El Paso

Desata ómicron incertidumbre

Regresa aislamiento de países, parálisis en vuelos y mercados penden de noticias del virus

The New York Times

martes, 30 noviembre 2021 | 06:00

Roma— En un ciclo desgarradoramente familiar de rastrear los primeros casos, señalar con el dedo y prohibir los viajes, las naciones de todo el mundo reaccionaron el lunes a la variante ómicron del coronavirus de una manera poco sistemática que ha definido, y obstaculizado, la respuesta pandémica todo el tiempo.

A medida que el miedo y la resignación de “aquí vamos de nuevo” se apoderaron de gran parte del mundo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) advierte que el riesgo planteado por la variante fuertemente mutada era “muy alto”. Pero operando una vez más en un vacío de evidencia, los gobiernos eligieron enfoques que diferían entre continentes, entre países vecinos e incluso entre ciudades dentro de esos países.

Se sabe poco sobre el ómicron más allá de su gran número de mutaciones. Pasarán semanas, al menos, antes de que los científicos puedan decir con confianza si es más contagioso (la evidencia preliminar sugiere que lo es), si causa una enfermedad más grave y cómo responde a las vacunas.

En tanto, el impacto económico de ómicron ya se siente. Jerome Powell, presidente de la Reserva Federal (Fed), dirá a los legisladores hoy martes en Washington que es probable que la inflación dure hasta bien entrado el próximo año y que la nueva variante ómicron del coronavirus crea más incertidumbre en torno a las perspectivas económicas, según una copia de sus comentarios preparados.

Las declaraciones de Powell, que testificará ante el Comité Bancario del Senado junto con la secretaria del Tesoro, Janet Yellen, transmiten una sensación de cautela en un momento en que los aumentos de precios se están produciendo a su ritmo más rápido en tres décadas.

Susto en chino

En China, que había estado cada vez más sola en aislarse a sí misma mientras buscaba erradicar el virus, un periódico controlado por el Partido Comunista se regodeaba sobre las democracias que ahora están haciendo lo mismo cuando Japón, Corea del Sur, Australia y otros países dejaron de coquetear con un regreso a la normalidad y cerraron de golpe las fronteras al mundo. Occidente, dijo, había acumulado vacunas a expensas de las regiones más pobres y ahora estaba pagando un precio por su egoísmo.

En los Estados Unidos, los funcionarios federales llamaron el lunes a las personas vacunadas para que recibieran vacunas de refuerzo. 

En Sudáfrica, donde los científicos identificaron por primera vez la variante ómicron en medio de una población en gran parte no vacunada, los líderes deploraron las prohibiciones de viaje por ser ruinosas y contraproducentes para rastrear el virus, diciendo que podrían desalentar la transparencia sobre los brotes. Los miembros africanos también señalaron que debido a la desigualdad en la distribución de vacunas, el continente enfrenta esta última variante con poca o ninguna protección.

Pero con las entregas de vacunas a África cada vez más confiables, algunos estados buscaron una vacuna para curar la propagación del coronavirus. El domingo, el Gobierno de Ghana anunció que los empleados gubernamentales, los trabajadores de la salud y el personal y los estudiantes de la mayoría de las escuelas deben vacunarse antes del 22 de enero.

Europa, que ha actuado en un concierto inusual al prohibir los viajes desde el Sur de África, está acelerando las inyecciones de refuerzo con la esperanza de que funcionen contra ómicron y ajustando o reconsiderando una mezcla de medidas de distanciamiento social, incluso en países resistentes a las restricciones como Gran Bretaña.

“La falta de un enfoque global consistente y coherente ha resultado en una respuesta fragmentada e inconexa, generando malentendidos, desinformación y desconfianza”, dijo Tedros Adhanom Ghebreyesus, director de la Organización Mundial de la Salud.

Powell también abordará la nueva variante, que los gobiernos y los científicos se apresuran a evaluar y contener, en su alocución ante el Congreso de EU.

“Es difícil predecir la persistencia y los efectos de las restricciones de oferta, pero ahora parece que los factores que empujan la inflación al alza permanecerán hasta bien entrado el próximo año”, planea decir Powell. “Además, con la rápida mejora en el mercado laboral, la holgura está disminuyendo y los salarios están aumentando a un ritmo rápido”.

“Una mayor preocupación por el virus podría reducir la disposición de las personas a trabajar en persona, lo que ralentizaría el progreso en el mercado laboral e intensificaría las interrupciones de la cadena de suministro”, contempla su discurso.

Yellen también advertirá que el camino de la recuperación depende de la pandemia.

“Por supuesto, el progreso de nuestra recuperación económica no puede separarse de nuestro progreso contra la pandemia, y sé que todos estamos siguiendo las noticias sobre la variante ómicron”, dirá Yellen, agregando que las vacunas continúan siendo un herramienta crucial. “Todavía estamos esperando más datos, pero lo que sigue siendo cierto es que nuestra mejor protección contra el virus es la vacuna”.

 A ganar tiempo

Las prohibiciones de viaje están destinadas a ganar tiempo mientras los científicos determinan si las mutaciones en la nueva variante le permitirán esquivar las vacunas existentes. Pero también parecían sugerir que las lecciones centrales de la fase inicial de la pandemia deben aprenderse nuevamente: una infección descubierta en algún lugar probablemente esté en todas partes, o puede ser lo suficientemente pronto, y un solo caso detectado significa que muchos más no se detectan.

El lunes, Portugal reportó 13 casos de ómicron, todos vinculados a un solo equipo de futbol, y Escocia reportó seis, mientras que los números en Sudáfrica continuaron siendo buenos.

Los expertos advirtieron que la variante llegará a todas las partes del mundo, si es que aún no lo ha hecho.

close
search