Juárez

Especial

¿Qué tan real es el apoyo a las víctimas?

Chihuahua, en los primeros lugares en homicidios dolosos, feminicidios, secuestro y tráfico de menores

Salud Ochoa
El Diario de Chihuahua

jueves, 25 noviembre 2021 | 10:47

El Diario de Chihuahua | Pintas de la manifestación 8M

Chihuahua.— La violencia contra las mujeres está presente en todos los ámbitos y de manera cotidiana. Igual la sufre una estudiante que una maestra, una empleada, ama de casa, profesionista o cualquier mujer en las diversas actividades, espacios y estratos sociales. Todos son testigos de la agresión (física, psicológica, económica, sexual, etc.) pero pocos son los que realmente se atreven a levantar la voz. 

Todos se ponen un moño naranja en el brazo como símbolo de la “solidaridad y la lucha”, pero el acto resulta una burda simulación ante las cifras constantes –y oficiales– de violencia de género. Ni qué decir de los feminicidios, Chihuahua es un ejemplo de ello, con casi tres décadas en las que los asesinatos de mujeres no dan tregua, con una alerta de género que tardó más de dos años en llegar y que a más de tres meses de su declaratoria, las chihuahuenses siguen sin saber qué pasa con ella.

Según datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) Chihuahua ocupa el 5º lugar en feminicidios a nivel nacional con una tasa de 1.86 por cada 100 mil habitantes, teniendo por lo menos 5 municipios dentro de los 369 que refieren este delito. Acotando aún más la cifra, en el padrón de las 100 entidades municipales con feminicidios, Ciudad Juárez ocupa el 2º lugar, Chihuahua capital el 5º y Cuauhtémoc el 15º.

En lo que respecta a homicidios dolosos de mujeres, el estado de Chihuahua ocupa el tercer lugar nacional con un total de 204 asesinatos cometidos en el lapso de enero a septiembre del 2021. La tasa es de 10.54 por cada 100 mil mujeres. Pero además tiene el 2º sitio del ranking en lo que a tráfico de menores del sexo femenino se refiere.

El SESNSP reporta que en los primeros 9 meses del 2021 se tomó nota de 1 mil 560 víctimas femeninas de lesionas dolosas, diez casos de mujeres víctimas de secuestro, 41 casos de corrupción de menores, 14 casos de trata de personas, 9 mil 727 casos de violencia familiar, mil 036 delitos de violación y 43 mil 296 llamadas de emergencia relacionadas con incidentes de violencia contra la mujer.

En este contexto, la pregunta que las mujeres chihuahuenses se plantean es ¿qué están haciendo realmente las autoridades de los tres niveles de gobierno para erradicar la violencia? ¿Dónde está la Alerta de Género y las acciones que deberían ponerse en marcha a partir de ella?

Mariela Castro, feminista y politóloga, señala que al momento lo único que está claro en torno al tema de la alerta, es la creación de la mesa interinstitucional, pero, se desconocen los objetivos y metas planteadas que tendrían que estar listos.

“Hasta ahorita no conocemos los avances, no hay discusión ni trabajo; el Ichmujer no ha coordinado las acciones necesarias para determinar objetivos y metas, porque finalmente es el órgano rector y la secretaría técnica de la alerta. La declaratoria se retrasó por cuestiones diversas y finalmente se logra. Pero, a los meses que tenemos lo único que se ha hecho es una mesa interinstitucional con algunas de las académicas involucradas en la redacción de la declaratoria y funcionariado público que tiene intervención directa en la aplicación de las recomendaciones, pero ese grupo ha estado detenido igual que el Gempea, que es el grupo municipal especializado de prevención de embarazo adolescente y que a su vez depende del Gepea –estatal– y alineado con el Enapea que es la estrategia nacional”, explica.

Además, dice Castro, es importante y necesario observar el desarrollo de estas acciones debido a que, la Alerta trae consigo la aplicación de recursos, mismos que podría objeto de subejercicio o desvío.

“Aquí lo que hay que observar cuidadosamente es que la declaratoria de la Alerta de Género trae pegado un recurso y si no tienes acciones establecidas, ese recurso ya sea que se pueda subejercer o se ejerza en otras cosas o acciones que sí le sean convenientes al instituto. Hay que tener mucho cuidado y tener muy presente que la alerta para este año, después de su declaratoria, tenía que establecer las bases y acciones a seguir porque en el 2022 se desprenderá un recurso muy importante y de lo que no se trabaje en este mes ya no habrá forma de determinar en qué se va a usar ese recurso. El pedir una alerta también tenía que ver con que hubiera recursos para operarla. Ya la tenemos y habrá recursos determinados desde la Conavim, sin embargo, el tema es en qué se van a gastar esos recursos”

Ante esto, El Diario buscó a la titular del Ichmujer a través de su oficina de Comunicación Social, sin obtener respuesta.

Castro por su parte, hizo hincapié en que conseguir la declaratoria no fue sencillo y temen que no se trabaje en ella debido a que, dentro de sus lineamientos habla de una autonomía construida con perspectiva de género, situación no acorde con la política actual del instituto.

“Desde el estallido del feminismo joven, de estos grupos de mujeres que salen a las calles con la permanente denuncia del feminicidio y la despenalización del aborto, siempre fue una constante en nuestras demandas que consiguiéramos la Alerta de Género por las condiciones que se viven en el estado de chihuahua. El gran tema es que la mesa de la alerta de género se conformó por ordenamiento legal, pero no se está trabajando porque precisamente la perspectiva que se busca impulsar desde el instituto es la de familia y la Alerta, en muchos de sus puntos habla de autonomía, construida con perspectiva de género y es totalmente contraria a la visión del instituto. Se hizo la instalación de la mesa, pero no ha tenido ningún avance. No hay acciones encaminadas a las recomendaciones que la alerta instruyó después de la investigación de las académicas”.

close
search