Juárez

Tejidos en movimiento

Juarense crea sintonizador textil para captar el sonido de las aves del río Bravo y producir conciencia ambiental

Cortesía / La estudiante de maestría en Reino Unido
Cortesía / El aparato con el que trabaja junto a Aldo Portillo
Cortesía / Janette Terrazas y su equipo de trabajo
Cortesía / Algunas de las aves en la zona

Hérika Martínez Prado
El Diario de Juárez

miércoles, 17 marzo 2021 | 12:50

Entre el viento del desierto, el delicado canto de las aves migratorias, que convierten cada año al río Bravo en su hábitat, es capturado por el sintonizador textil Río Arduino, un proyecto que busca crear conciencia ambiental. 

Se trata de la primera fase de la investigación Environmental Protection + Textile Tech, realizada por Janette Terrazas Islas, quien trabaja de la mano con el ingeniero Aldo Portillo, de Fab Lab Juárez, con el fin de generar un espacio que permita tener una experiencia con la vida de las especies que transitan por el río internacional, y así acercarse a las problemáticas ambientales.

El sintonizador forma parte de la tesis de la maestría en Textiles que cursa la diseñadora juarense en la Winchester School of Art de la Universidad de Southampton, en Reino Unido.

El dispositivo, alimentado por celdas solares, está realizado con fibras sintéticas encontradas como desecho en el río Bravo, algodón teñido con gobernadora, grana cochinilla, nogal, hilos conductores de electricidad, un micrófono y algunos dispositivos electrónicos con los cuales se hace posible la transmisión, en la que se ha podido captar principalmente a las monjitas americanas, también conocidas como Himantopus Mexicanus, garzas y patos.

“El sintonizador está compuesto por un dispositivo textil, el cual se programó a otras dos interfaces: una que captura el sonido y lo manda a una estación de radio y otro que modula el sonido; entonces a través de un micrófono se captura el sonido de las aves, pasa por esas interfaces, se manda a la estación de radio y de la estación de radio lo jalamos hacia Internet y así fue como generamos el audio para que más personas lo pudieran escuchar”, explicó.

El sonido transmitido a una señal de radio/web, es parte de la primera vertiente del proyecto, que es la fauna del río, en donde Terrazas Islas ha encontrado que las aves migratorias llegan a zonas muy contaminadas. 

La segunda vertiente es la calidad del agua, y la tercera, la historia del río, explicó quien pudo capturar el canto de las aves frente al museo Casa de Adobe, zona que fue elegida por tratarse de un centro cultural, además de segura. 

“Es empezar a ver el río de otra forma, crear una narrativa distinta, no como una frontera sino como un organismo vivo”, destacó la joven fronteriza.

Explicó que la idea del sintonizador nació “por crear conciencia sobre los problemas ambientales que tenemos en la frontera, pero sobre todo el tema del río es una cuestión que me preocupa bastante porque es de donde se comparten todos los mantos acuíferos que nutren la vida de la región fronteriza, tanto de El Paso como de Ciudad Juárez. Y es preocupante la situación que está ocurriendo ahorita en temas de contaminación, hay vertederos de basura en el río Bravo, ahí desembocan canales de aguas negras y la fundidora Asarco estuvo contaminando muchos años el río”. 

El problema de la contaminación en el Bravo afecta la salud de las poblaciones a lo largo de la frontera en ambos lados y sus efectos desembocan en el Golfo de México, con cientos de plásticos que atentan contra la vida humana y las especies en esta zona.

“Para mí los ríos son tejidos en movimiento, tienen vida propia y esa vida es la que debemos proteger y cuidar porque el agua nos da la vida”, destacó Terrazas Islas, a quien le ha impactado cómo llegan las aves a beber agua contaminada. 

La exploración textil y auditiva está ligada a una serie de códigos QR como parte de su mismo proyecto de maestría, por lo que pretende hacer una colección de QR y que cada una lleve a distintos proyectos de arte contemporáneo.