Al fin, reembolsan gastos por crisis de migrantes

Reciben organizaciones, algunas de El Paso, fondos por alimentación y hospedaje

Cedar Attanasio/Astrid Galván
Associated Press
domingo, 13 octubre 2019 | 06:00
AP | Migrantes esperan en un puente del sur de Texas

Funcionarios federales comenzaron el viernes a reembolsar a las organizaciones que alimentaron, abrigaron y transportaron a migrantes liberados este año en pueblos estadounidenses cerca de la frontera entre Estados Unidos y México, según legisladores demócratas y algunas organizaciones que reciben los fondos.

La Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA) autorizó 7.8 millones de dólares en una ola inicial de fondos, parte de $30 millones en ayuda destinada a las comunidades fronterizas en un paquete de ayuda de emergencia de $ 4.6 billones aprobado por el Congreso en junio que se destinó principalmente a agencias federales.

El viernes, miembros de la Cámara de los Estados Unidos anunciaron el inicio de los reembolsos a gobiernos municipales, organizaciones benéficas religiosas y otras organizaciones de servicios sociales que ayudaron a decenas de miles de migrantes que cruzaron la frontera entre Estados Unidos y México, solicitaron asilo y fueron liberados por las autoridades de inmigración. Muchas de ellas se ubican en El Paso y sur de Nuevo México.

Se reservan unos $ 25 millones para organizaciones en estados que comparten una frontera con México: California, Arizona, Nuevo México y Texas. Pero un documento de FEMA obtenido por The Associated Press dijo que algunas organizaciones tan lejanas como Nueva Jersey y Maine recibieron una parte de los $ 5 millones disponibles para estados lejos del suroeste.

Muchos eran pueblos rurales o de otro modo aislados. Deming, Nuevo México, un pueblo de 14 mil personas ubicado al Oeste de El Paso, recibía a más de 200 migrantes por día en el punto álgido de la crisis. Los funcionarios en el condado de Luna, que incluye a Deming, se apresuraron para hacerles sitio en un recinto ferial local y en un hangar de aviones de la Segunda Guerra Mundial. Coordinaron los viajes en autobús al aeropuerto comercial más cercano, a 100 millas (160 kilómetros) de distancia en El Paso, Texas, y refugios de desbordamiento en Las Cruces, Nuevo México.

Un funcionario del condado de Luna confirmó el viernes que había recibido un premio, pero que estaba informando algunos detalles menores con FEMA.

En El Paso, una organización de servicios sociales centrada en el asesoramiento y el transporte comenzó a operar autobuses adicionales para transportar a los migrantes desde los refugios de migrantes a la estación de autobuses Greyhound y el aeropuerto, ya que el número de migrantes liberados en la ciudad por la Patrulla Fronteriza y el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas alcanzó tanto como 1,000 por día.

“Todos parecían muy ansiosos por llegar a su próximo destino”, dijo Sonia Morales, del Proyecto Amistad, quien vio un día que un conductor de su organización recogía a inmigrantes de América Central, Colombia y Venezuela. “Todos tenían una bolsa en la mano. No tenían muchas posesiones personales. Fue un poco conmovedor que pudiéramos ayudar durante este esfuerzo humanitario”.

Morales dijo que su organización está recibiendo $ 15,000, suficiente para cubrir gas adicional, y las horas extras que el Proyecto Amistad pagaba para contratar conductores los domingos.

"Lo que recibimos al financiarlo lo cubrió prácticamente", dijo. "Ni siquiera sabíamos que iba a haber esa opción de obtener un reembolso".

Escobar votó en contra

La representante federal de El Paso, Veronica Escobar, fue una de los 95 demócratas y 7 republicanos que votaron en contra de la financiación diciendo que no incluía medidas de responsabilidad para los funcionarios de inmigración en medio de revelaciones mensuales de condiciones miserables en los centros de detención revelados después de las investigaciones de los medios y el gobierno.

Aun así, acogió parcialmente los reembolsos, que dijo que "cubren parte de los costos incurridos debido a que una Administración (sic) no está dispuesta a tratar a los migrantes con la humanidad que se merecen".

Una portavoz de FEMA se negó a comentar sobre el financiamiento el viernes, señalando un comunicado de agosto que anuncia la subvención de $ 30 millones.

"Estos fondos son para organizaciones locales de servicios sociales que brindan asistencia el 1 de enero de 2019 o después a los migrantes de la frontera sur liberados de la custodia del DHS", dijo el comunicado de FEMA. "Se dará prioridad a los reembolsos que aborden las necesidades humanitarias, tales como los gastos de alimentos y alojamiento para mantener la vida".

Desconocen el monto

Los líderes de otras organizaciones que figuran en la lista de adjudicación de FEMA no saben cuánto se cubrirá y expresaron inquietudes sobre el proceso de adjudicación de la subvención.

Connie Phillips, directora ejecutiva y presidenta de los Servicios Sociales Luteranos del Suroeste en Maricopa, Arizona, dijo que su organización ayudó a coordinar una red de iglesias que brindaban refugio y otros servicios a los migrantes en el área de Phoenix.

Dijo que buscó alrededor de $ 27 mil en costos, pero ha contado más con donaciones locales que con la creencia de que el gobierno federal ayudaría.

"Si hubiera habido un desastre natural, habríamos tenido FEMA. Pero debido a que no fue un desastre natural, sino un desastre humanitario, no teníamos acceso a esos recursos. Por lo tanto, recayó en las personas de buen corazón para dar los recursos". eso era necesario para evitar que las personas fueran abandonadas en la calle ", dijo Phillips.

A Phillips le preocupaba que las organizaciones más pequeñas que no estaban acostumbradas a mantener los recibos se perdieran el reembolso porque el gobierno los requería.

“Fue un desastre. Fue una época de crisis. La gente no hacía un seguimiento de los recibos de compra”, dijo.

Crisis se desvanece

Esa crisis se ha disipado en las ciudades fronterizas de Estados Unidos, en parte debido a una serie de políticas de inmigración de la administración Trump que colocaron a los migrantes latinoamericanos y africanos en las ciudades fronterizas mexicanas del limbo, ya sea impidiéndoles solicitar asilo o enviándolos a México para esperar un fecha de corte. Decenas de miles de migrantes ahora viven en México en refugios, campamentos y edificios de viviendas.

Las detenciones de migrantes, vistas como un indicador de todos los cruces ilegales, disminuyeron por cuarto mes consecutivo en septiembre, según las estadísticas publicadas por la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP) esta semana. Los funcionarios fronterizos se encontraron con unos 52 mil migrantes en la frontera en septiembre, un 65 por ciento menos que el punto máximo en mayo, de aproximadamente 144 mil.

“Las estrategias de esta administración han producido resultados, resultados dramáticos”, dijo el comisionado interino de CBP Mark Morgan en una reunión informativa de la Casa Blanca esta semana.