Viven un viacrucis por el sueño americano

Secuestros, extorsiones y burocracia, son algunos de los problemas a los que e enfrentan los indocumentados en México

Mayra Selene González
El Diario de Juárez
lunes, 08 julio 2019 | 06:00
|

Ciudad Juárez— Violaciones a sus derechos por parte del Gobierno, abuso de traficantes de personas, además de secuestros y extorsiones de las corporaciones policiacas, son el viacrucis que los migrantes tienen que vivir para alcanzar el ‘sueño americano’.

Abelardo González, abogado que lleva el caso de dos cubanos que están a punto de ser deportados de este país, mencionó que también se topan con la burocracia en los trámites ante el Instituto Nacional de Migración (Inami).

“El tener que esperar el tiempo con las nuevas políticas que ellos no entienden, que tiene que haber una normativa que ellos cumplan para tener algún tipo de permiso de Migración aquí en México”, dijo.

Al ser llevados a las estaciones migratorias, también se incumplen los derechos que tienen como realizar una llamada a sus familiares o la embajada de su país para informarles dónde están o el derecho de contratar un abogado, tal y como ocurrió hace más de una semana con los 11 migrantes cubanos que fueron sacados de un hotel de la colonia El Jarudo en esta ciudad.

“Tienen derechos también y muchas veces no les permiten comunicarse con nadie y los llevan a estaciones migratorias que ya están sobrepobladas y no tienen la capacidad, por lo tanto al no tener la capacidad es otra de las violaciones a sus derechos humanos”, comentó.

El abogado detalló que la Ley de Migración establece que los lugares a los que son llevados deben tener la capacidad, los servicios médicos y servicios básicos de los seres humanos, con lo cual algunas de las estaciones no cuentan.

Luego de pasar por todas estas situaciones, los migrantes ven frustrados sus esfuerzos al ser deportados, ya que asegura que en caso de los cubanos, para llegar hasta esta frontera tuvieron que vender todo lo que tenían y regresan a la isla sin tener nada.

Los isleños perciben salarios no mayores a 20 dólares al mes, por lo que migrar es para ellos la única opción para salir adelante, asegura el abogado.

Una vez que se encuentran en la frontera, otra problemática que tienen que enfrentar es el tener que esperar entre 4 y 5 meses para la entrevista de asilo político, por lo cual tienen que rentar un lugar en donde vivir a pesar de que muchos de ellos ya gastaron todos sus recursos en llegar hasta acá, comentó.

“En Juárez no pueden hacer mucho y el saber que los van a regresar es para ellos desesperante”.

Destacó el hecho de que, a diferencia de los centroamericanos, los cubanos no pueden cruzar el río y entregarse a las autoridades, ya que los beneficios de la Ley de Ajuste Cubano en los Estados Unidos establece que sólo pueden entrar por tres lugares: el puente internacional, un puerto marítimo o un aeropuerto, por lo cual no les queda más que esperar su turno.

“Lo que fuimos testigos que hicieron el otro día, que rompieron la valla no es otra que la ignorancia porque en su país no lo hubieran hecho, están muy restringidos allá, pero la desesperación y la ignorancia…se les complica más pero es la desesperación del tiempo que tienen que esperar en Ciudad Juárez”, mencionó el abogado.