El Paso

Lo que los padres deben saber sobre la salud mental de los niños

Los menores tienen una variedad de respuestas emocionales durante la pandemia; podría tener consecuencias a largo plazo

El Paso Matters

Elida S. Perez / El Paso Matters

lunes, 14 septiembre 2020 | 06:00

A medida que las familias han estado lidiando con la pandemia de Covid-19, el aislamiento social de quedarse en casa también puede estar generando tensión en la salud mental de niños y adolescentes.

La doctora Sarah Martin, jefa de la división de niños y adolescentes de Texas Tech Physicians, de El Paso, dijo que es demasiado pronto para saber si habrá impactos a largo plazo en la salud mental de la pandemia para los niños en diversas etapas de desarrollo.

“Es realmente difícil predecir cómo las habilidades sociales de esos niños serán diferentes a si nunca hubieran pasado por este período de aislamiento social”, dijo Martin.

Martin dijo que los niños que más han luchado durante la pandemia han sido aquellos con un trastorno del espectro autista.

“Los autistas son muy rígidos y no les gusta el cambio, así que para ellos ha sido extremadamente difícil”, dijo Martin. “Especialmente para los niños que se sienten frustrados, y muchas veces los niños autistas no pueden expresar sus emociones verbalmente, por lo que se comportan mal”.

Martin dijo que los niños con autismo tienen dificultades para adaptarse a algo nuevo y son sensibles a los cambios en sus horarios. En su propia práctica, ha descubierto que los ajustes a los planes de tratamiento y la medicación han sido útiles.

Es probable que los adolescentes también tengan dificultades para adaptarse a la distancia prolongada de sus compañeros.

“En general para el desarrollo, creo que es más difícil para los adolescentes porque están en una etapa de vida en la que no quieren quedarse en casa”, dijo Martin.

Martin dijo que, aunque los estudios han demostrado el daño de las redes sociales para el desarrollo infantil, las redes sociales durante la pandemia probablemente hayan mitigado los impactos negativos del aislamiento para los adolescentes, porque aún pueden interactuar con sus amigos.

Señales de advertencia

Martin dijo que los niños tienen una variedad de respuestas emocionales durante la pandemia, desde una rabieta normal hasta problemas más graves a largo plazo.

Dijo que los padres deben estar atentos a cambios como el aumento del aislamiento, las discusiones, el llanto más fácil, la irritabilidad y la falta de alegría en las actividades básicas.

Martin dijo que la señal de advertencia más común será la irritabilidad. Puede presentarse de manera diferente según la edad del niño. Dijo que cuanto más pequeños son los niños, más tendrán las clásicas rabietas, pero es posible que tengan más de ellas o que duren más que antes.

“La irritabilidad y los berrinches pueden ser un signo de muchos problemas diferentes, pero algunos de los problemas más comunes que vemos en los niños de todas las edades son la ansiedad y la depresión y ese es un síntoma de ambos”, dijo Martin.

Otro síntoma que puede ser típico de la depresión y la ansiedad es la anhedonia, o la incapacidad de experimentar placer en actividades que generalmente encontraban agradables.

“Así que eso es algo a lo que los padres pueden estar atentos: ya no disfrutan de nada, no disfrutan de las partes más divertidas de ser niños a las que todavía tienen acceso”, dijo Martin.

Martin dijo que una pregunta que siempre les haría a los padres es si el niño disfruta de las cosas que les gusta hacer a los niños de su edad. Dijo que es una forma de saber si es una fase normal de la vida.

“¿Está el niño de mal humor hoy o realmente existen muchos problemas que están limitando la felicidad de su infancia?” Martin dijo.

Soluciones simples

Martin dijo que, si los padres piensan que los cambios de comportamiento de sus hijos se deben a la reclusión prolongada de los amigos, deberían ampliar un poco la vida social de sus hijos.

Dijo que algunas familias permiten que un amigo las visite, o que grupos pequeños de cinco o menos puedan reunirse en un parque.

“No los limites solo a sus propios hermanos o solo a un adulto. Es común tener hijos únicos en estos días, así que realmente no lo limitaría solo a la familia inmediata en este momento”, dijo Martin. “Recomendaría que las personas se expandan si piensan que esto está directamente relacionado con la soledad que el niño podría estar sintiendo”.

Martin dijo que también es importante asegurarse de que los niños pasen tiempo al aire libre y reciban la luz del sol. Dijo que recomienda a los padres que intenten incorporar el tiempo al aire libre en el horario diario.

La luz solar mejora el estado de ánimo, crea vitamina D y ayuda a reducir el estrés, entre otros beneficios, dijo.

“Vas a matar a dos pájaros de un tiro; mejorarás su salud física y su salud mental”, dijo Martin.

Martin dijo que las mascotas a las que les gusta vincularse, como los perros, también son beneficiosas para los niños, especialmente si solo hay un niño en la familia.

“Si eres hijo único, no quieres salir a jugar solo”, dijo Martin, y agregó que a los perros les gusta jugar y pueden motivar a los niños a ser más activos. “Un perro será una mascota que pueda mejorar la salud del niño”.

Detectando las señales temprano

Martin dijo que, si los padres sienten que sus hijos tienen problemas de salud mental más graves, hay ayuda disponible.

Ella dijo que las cosas a tener en cuenta son si los niños comienzan a decir que no quieren vivir más o hacen comentarios de que estarían mejor muertos, o comienzan a lastimarse a propósito.

En casos extremos, los padres pueden llamar al 911 para obtener ayuda de emergencia, pero los hospitales psiquiátricos también tienen áreas donde se pueden evaluar a los niños.

Martin dijo que el condado de El Paso tiene muchos terapeutas que realizan tratamientos en línea y son flexibles a las necesidades de las familias.

“La terapia es siempre un buen lugar para comenzar”, dijo Martin.

Aunque El Paso tiene una escasez de psiquiatras infantiles, Martin dijo que el departamento de psiquiatría del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad Tecnológica de Texas, en El Paso, lanzó una línea telefónica directa en mayo como parte de la nueva Red de Acceso a la Psiquiatría Infantil.

Los padres preocupados por la salud mental de sus hijos pueden acudir a sus médicos de atención primaria, a quienes pueden llamar a la línea directa para obtener asesoramiento sobre pacientes niños y adolescentes con síntomas psiquiátricos.

“Este enfoque es importante porque cuanto antes se reciba el tratamiento para un problema psiquiátrico, es más probable que se vuelva a un punto en el que se estaba antes”, dijo Martin. “Cuanto antes podamos comenzar el tratamiento, menos enferma estará esa persona durante toda su vida”.