Opinión

Difundiendo la historia fronteriza a Diario

El hecho de ser una frontera que recibe a una gran cantidad de personas de muchas partes de la República Mexicana y del extranjero...

José Ignacio Gallardo
Analista

miércoles, 22 enero 2020 | 06:00

El hecho de ser una frontera que recibe a una gran cantidad de personas de muchas partes de la República Mexicana y del extranjero, ha ocasionado que muchos de los habitantes de Ciudad Juárez no tengan mucho arraigo por la ciudad y tampoco demuestren un gran sentido de pertenencia. Sin embargo, es deber de todos los habitantes conocer por lo menos algunos pasajes de su valiosa historia. Porque esta comunidad es pródiga en pasajes históricos transcendentales.

Desde su fundación el 8 de diciembre de 1659, esta población ha tenido un papel preponderante en la historia de México. No por nada en el escudo de Ciudad Juárez queda plasmada una frase muy importante, “Refugio de la Libertad, Custodia de la República”. Esta región sirvió de refugio a Don Benito Juárez García en los momentos más aciagos para esta nación y eso no se debe olvidar.

Fueron circunstancias muy difíciles las que el Benemérito de las Américas vivió en estas tierras. Es precisamente en recuerdo de aquellos intensos y complicados momentos que Don Benito Juárez vivió en esta frontera, por lo que se le otorga a la entonces Villa Paso del Norte el nombre de Ciudad Juárez. La participación de esta ciudad en la época de la Revolución Mexicana fue decisiva para el país. De esta manera Ciudad Juárez ha estado presente en cada etapa formativa de la nación mexicana. Juárez ha contribuido al desarrollo de México como nación. Y todo esto se debe conocer por parte de los habitantes que conforman esta gran comunidad.

Es necesario seguir profundizando en el conocimiento de la historia de Ciudad Juárez. Y todo tipo de esfuerzos son requeridos y válidos. Es por eso que se debe de reconocer la labor de organizaciones que impulsan el rescate de la historia juarense. En ese sentido se reconoce el esfuerzo cotidiano que ha hecho durante cuatro décadas esta casa editora. Desde su fundación El Diario de Juárez ha publicado infinidad de reportajes de carácter histórico que han contribuido a divulgar importantes datos sobre esta frontera.

Por medio de extensos y bien documentados reportajes que han sido publicados en El Diario de Juárez, se han podido conocer datos relevantes de la historia de esta población desde su fundación. Acuciosas investigaciones periodísticas han arrojado interesantes reportajes acerca de las primeras colonias y de los barrios que dieron origen a esta ciudad. También en las páginas de este importante medio impreso y digital se han publicado reportajes sobre la construcción de las principales edificaciones de carácter educativo o religioso. Por ejemplo se ha publicado sobre la escuela Revolución, la María Martínez o sobre la escuela Hermanos Escobar. Pero también se ha investigado y publicado sobre los orígenes y la construcción de la Misión de San José, de la parroquia de San Lorenzo o de la Catedral. Las historias de la cárcel de piedra, de la antigua presidencia municipal o de la otrora bulliciosa avenida Juárez también han sido temas en la sección histórica de El Diario de Juárez.   

Amplios reportajes han narrado la construcción de los diferentes mercados que han existido en esta frontera. El tema de los cines que existieron a lo largo de muchas décadas en Ciudad Juárez también ha sido abordado con muchos detalles en las páginas de este diario. La tradición sigue vigente. Muchos aspectos de la vida fronteriza siguen siendo tratados de manera constante, profunda y objetiva dejando ese importante registro para la posteridad.

Durante décadas un profesional equipo de investigadores ha contribuido a difundir la historia de los juarenses. Se recuerda con especial interés los trabajos e investigaciones periodísticas de David Pérez López quien contribuyó a que los juarenses conocieran un poco más de los aspectos históricos de esta gran urbe. Es imprescindible que el rescate de la historia se siga consolidando y que las nuevas generaciones conozcan la historia de su ciudad y se sientan orgullosos de ella. Al despertar el sentido de pertenencia y el arraigo entre los juarenses se despierta el cariño por esta región y también el respeto por esta ciudad. Y una ciudad que se conoce, se quiere y se respeta, también se cuida y se defiende. Esperemos que se siga difundiendo la historia desde las páginas de este importante medio de comunicación, para que más gente quiera y respete a esta noble ciudad.