del Partido Republicano de Texas, que ha criticado parte del manejo de la pandemia de Abbott, reaccionó al anuncio del gobernador diciendo que estaba “contento de que el gobernador Abbott esté siguiendo el ejemplo” del gobernador de Florida, Ron DeSantis, y la gobernadora de Dakota del Sur, Kristi Noem . Tanto DeSantis como Noem son ampliamente vistos como posibles candidatos presidenciales de 2024; Abbott no ha descartado una propuesta propia para la Casa Blanca.

En Lubbock, Abbott defendió su decisión de reapertura diciendo que Texas está “mucho mejor posicionado ahora” que cuando emitió su última orden ejecutiva sobre la pandemia en octubre. Esa orden estableció un sistema según el cual las reaperturas comerciales se revertirían automáticamente en una región hospitalaria si sus pacientes con Covid-19 superaban el 15 por ciento de la capacidad durante siete días consecutivos.

Abbott argumentó además que el estado se encuentra en una “posición completamente diferente” a la que tenía cuando la pandemia lo llevó por primera vez a tomar medidas en todo el estado hace casi un año. Dijo que el estado ahora tiene una “abundancia” de equipo de protección personal, la capacidad de realizar más de 100 mil pruebas al día, medicamentos para tratar a los pacientes con coronavirus y un amplio conocimiento de protocolos como el distanciamiento social y el lavado de manos. Lo más importante, dijo, las vacunas están disponibles y el suministro “continuará aumentando rápidamente”, con Texas preparándose para expandir las categorías de personas elegibles para vacunarse. Abbott le dijo a Hasty que “se harán anuncios esta semana” sobre la apertura de las categorías.

Aun así, sólo el 6.5 por ciento de los texanos habían sido completamente vacunados hasta el domingo. Y aunque Abbott enumeró fragmentos de los datos del coronavirus del estado como una razón para el optimismo, la verdadera trayectoria del virus ha sido difícil de medir últimamente debido a la tormenta de invierno del mes pasado.

Durante la tormenta, muchos condados grandes se vieron obligados a cerrar sus centros de pruebas y no informar ningún caso nuevo, lo que redujo artificialmente las cifras en todo el estado. Sin embargo, los informes de hospitalización parecen haber sido menos interrumpidos y los datos estatales han demostrado que el número de pacientes con Covid-19 que ocupan camas de hospital ha disminuido de manera constante desde fines de enero.

Cuando se trata de vacunas, los expertos dicen que Texas está muy lejos de alcanzar la inmunidad colectiva. Alcanzar el nivel del 70 al 80 por ciento que muchos estiman que se necesita, significaría vacunar a unos 22 millones de personas, o casi al 100 por ciento de los adultos en el estado, según las cifras del censo. Actualmente, las vacunas no están aprobadas para niños menores de 16 años, que representan aproximadamente el 23 por ciento de la población.

Los científicos aún no saben con certeza si las vacunas previenen la propagación del virus o qué tan bien, aunque algunas investigaciones preliminares han sugerido que algunas vacunas podrían hacerlo hasta cierto punto.

Los Centros para el Control de Enfermedades recomiendan que las personas que han recibido dos dosis de la vacuna sigan evitando las multitudes, se mantengan al menos a 6 pies de distancia de las personas que viven fuera de sus hogares y usen máscaras para cubrirse la nariz y la boca.