Se incorpora el Tec a prevención de adicciones

Su objetivo es reducir el uso de las sustancias psicoactivas en niños y jóvenes

Luz del Carmen Sosa/
El Diario de Juárez
domingo, 01 diciembre 2019 | 06:00

El Instituto Tecnológico de Ciudad Juárez (ITCJ) se incorporó a la Estrategia Nacional para la Prevención de Adicciones (ENPA), que tiene como objetivo general impactar en los determinantes biopsicosociales que previenen y reducen el uso de las sustancias psicoactivas en niños y juventudes para la construcción de la paz, en el marco de los derechos humanos.

Hermenegildo Lagarda Leyva, director del Tec de Juárez, dijo que el pasado 25 de noviembre fueron convocadas 40 instituciones de educación superior para establecer estrategias dentro de un programa que trabaja la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior de la República Mexicana, A.C. (ANUIES) y la Secretaría de Educación Pública donde se tocaron los temas de seguridad, paz y justicia. 

El nuevo paradigma de la ENPA considera que una mayor comprensión y atención de los factores de entorno, los cuales influyen en el riesgo de consumo de sustancias, repercute en su disminución e implica tratar a la población afectada como digna de derechos, evitando criminalizar, estigmatizar y marginar a los consumidores.

Lagarda Leyva dijo que las estrategias se implementarán a nivel nacional, estados y municipios, de la mano con los actores diversos del desarrollo y organizaciones de la sociedad civil, para contribuir en la educación por la paz e incorporar la temática en la currícula desde preescolar hasta  educación superior, explicó.  

Agregó que se podrán desarrollar investigaciones, como fue el Diplomado “Prevención en Conductas Autodestructivas” que benefició a 16 docentes.

“El Conacyt no sólo se enfoca en investigación de ciencia y tecnología, sino social y humanista, esto es importante para revertir esta situación que vivimos de inseguridad, de adicciones entre nuestros jóvenes y las instituciones educativas tenemos mucho que aportar a nuestra comunidad”, agregó.

Las instituciones de educación superior participarán en los llamados “Clubes por la Paz” y fortalecerán sus programas estratégicos de vinculación y responsabilidad social.

Según el documento que indica la colaboración interinstitucional, las universidades y tecnológicos, territorializa planes de estudio, líneas de acción por academia o proyectos de investigación. Además de estrategias o programas de intervención comunitaria focalizados a los polígonos ya definidos.

Enriquecer la formación integral de la comunidad universitaria, contribuir a la generación del conocimiento útil para el diseño de políticas públicas y planes de acción que abonen a la cultura de paz y bienestar. 

Fortalecer vínculos que se tejen entre el entorno social-comunitario, las universidades e instancias del estado, así como mejorar la coordinación interna entre dependencias, instancias o centros de las propias universidades, así como conocer otras experiencias institucionales para el fortalecimiento mutuo.

Además de establecer relaciones más estrechas con instancias gubernamentales y sectores de la sociedad civil organizada. 

Dentro de las propuestas de colaboración destaca que el trabajo interdisciplinario de la comunidad universitaria debe confluir con la sociedad a través del servicio social, prácticas profesionales, estancias académicas, proyectos de investigación o voluntariados en los clubes por la paz.

Realizar brigadas comunitarias multidisciplinares, conformadas por docentes y estudiantes, proyectos de investigación, servicios y actividades permanentes en los clubes por la paz y equipos universitarios de formación para capacitar en las regiones a colaboradores de la ENPA, entre otros.