Pagó 100 mp a Fiscalía para ‘arreglarse’, señalan

Lo acusan de matar a una mujer en 2016

Staff/
El Diario de Juárez
martes, 03 diciembre 2019 | 06:00

Un hombre acusado de haber asesinado a una mujer en octubre de 2016 presuntamente amenazó a la principal testigo para que no compareciera a juicio oral y le advirtió que ya había pagado 100 mil pesos a la Fiscalía para “arreglarse”.  

Además el procesado Édgar Leobardo Aguilar Gándara presuntamente le pidió a otra persona que declarara que estuvieron juntos el día en que sucedió el asesinato de Aída Silvia Alcorta Ramos; así lo expuso una agente ministerial que se presentó ayer al juicio oral que se instruye en contra de él. 

En octubre pasado la principal testigo, en una entrevista con El Diario, denunció que la Fiscalía no le había brindado protección y dijo que el sospechoso se comunicaba con ella desde el Cereso 3 para amenazarla de muerte.

De acuerdo con la acusación formulada por el Ministerio Público (MP) en contra de Aguilar Gándara, los hechos sucedieron entre las 16:30 y las 23:30 horas del 13 de octubre de 2016 en el interior de una camioneta Dodge Ram con placas AU-12428 del Estado de Texas que se halló estacionada en la calle Yepeto de la colonia Satélite.

La víctima de 55 años de edad y madre de la expareja sentimental de Aguilar Gándara sufrió heridas cortantes en el cuello, tórax, abdomen, en las extremidades inferiores y superiores, así como en ambas manos y antebrazos.

Alcorta Ramos se desangró al sufrir laceración de arteria carótida y subclavia, ubicadas en el cuello y arriba del corazón.

Ayer al juicio oral 185/19 la agente del MP llamó a declarar a la agente ministerial Lucía Yazmín Lozano Ávalos, quien dijo que en el 2018 su jefe inmediato le asignó el caso de Aída Silvia Alcorta Ramos y ella comenzó a investigar a Édgar Leobardo porque él había sostenido una relación sentimental con la hija de la víctima y días después de que ella inició la indagatoria una testigo de identidad protegida se presentó de forma voluntaria en las instalaciones de la Fiscalía y dijo tener información sobre el crimen.

La agente precisó que esta testigo, la número 1, le narró que Édgar Leobardo le había contado que en el restaurante Toro Quintaco la víctima Aída se había tomado su última cerveza y también que él había contratado a una persona en Los Angeles para que la asesinara. 

La testigo le señaló a la mujer policía que Édgar le confesó que en todo momento él estuvo con la persona que había contratado para “cerciorarse que no dejara cabos sueltos”; también que pagó 10 mil pesos al asesino.

Otro, testigo de identidad protegida, la número 2, señaló que en noviembre de 2016 Édgar Leobardo le pidió que declarara que el 13 de octubre de 2016 había estado con él porque todo estaba ya “armando por el abogado y el papá de Édgar Leobardo” para que él fuera exonerado.

La testigo número 3 dijo ser amiga de la testigo 1 y sabía que ésta última tenía una relación sentimental de dos años con Édgar Leobardo, pero él la golpeaba, la castigaba dejándola sin comer y en una ocasión la sacó de un domicilio para llevarla a un departamento donde la metió a una tina y la acuchilló. 


[email protected]