PUBLICIDAD

Nacional

‘Con los niños, sólo le pedíamos a Dios’

Sufren migrantes horror dentro de los tráileres

Viajar en contenedores es lo más difícil para cruzar a EU, narran

Hérika Martínez Prado
El Diario de Juárez

jueves, 30 junio 2022 | 09:29

Tomada de internet | Rescate de 652 inmigrantes hacinados en camiones y sin ventilación en Tamaulipas, el año pasado

PUBLICIDAD

El viajar durante horas, incluso días, dentro del contenedor de un tráiler es de las peores experiencias que viven los migrantes centroamericanos al atravesar México, bajo temperaturas extremas y muchas veces sin respiración, narraron.

Mario sabía, por las noticias, de los riesgos que viven los migrantes que viajan en tráileres, por lo que su arreglo con el ‘coyote’ –que les cobró 13 mil dólares– fue que él y su familia nunca se subirían a uno. Sin embargo, después de 15 días de camino desde Honduras hasta la Ciudad de México, eso ocurrió.

PUBLICIDAD

“Que le hacíamos así o no nos veníamos”, recordó Mario, quien después de pasar hasta cuatro días dentro de bodegas con su esposa y sus hijos de 2, 6 y 8 años de edad, a veces con muy poca comida, decidieron subirse al contenedor.

El hondureño de 48 años de edad trabajaba como vendedor de alimentos al mayoreo, pero un día fue asaltado y recibió un balazo en el antebrazo izquierdo, cuya herida todavía no logra sanar, por lo que decidió emprender el viaje hacia Estados Unidos en busca de mayor seguridad para sus hijos.

Pero esa misma seguridad que estaba buscando sintió que la perdía dentro del tráiler en el que viajaban otras cien personas, desde la Ciudad de México hasta Reynosa.

“Es lo más difícil que me ha tocado vivir, es terrible”, recordó al confesar que dentro de esa caja de metal, abrazado a su esposa y sus hijos, tapados con una colcha para cubrirse de la refrigeración, se arrepintió de su viaje, pero comenzó a pedirle a Dios.

Debido a las bajas temperaturas, Mario le puso dos pantalones y tres camisas a cada uno de sus hijos, los abrazaron y se cubrieron todos con una cobija.

“Sólo tocaba pedirle a Dios”, narró su esposa, quien tuvo que quitarse su abrigo para proteger a su esposo debido a que el frío le provocaba un gran dolor en su herida.

Aunque ellos no planearon así el viaje, ambos padres aseguraron que no volverían a arriesgar de esa forma la vida de sus hijos, sobre todo después de enterarse de la muerte de 53 migrantes dentro del contenedor de un tractocamión descubierto el pasado lunes abandonado en San Antonio, Texas.

Alejandra, de 28 años, también es originaria de Honduras, de donde salió en septiembre de 2021 con su hija de ocho años, con quien viajó por semanas en automóviles, camionetas, camiones de pasajeros y a veces en tráiler.

“Viajar en tráiler es asfixiante, de todo el recorrido ése fue el más difícil. Fueron como 14 horas, veníamos como 120 personas mínimo, uno no puede ir al baño, no puede hacer nada”, relató.

Margarita, de 32 años, viajó sola con sus dos hijas menores y en Villahermosa, Tabasco, le ofrecieron el viaje hasta Piedras Negras, Coahuila, a cambio de 22 mil 500 dólares, durante cinco días dentro del contenedor de un tráiler, pero el temor a que sus hijas murieran la hizo desistir.

hmartinez@redaccion.diario.com.mx

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search