China: Cancelan ruedas de prensa de juego de NBA

En respuesta a la Liga por defender la libertad de expresión

Associated Press
viernes, 11 octubre 2019 | 06:00
Associated Press |

En respuesta a la NBA por defender la libertad de expresión del gerente general de los Rockets de Houston, las autoridades chinas le cercenaron el derecho a los Lakers de Los Angeles y Nets de Brooklyn.
Las autoridades chinas cancelaron ayer todas las actividades con medios programadas en torno al partido de pretemporada entre los Lakers-Nets en Shangái, en plena crisis en las relaciones entre la NBA y funcionarios del país asiático. Ello incluyó una rueda de prensa del comisionado de la NBA Adam Silver y las conferencias de los equipos tras el partido.
“No habrá disponibilidad de prensa para el partido de esta noche entre los Nets de Brooklyn y los Lakers de Los Angeles”, dijo la NBA en un comunicado difundido ayer, unas cuantas horas antes del encuentro.
La decisión era una nueva medida para expresar el descontento de Beijing por un tuit ya borrado de Daryl Morey, gerente general de los Rockets, en el que manifestó su respaldo a las protestas antigubernamentales en Hong Kong. El tuit provocó un conflicto que ha empañado el viaje anual de la NBA a China.
El partido se jugó como se tenía previsto. El alero de los Lakers LeBron James y el armador de los Nets Kyrie Irving recibieron sonoras ovaciones al ser presentados como titulares.
Pero no se entonaron los himnos nacionales antes del partido y ningún jugador se dirigió al público previo al salto inicial, rompiendo con la tradición que acompaña los partidos internacionales. Los aficionados que llegaron a la arena para presenciar el partido –mucho con camisetas de equipos de la NBA– recibieron banderitas chinas para llevarlas adentro, y al menos una persona llevaba un cartel criticando a Silver.
Los Nets se impusieron por 114-111. James se retiró de la cancha alzando los brazos al aceptar los vítores del público. Arrojó sus muñequeras a los aficionadas que le rogaron por un recuerdo, y lanzó su vincha hacia las gradas antes de enfilarse hacia al vestuario de los Lakers.
Fue visto, pero no habló como todos los demás presentes.
“Entiendo que hay consecuencias por ese uso, en esencia, de su libertad de expresión”, dijo Silver en una rueda de prensa en Tokio a inicios de la semana. “Tendremos que lidiar con esas consecuencias”.
Y esta decisión fue una de esas consecuencias.
Algunos fanáticos en China quizás estén irritados con la NBA, pero igual parecieron disfrutar con sus jugadores favoritos.
“Si tuviera que escoger, nosotros apoyamos primero a nuestro país”, dijo el fanático Ma Shipeng, quien se presentó con 900 banderas para repartir a otros. “Sólo nos gustan unos jugadores en particular, pero la NBA dejó de gustarnos. He repartido las banderas chinas esta noche, porque espero que la gente ponga el interés nacional por encima de seguir a la NBA. Seguiré siendo un fanático de James. Pero ningún chino tolera lo que Morey y Silver han dicho”.