Deportes

Intentará ser el primer jinete afroamericano en ganar el Derby de Kentucky en 119 años

El más recientemente fue Jimmy Winkfield en 1902

The New York Times

The New York Times

miércoles, 28 abril 2021 | 10:05

La educación de Kendrick Carmouche comenzó cuando era un niño pequeño sentado junto a su padre, mientras conducían en la niebla antes del amanecer por el suroeste de Louisiana. Hablaban de equilibrio, ritmo y manos suaves. Hablaban de caballos.

Sylvester Carmouche era un jockey. Uno bueno.

Ganó casi 700 carreras en pistas importantes como Fairgrounds en Nueva Orleans y Louisiana Downs, cerca de Shreveport. Sin embargo, mientras Kendrick crecía, los Carmouche eran vagabundos que viajaban por senderos de arbustos cortados en campos de caña de azúcar, con nombres como The Quarter Pole y Cajun Downs.

Sylvester Carmouche había perdido su licencia para correr en los hipódromos autorizados después de realizar una maniobra audaz e imprudente durante una carrera envuelta en niebla. Pero Kendrick Carmouche, quien el sábado intentará convertirse en el primer jinete afroamericano en 119 años en ganar el Derby de Kentucky, nunca pensó en su padre como "El Jockey de la Niebla", como muchos otros lo hicieron. Pensó en él como un maestro en las carreras de caballos y como aquél que lo llevaba a todas partes y le enseñaba todo.

Todavía lo hace. Y dice que antes de darle una ventaja a un potro llamado Bourbonic para el Derby, abrazará a su padre y le agradecerá por convertirlo en el jockey y el hombre que es hoy.

"Mira, tengo 37 años y he cubierto mucho pavimento, he trabajado mucho y me he mantenido positivo en tiempos difíciles", dijo Kendrick Carmouche. "Aprendí todo eso de mi papá".

La presencia de Carmouche en la puerta de salida estará cargada de historia. Sabe que un jinete afroamericano, Oliver Lewis, ganó el primer Derby en 1875 y que 15 de las primeras 28 ediciones de la carrera fueron ganadas por jinetes afroamericanos, pero el más recientemente fue Jimmy Winkfield en 1902.

También es muy consciente del diálogo en curso de la nación sobre los problemas raciales.

En junio pasado, cuando las carreras regresaron a Nueva York, Carmouche ayudó a organizar un momento de silencio en Belmont Park para los perdidos por la pandemia. Luego, él y más de una docena de compañeros jinetes se arrodillaron cada uno en solidaridad con los que protestaban por el asesinato de George Floyd.

Pero a pesar de todo el significado potencial de su carrera en el Derby, Carmouche dijo que estaría pensando principalmente en su padre. “Me dio muchas lecciones y amor”, dijo.