Niegan a transportistas estudios que avalen obra

Manuel Sotelo advirtió afectaciones al 30 por ciento de los cruces fronterizos de carga diarios que registra Juárez

Javier Olmos
El Diario de Juárez
miércoles, 14 agosto 2019 | 06:00

Ciudad Juárez— El presidente de la Asociación de Transportistas de Ciudad Juárez, Manuel Sotelo, advirtió afectaciones al 30 por ciento de los cruces fronterizos de carga diarios que registra Juárez, de construirse un puente elevado en la avenida de Las Torres que descarta el paso de vehículos de carga.

Dijo que al menos mil 600 camiones pesados usan esa arteria para mover mercancías del sector maquilador. Al no permitirles usar ese puente, previó, “vamos a tener que darle la vuelta a la ciudad”, lo que va a generar afectaciones económicas a la industria.

El líder empresarial pidió ayer a las autoridades estatales que muestren los estudios que se realizaron para la construcción de esa estructura, como de otras seis del mismo tipo que se planean en la avenida de Las Torres con recursos del Fideicomiso de Puentes Fronterizos de Chihuahua,

Sotelo mencionó que ha solicitado a las secretarías de Comunicaciones y Obras Públicas (SCOP) y de Desarrollo Urbano y Ecología (Sedue) que presenten los estudios que avalan la obra, pero ambas instancias estatales han evadido darle respuesta.

Indicó que el puente que el Estado está planeando levantar en el cruce con el bulevar Zaragoza incumple con la norma federal, de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, en cuanto a algunas especificaciones como la altura y rampas.

“No sólo va a dejar afectaciones a la industria, puede generar más accidentes”, agregó.

Un análisis realizado por la misma SCOP en junio pasado indica que en ese cruce se registran al día 68 conflictos entre vehículos y 32 entre vehículo y peatón.

El documento, del cual este medio tiene una copia, establece que la dependencia realizó dos propuestas de puentes, uno deprimido y otro elevado, con indicadores para cada una.

La primera propuesta que fue rechazada establecía la construcción de un paso deprimido de una altura de 5.5 metros y cuatro carriles; en tanto que la segunda, que es la que se concluyó, sólo dos carriles y una altura de cuatro metros, lo cual de hecho ahí mismo se indica, no cumple con los lineamientos de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes.

El análisis indica que la propuesta por la que se optó establece que, de construirse el paso elevado, los conflictos entre vehículos y peatones reducirían a 56 y 28, respectivamente.

Sin embargo, la primera opción de construir un paso deprimido pretendía mejorar esos indicadores con 30 conflictos entre vehículos y 20 entre vehículos y peatones.

Sotelo reclamó que el proyecto presentado por la Secretaría de Comunicaciones y Obras Públicas pretende darle mayor movilidad a los automóviles, pero deja en segundo y tercer término no sólo a vehículos de carga, sino a unidades de emergencia y a los peatones.

“Quizá sí nos quieren sacar de esa avenida, pero no nos dicen para dónde nos van a mandar”, señaló. Dijo que va a pedir a la SCT que aplique la normatividad en cuanto a la construcción de este tipo de estructuras. 


[email protected]