Regresar ya no es opción

Cubano busca regularizar su estancia en México ante imposibilidad de obtener asilo en EU

Mayra Selene González /
El Diario
domingo, 01 diciembre 2019 | 06:00
|

Han pasado ocho meses desde que dejó Cuba y llegó a Juárez con la intención de cruzar a Estados Unidos para salir de las condiciones de pobreza en las que se vive en la isla. Tras esta larga espera, Disbel Donatos  ha considerado quedarse a vivir legalmente en esta ciudad ante las pocas posibilidades que observa de lograr su objetivo en el vecino país.

Durante este período, mientras espera su turno para ser llamado a su entrevista en la corte, Disbel, de 40 años de edad, se ha dedicado a trabajar para solventar su estancia en esta frontera. Primero trabajó como cocinero en el restaurante Little Havanna y ahora ofrece los platillos típicos del país caribeño en un negocio de burritos de la avenida Juárez.

Llegó a Juárez en abril, pero su turno para cruzar le tocó apenas hace dos meses y la primera cita en la corte la tendrá el 6 de enero, indicó.

"Me ha ido bien aquí, me gusta, pero el objetivo de nosotros es cruzar. Ya se nos ha dificultado mucho el cruce por las leyes que ha puesto Donald Trump, se nos ha hecho imposible cruzar", mencionó.

Ante el cuestionamiento de qué haría en caso de que no se cumpliera su objetivo de establecerse en Estados Unidos, su respuesta es contundente: "hacer papeles aquí (en Juárez), si nos dan la oportunidad de hacerlos nos quedamos aquí".

Disbel tiene un hijo en Cuba y espera poder algún día traerlo con él, porque regresar a vivir allá no representa una opción.

“La economía en Cuba está muy mala. Mi objetivo es ir para los Estados Unidos, quedarme aquí (en México), hacer papeles aquí y esperar a ver si algún día mejora el cruce, si se pudiera quedarme aquí unos años y trabajar legalmente”, comentó.

Narró que en Cuba un salario básico para un trabajador es de entre 500 y 600 pesos por mes, cantidad que él gana aquí en dos días.

“A mí en Cuba sí me iba bien porque yo era taxista, pero ya después nos fue mal, cuando murió Fidel cambiaron mucho las leyes, entonces ya tenía que pagar más impuestos, tenía que botear ilegal y entonces me metieron muchas multas, fui detenido como dos veces también”, recordó.

Su centro de trabajo desde hace dos meses, Burritos Meny, se ubica a dos cuadras del puente internacional Santa Fe, donde ofrece platillos como arroz amarillo con pollo y elote, arroz moro, fricase de cerdo que tiene salsa con puré de tomate, ropa vieja (carne desebrada), y pollo frito, entre otros.

"A mí aquí me han tratado bien; aquí hay cubanos que han tenido problemas, que los han asaltado, que les ha ido mal, pero a mí me ha ido bien, los otros cubanos, pues los hay que sí y los hay que no (se quieren quedar), cada quien tiene su criterio", mencionó.

Disbel espera que ante las gestiones que realizan varias instancias ante el Gobierno federal, en diciembre o enero pueda arreglar papeles para quedarse legalmente en México.

Enrique Valenzuela, coordinador del Consejo Estatal de Población (Coespo) en esta ciudad, dijo que de acuerdo con los estudios que recientemente realizaron instituciones como el Colegio de la Frontera Norte (Colef), el Colegio de Chihuahua (Colech) y la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez, se determinó que, entre más trascurre el tiempo de espera para la entrevista de asilo político en Estados Unidos, más incrementa la intención de los extranjeros de quedarse en esta ciudad.