Juárez
Nunca la toqué, declara en audiencia

Maestro de UACJ se dice inocente de violación

Ordena juez investigación por asuntos políticos dentro de Universidad; alumnos apoyan a su profesor

El Diario de Juárez

Blanca Elizabeth Carmona
El Diario de Juárez

miércoles, 07 agosto 2019 | 11:16

Ciudad Juárez— El profesor acusado de haber participado en una violación tumultuaria en contra de una maestra de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez (UACJ) afirmó que es inocente y que no cometió ni observó la realización de ningún delito. 

El acusado, Geovanny Esaú G. S., rindió ayer declaración ante la jueza de Control que determinará si lo vincula o no a proceso penal. 

Al tiempo que se realizaba la audiencia en la Tercera Sala de la “Ciudad Judicial”, alumnos de Ingeniería en Aeronáutica de la UACJ y familiares del acusado se manifestaron en el exterior del edificio a favor del maestro.

Aseguraron que durante años han convivido con él y se trata de una persona respetuosa que los ha asesorado en asuntos académicos y personales y los ha llevado a concursos internacionales.

Tras subir al estrado y después de que la juzgadora lo exhortó a conducirse con verdad, Geovanny dijo que la noche del pasado 3 de mayo, en un departamento ubicado en la calle Jesús Perches de la colonia La Villa, se reunieron él y seis maestros más.

Eran cinco hombres y dos mujeres, incluida la víctima, cuya identidad quedó bajo reserva judicial.

De acuerdo con la acusación Geovanny Esaú, Israel G., y Alejandro G. cometieron el delito de violación, mientras que Roberto S. incurrió en abuso sexual. 

En su declaración, Geovanny expuso que ese día todos estuvieron bebiendo alcohol y jugando, y quien perdía debía tomar un ‘shot’ de mezcal. Además algunos bebieron whisky, cerveza y vino.

El sospechoso señaló que en cierto momento la víctima e Israel, uno de los profesores contra quien ya se giró una orden de aprehensión, se colocaron en un pasillo muy estrecho del departamento y empezaron a bailar. 

Narró que la víctima empezó “a ‘perrearle’ a Israel” y minutos después, dijo, él tuvo la necesidad de pasar por ese espacio para ir al baño y cuando regresó se quedó a bailar con los dos, porque la víctima colocó un brazo contra la pared y le impidió caminar.

“Yo no podía pasar y cuando voy pasando le hace eh, eh. Entonces me quedó, me puse a bailar con ellos. Llega un momento en que la supuesta víctima estuvo en medio pero dándole la espalda a Israel haciendo la acción que acabo de describir como ‘perreo’ y de frente estaba yo”, declaró. 

Continuó: “Yo estoy alzando mis manos y en ese momento del baile yo me empiezo a pegar hacia ella, ella se empieza a pegar hacia mí y me pone su mano en mis genitales, casi al momento en que empiezo a bailar y yo me quedó así, haciéndome el tonto, esa es la verdad”. 

“Me estaba agarrando los genitales y ahí me quedé bailando, pero fueron instantes, cuando ella con una de sus manos jala mi pantalón y me quiere meter la mano”, dijo.

Añadió: “Quiero decir que yo en ningún momento la toqué, atrás mí estaban Arturo P., Monserrat, enfrente de mí estaba Israel, había música y ella jala mi pantalón y mete su mano en mi área genital, me toma del pene y me empieza a hacer movimientos. Cuando ella hace esos movimientos me jalaba hacia abajo el pantalón y en un momento ella lo que hace es hacerse hacia mí, bajarse hacia mí, jalándome el pantalón y en ese momento yo me hago para atrás y simplemente me salgo de pasillo hacia la sala”.

Geovanny Esaú indicó que él se fue hacia a la sala y luego a la cocina en busca de un alimento al percibir que “ese no era asunto mío, que si ellos querían estar ahí en el pasillo haciendo y vulgarmente lo dijo, fajando, ese era su problema”. 

“Después ya no vi lo que pasaba en el pasillo, sólo observo que Monserrat estaba ebria y otro de los invitados, Arturo, la iba a llevar al departamento ubicado en la planta baja, por lo que él se ofreció a ayudarlo, y entre ambos la bajaron cargándola.” 

Prosiguió: “Posteriormente bajó Alejandro G., a ver a Monserrat y minutos más tarde descendió Israel G., a quien él le preguntó si lo iba a llevar a su casa y éste respondió que sí, que sólo iba a despedirse de la víctima. 

Cuando estaban a punto de retirarse Geovanny Esaú e Israel, la víctima –descalza y sin mallas– bajó las escaleras exteriores, se encontró con ellos y preguntó por Monserrat, afirmó el detenido.

Dijo que ahí observó que la víctima e Israel se abrazaron y ella dijo que ya se quería ir a su casa pero Israel G., le preguntó a uno de los dueños del departamento, Alejandro G., si había problema en que se quedara en ese lugar la víctima y éste aceptó, al igual que la víctima.

“Israel y la supuesta víctima se toman de las manos y vuelven a subir las escaleras, Israel dice ya ahorita vengo, yo todavía le alcanzó a gritar ‘no chingues cabrón, ya vámonos’. Y vuelven a subir las escaleras, Alejandro y yo nos quedamos viendo”, apuntó el detenido.

En otra parte de su declaración afirmó que Israel y la víctima tuvieron relaciones sexuales y no supo qué paso con otro de los invitados, Roberto S., quien supuestamente siempre se quedó en el interior del departamento ubicado en la planta alta.

El maestro aprehendido atribuyó la acusación a intereses políticos al interior de la UACJ. Dijo que detrás del asunto podría estar el novio de la víctima, a quien identificó como Diego Moisés Almanza Pérez, y acusó de haberse quedado con sus clases y proyectos especiales. 

Geovanny Esaú dijo que él es un atleta que representó a México en Juegos Centroamericanos, llegó a Juárez para representar a la UACJ en atletismo, lleva 8 años como maestro en esa Universidad y desde hace 4 años es coordinador de una carrera.

Señaló que ha sido electo y reelecto como coordinador de la Academia de Actividades Náuticas, es líder sindical de los profesores en los institutos de IIT y IADA y se ha dedicado a la ciencia e investigación y durante los cinco años ha llevado a sus estudiantes a competencia internacionales y nacionales para diseño y construcción de aeronaves no tripuladas. 

“Mi vida era perfecta, amo dar clases”, dijo y al final afirmó que tenía mucho miedo y rompió en llanto, por lo que la sala fue desalojada para que se tranquilizara. 

“Cuando no se me ha comprobado nada yo ya soy un violador, ahora estoy compartiendo con personas en un Cereso. Nunca en mi vida había tenido una sola queja, nunca ni siquiera me habían subido a una patrulla. De verdad yo no sé qué estoy haciendo aquí, es bastante triste, destrozó mi vida por completo porque la Universidad no tiene ni una prueba y ya me corrieron”, dijo antes de llorar. 

La jueza ordenó al Ministerio Público (MP) iniciar una investigación por la aseveración del detenido, quien señaló que la maestra que denuncia la violación es víctima pero de “cuestiones políticas y puestos en la Universidad”, quienes la convencieron o presionaron para que denunciara.

La víctima también acudió ayer a la audiencia porque su declaración fue solicitada por el abogado defensor, pero debido a que la declaración del profesor arrestado se prolongó por más de dos horas, la jueza ordenó un receso para reiniciar mañana.  (Blanca Elizabeth Carmona / El Diario)

bcarmona@redaccion.diario.com.mx