El Paso

‘Pega’ a Cielo Vista ausencia de mexicanos

Sorprende cierre de tiendas como Abercrombie & Fitch; se desploman ventas tras restricciones en frontera

Jaime Torres / El Diario de El Paso

Jaime Torres
El Diario de El Paso

viernes, 05 marzo 2021 | 12:08

Considerado el ‘mall’ por excelencia en El Paso, Cielo Vista no se ha visto inmune a la crisis por la pandemia y a la caída de clientes mexicanos. La tienda Abercrombie & Fitch, una de las clásicas del centro comercial, cerró sus puertas recientemente, al igual que varios comercios que optaron por cesar actividades.

La falta de clientes mexicanos en el sector comercial en la ciudad ha causado el cierre de infinidad de establecimientos, ubicados en diversos puntos del Condado de El Paso, a raíz del cierre parcial de los puentes fronterizos por la emergencia sanitaria que se libra desde marzo del 2020 en la región fronteriza.

A casi un año de que las autoridades emitieran la orden del cierre parcial vía terrestre de los cruces, ubicados en el sector de El Paso, y negado la entrada a personas con visa de turista, los empresarios han resentido la merma en sus ingresos hasta en un 70 por ciento.

“Esto ha sido catastrófico y de seguir así esto de seguro terminará en el cierre del negocio en el corto plazo”, dijo un comerciante establecido en Cielo Vista Mall, un emporio comercial que a lo largo de su historia había sido socorrido por la presencia de compradores mexicanos.

Abierto en 1974, a dos años de la primera devaluación sustancial del peso frente al dólar, Cielo Vista ha sido testigo de diferentes crisis financieras por las que han pasado México y sus compradores, debido a su ubicación estratégica, a 10 millas (16 kilómetros) del Centro de El Paso y cinco (8 kilómetros) de los límites internacionales.

La resiliencia de Cielo Vista no consideraba la pandemia de Covid-19, que obligó al cierre parcial de la frontera Sur al tráfico no esencial y que en su momento llevó el año pasado al cierre de la mayoría de las tiendas por varios meses para evitar la propagación del virus.

La ausencia de consumidores procedentes del Norte de México ha calado fuerte en la industria comercial del Sur de Texas y El Paso no ha sido la excepción y tanto negocios chicos como medianos y grandes corporativos han resentido el embate económico.

Abercrombie & Fitch, una tienda minorista estadounidense enfocada en ropa casual para adolescentes y adultos, y con sede en New Albany, Ohio, es una de las tiendas que recientemente abandonó sus operaciones en la plaza al no alcanzar el presupuesto de las ventas deseadas.

Después de años de permanecer y de formar parte de la cartera de marcas de prestigio nacional en el complejo comercial, al lado de tiendas especializadas como Dillard’s, Apple Store, Michael Kors, Sephora y H&M, sus directivos decidieron cerrar sus puertas ante el asombro de su clientela.

Durante un recorrido por los pasillos del centro comercial se apreció vacío y cerrado el local que albergó Abercrombie & Fitch y sus vidrios cubiertos con mantas color negro.

“Ya se han ido más de una docena de las grandes y es que la verdad esto está vacío y más ahora que los comerciantes abren y cierran a la hora que quieren precisamente por la falta de clientes”, dijo Iván Sánchez, encargado de un módulo comercial dedicado a la venta de protectores para pantallas de teléfonos celulares y otros aparatos electrónicos.

Comentó que otras de las tiendas que abandonaron sus operaciones fue Banana Republic, un minorista de ropa y accesorios propiedad de la corporación multinacional estadounidense Gap, originalmente llamada “Banana Republic Travel & Safari Clothing Company”. 

Así como ésta también se fue ‘Call it Spring’, otra cadena dedicada a la venta de zapatos, botas, bolsos y accesorios de moda para hombres y mujeres. “Mientras no abran los puentes y permitan el cruce de ‘mexas’ esto no repuntará”, dijo tras recordar que este lugar era abarrotado por clientes originarios de Cd. Juárez, Chihuahua y otras ciudades del Norte y Sur de México.

“A ver ahora qué tienda llega al mall. Unas se van y otras llegan, así pasó con Banana Republic, que su local fue ocupado por otra empresa de California, dedicada a la venta de trajes”, dijo un visitante mientras observaba la poca afluencia de clientes.  

De acuerdo al empresario Tammy Berg, ex presidente de la Cámara de Comercio Hispana de El Paso y fundador de la Sociedad de Negociantes en el Centro de El Paso, a nivel local la clientela mexicana representa el 60 por ciento de las ventas.

“El impacto es tremendo. No son sólo esas ventas sino la gente que trabaja ahí y que ha perdido sus empleos, es algo que está pasando y nos afecta bastante”, expresó tras destacar que han sido ya 12 meses de incertidumbre y pérdidas en la derrama comercial.

Señaló que dentro de los directivos de las tiendas consideradas como ‘fuertes’, como Walmart, Ross, Target, Marshals, entre otras, “todos coinciden en que 60 centavos de cada dólar provienen de los clientes procedentes de México.

Resaltó que aunque esto ha sido por culpa de la pandemia de Covid-19, la realidad es que también ha influido el aspecto político, al referirse a la retórica adoptada por el ex presidente Donald Trump en contra de la comunidad migrante.

“Nos afectó mucho, fue un impacto que sufrimos mucho, pero esperemos que este nuevo presidente –Joe Biden– aliente esa buena vecindad para seguir siendo una sola comunidad unida como siempre lo ha sido.

En tono sereno y confiado en que esto pasará pronto, Berg mostró confianza de que poco a poco se vaya reabriendo la frontera para que las familias de ambos lados vuelvan a convivir, se reactive el comercio y la palabra comunidad se convierta en una unidad.

A su vez los comerciantes establecidos tanto en los emporios comerciales como en la zona Centro esperan que con los programas masivos de inmunización contra Covid-19 y las medidas y cuidados sanitarios que adopten las autoridades y la comunidad en su conjunto, bajen las tasas de contagios para poder reabrir la economía al 100 por ciento en la frontera con total confianza.

A decir de los directivos, la región de Borderplex se encuentra en la fase inicial de un lento regreso a la normalidad económica, una vez que los mandatarios de Estados Unidos, Canadá y México acuerden reabrir sus fronteras.