Opinión

Mil mexicanos juarenses dijeron, y… ¿qué dijeron?

Cuando se tienen crisis urgentes de atender y los recursos son limitados, trabajar con ocurrencias es lo más ilógico y es, también mucha irresponsabilidad

Elvira Maycotte
Escritora

miércoles, 21 octubre 2020 | 06:00

Cuando se tienen crisis urgentes de atender y los recursos son limitados, trabajar con ocurrencias es lo más ilógico y es, también mucha irresponsabilidad. De ninguna manera nacemos iluminados para saber qué es lo que piensan los demás, obvio, porque no estamos en sus zapatos y porque nuestra historia no es la suya, así que, no tenemos de otra: el camino es preguntar.

Es así que en nuestras andanzas por la ciudad y las localidades del Valle de Juárez, un grupo de investigadores nos preguntábamos cuáles son las principales problemáticas que las personas perciben y encontramos que, ciertamente, algunas de las problemáticas que de manera subjetiva considerábamos que prevalecían, en efecto, ahí están, pero hubo otras que nos sorprendieron y, más interesante aún, ahora sabemos a ciencia cierta cuáles de ellas son prioritarias para los juarenses… Aquí las tiene.

Las principales problemáticas en orden de prioridad son: delincuencia, acceso a la salud, violencia de género, vivienda digna y adecuada, niveles de contaminación, carencia de espacios públicos y áreas verdes de calidad, fuentes de empleo, cobertura de equipamiento, contención del área urbana y, por último, la imagen urbana.

Para quienes viven en las áreas rurales las tres principales son: el acceso de salud, la imagen de la localidad, los niveles de contaminación, seguidas de la dotación de equipamiento, delincuencia, carencia de espacios públicos y áreas verdes de calidad, vivienda digna y adecuada, fuentes de empleo, crecimiento de la mancha urbana, violencia de género. Ambas visiones, urbana y rural, coinciden en la delincuencia -o inseguridad- y el acceso a la salud, la violencia de género, la vivienda y la contaminación.

Si acudimos a los comentarios aportados por la población en general, el transporte a nivel urbano y municipal, seguro y que atienda a zonas marginadas y contemple sistemas de movilidad alternativa, se menciona reiteradamente. Otras más son: falta de incentivos para el uso de energías renovables, reforestación con vegetación endémica, cuidado de la flora y fauna de la región, respeto a zona ecológica así como el cuidado de las acequias y, ante la amenaza de apertura de la industria minera en la región, falta de regulación para conservar los recursos naturales; de importancia lo es también las referencias hacia la necesidad de regular la ubicación de la maquiladora fuera del área urbana además de la logística de rutas de transporte de carga. 

En cuanto a servicios e infraestructura refieren falta de mantenimiento, alumbrado público, carencia de red de internet gratuita en espacios públicos, atención a zonas inundables y carencia de espacios deportivos; el tema de la calidad de la educación y de los espacios educativos también preocupa a la población. De orden social, destaca la importancia de la igualdad de género, atención y resolución de feminicidios, trata de personas, desapariciones y abuso de autoridad. De igual manera reclaman apoyo a grupos indígenas y adultos mayores, cuidado a mujeres y niños, inclusión a personas discapacitadas, salud mental y políticas para la juventud.

En términos económicos, dicen, es necesaria la diversificación económica y promoción turística y, en cuanto a la administración urbana demandan la participación ciudadana en particular en el proceso de los cambios en los usos de suelo, el respeto a las normas, más aún por parte del gobierno y, de esta manera, instaurar una verdadera cultura de la legalidad. Por último, pero no menos importante, apuntan hacia la problemática de la vivienda abandonada y advierten la necesidad de rehabilitar las zonas en donde prevalece.

Por su parte, los habitantes de las localidades rurales hablaron sobre el bajo presupuesto que se les asigna, falta de seguimiento a los proyectos que se implementan y demandan la atención a la violencia que se vive día a día producto del narcotráfico; el tema de la educación y los espacios inherentes también es referido reiteradamente como una problemática de alto impacto que la población enfrenta cotidianamente.

Con esta visión a escala municipal las autoridades tienen un amplio menú de problemáticas a trabajar, todas ellas tan importantes que, seguramente, será difícil decidir por cuál empezar… pero las mismas personas ya lo dijeron. Se debe empezar ¡ya!, la inmovilidad y el tiempo solo jugarán en contra.