Juárez
A 45 días de pacto con EU

Pegan a Juárez acuerdos contra migración

La ciudad ha tenido que acoger a casi la mitad de los solicitantes de asilo retornados

Gabriel Cardona/El Diario de Juárez

Hérika Martínez Prado
El Diario de Juárez

lunes, 22 julio 2019 | 10:07

Ciudad Juárez— Con el despliegue de la Guardia Nacional en el río Bravo y casi la mitad de los extranjeros retornados a México por el Gobierno de Donald Trump, Ciudad Juárez se ha convertido en la frontera más afectada tras los acuerdos binacionales para disminuir la migración hacia Estados Unidos.

A 45 días de que el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador se comprometiera a disminuir el cruce de migrantes al vecino país y a recibir a una mayor cantidad de extranjeros para que esperen aquí su proceso de asilo político –a cambio de que Trump no imponga aranceles a los productos mexicanos–, la ciudad ha tenido que acoger a  migrantes en sus calles y ha sido testigo de violaciones a sus derechos humanos.

El secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, se reunió ayer en las oficinas de la Cancillería mexicana con el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo.

El estadounidense “reconoció los significativos avances de los operativos mexicanos en cumplimiento con el acuerdo entre ambos países alcanzado el 7 de junio en Washington, D.C.”, según se informó a través de un comunicado de prensa.

Ebrard puntualizó que en virtud de dichos avances, no considera necesario iniciar ningún tipo de negociación con respecto a un eventual acuerdo de Tercer País Seguro entre México y Estados Unidos, por lo que la estrategia migratoria para garantizar flujos ordenados, seguros y regulares continuará durante los próximos 45 días.

Según datos de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP), las detenciones durante junio disminuyeron un 28.58 por ciento respecto a mayo, al bajar de 132 mil 880 a 94 mil 897.

Parte de las acciones que realizó México para que dichas cifras bajaran fueron la instalación de operativos migratorios en todo el país, redadas en hoteles para detener migrantes y el despliegue de la Guardia Nacional tanto en la frontera sur como en la frontera norte.

Casos cuestionados

En un hecho inédito, que fue destacado por la prensa a nivel mundial, México colocó militares a lo largo de la frontera entre Ciudad Juárez y El Paso, Texas, para retener a los migrantes y evitar que se internaran a Estados Unidos.

Uno de los casos por los que incluso el presidente López Obrador fue cuestionado fue la detención de dos mujeres y una niña de Nicaragua, a unos metros del “Puente Negro”, como dio a conocer El Diario de Juárez el pasado 22 de abril.

El arresto de las mujeres y la menor para que no salieran del país y su violación a los derechos humanos fue debatida tanto en esta frontera por director de la Casa del Migrante, Javier Calvillo, como por la prensa nacional e internacional, que cuestionó al presidente sobre los acuerdos con Estados Unidos.

“No es así, es más que nada regular la entrada en el sur, si se dieron estos casos (de detenciones) no es esa la instrucción que tienen, no es hacer esa labor, es un trabajo que en todo caso le corresponde a los agentes de Migración, no al Ejército; pudo haber sucedido, sin embargo no es ese el propósito”, aseguró López Obrador.

El director de la Casa del Migrante también le advirtió al subsecretario de Empleo, Horacio Duarte Olivares, el pasado 8 de julio durante la presentación de Iniciativa Juárez, que “ninguna estrategia funcionará si continúan las violaciones a los derechos humanos y los crímenes cometidos en contra de los migrantes” que abandonaron sus lugares de origen para ir en busca de una mejor vida.

La Iniciativa Juárez una estrategia contra la crisis migratoria en la que participan organizaciones civiles, empresarios y los tres niveles de Gobierno.

Sin embargo las retenciones de los militares para evitar el cruce de migrantes continúan. Uno de los últimos casos ocurrió el pasado 18 de junio cuando Steven, un niño hondureño de 5 años, fue retenido por la Guardia Nacional para que no cruzaran a Estados Unidos y luego ambos fueron entregados al Inami.

Entre lágrimas y gritos, el menor mostraba su temor a ser trasladado a bordo de la unidad de Migración.

Aunque no fue víctima de jalones como ocurrió con las nicaragüenses, al tratar de cruzar la frontera Steven perdió un zapato, se cayó y se raspó la mejilla izquierda, además de que su mamá aseguró que le tiene miedo a los policías. 

La ciudad con más retornos

El programa Permanecer en México, del Protocolo de Protección a Migrantes (PPM), que consiste en el retorno de migrantes para que esperen en México sus citas ante la Corte de Estados Unidos –un proceso que les llevará entre seis meses y un año y medio aproximadamente–, comenzó el 29 de enero en Tijuana y el 26 de marzo en Ciudad Juárez y Mexicali.

El acuerdo original consistía en el retorno de máximo 100 centroamericanos a cada ciudad al día, pero tras los nuevos acuerdos firmados el 7 de junio por ambos países, el programa se extendió a todos los migrantes de habla hispana, con un tope máximo de 500 personas.

Eran 200 por Juárez, 200 por Tijuana y 100 por Mexicali, con la posibilidad de ampliarlo a tres fronteras más, informó durante su visita a esta ciudad Duarte Olivares, también responsable de la migración en la frontera norte.

Sin embargo, además de agregar a Nuevo Laredo, Tamaulipas, como cuarta frontera de retorno, la semana pasada Estados Unidos comenzó a devolver entre 250 y 300 personas al día por Juárez.

Según cifras del Instituto Nacional de Migración (Inami), hasta el 8 de junio, un día después del acuerdo binacional, habían sido retornadas 11 mil 37 personas a México, 4 mil 140 de ellas a Tijuana, 2 mil 502 a Mexicali y 4 mil 395 a Ciudad Juárez.

Pero para el 11 de julio pasado ya sumaban casi 20 mil extranjeros retornados, de los cuales Ciudad Juárez había recibido a casi la mitad, de acuerdo con el último informe de “Internaciones en México de extranjeros solicitantes de asilo en Estados Unidos” del Inami.

Hasta entonces Estados Unidos había retornado 6 mil 649 solicitantes de asilo a Tijuana, 3 mil 887 a Mexicali, 9 mil 314 de Ciudad Juárez y 61 a Nuevo Laredo, Tamaulipas, pero el sábado medios de Matamoros informaron de 700 retornos solo entre el 15 y el 18 de julio.

Hasta ayer Ciudad Juárez ya había recibido a más de 11 mil 400 migrantes retornados, principalmente de Guatemala, Honduras y El Salvador, pero también de otros países como Cuba, Nicaragua, Venezuela, Perú, Ecuador y Colombia.

Se calcula que el 30 por ciento de los retornados por Juárez son menores de edad, es decir unos 3 mil 420 niños y adolescentes, muchos de ellos con solo uno de sus padres, mientras que el otro se quedó en su país o fue separado de ellos en Estados Unidos.

El nuevo fenómeno ha significado un nuevo reto para la ciudad, ya que aunque los retornados representan el mayor porcentaje de los más de mil 300 migrantes albergados, todos los días grupos recién devueltos de Estados Unidos duermen en las calles del Centro Histórico sin saber qué hacer. 

Y aunque el Gobierno federal anunció el pasado 8 de julio la apertura de un albergue de atención integral para los retornados, no existe fecha aún para su funcionamiento.

hmartinez@redaccion.diario.com.mx

EN NÚMEROS

• 11 mil 400

extranjeros retornados por Ciudad Juárez

• Mil 300

migrantes albergados en esta frontera