Comparte Fiscalía miles de pruebas

Sopesa Departamento de Justicia cargos de asesinato capital y crimen de odio

Associated Press
viernes, 11 octubre 2019 | 06:00

Los fiscales locales han dicho que buscarán la pena de muerte. Las autoridades federales están sopesando los cargos de asesinato capital y delitos de odio. El Departamento de Justicia ha calificado el tiroteo como un acto de terrorismo doméstico.

Hubo 2 mil testigos en la escena de la masacre, por lo que casi todos en la ciudad de unos 700 mil  conocieron a alguien afectado por el tiroteo.

El primer juez asignado al caso se recusó a sí misma porque conocía a una de las personas muertas en el ataque. El fiscal principal dijo que su hermana también estaba en Walmart durante el ataque y que el pistolero caminó junto a ella.

Crusius huyó de la escena del tiroteo en su automóvil, pero se entregó menos de una hora después, según la policía. Su orden de arresto dice que declaró: "Soy el tirador".

En documentos presentados el jueves, el fiscal de El Paso notificó al tribunal que había compartido pruebas con la defensa el 27 de septiembre. Esa evidencia incluye entrevistas policiales y del FBI con Crusius, datos de su teléfono celular, registros de las escuelas del área de Dallas a las que asistió y Decenas de horas de imágenes capturadas por las cámaras de seguridad de Walmart en el momento del tiroteo, según los registros judiciales.

En documentos presentados el jueves, el fiscal de El Paso notificó al tribunal que había compartido pruebas con la defensa el 27 de septiembre. Esa evidencia incluye entrevistas policiales y del FBI con Crusius, datos de su teléfono celular, registros de las escuelas del área de Dallas a las que asistió y horas de imágenes capturadas por las cámaras de seguridad de Walmart en el momento del tiroteo. Los registros de la corte también incluyeron imágenes médicas tomadas de víctimas de disparos, y correos de la cárcel y llamadas telefónicas que involucraron a Crisius después de su arresto.

También incluye el "análisis de manifiesto" del FBI, una referencia probable a una regla racista contra una afluencia de hispanos a los Estados Unidos que las autoridades han dicho que Crusius publicó en línea antes del tiroteo.

Crusius está detenido sin fianza en una cárcel de El Paso. Ha estado bajo vigilancia suicida desde poco después de su arresto y está separado de otros prisioneros.