Identificarán cuerpo con prueba de ADN

No se logró rehidratación de restos que podrían ser del paseño levantado tras homicidio de hermanitas

Staff
El Diario de Juárez
lunes, 09 septiembre 2019 | 06:00
|

Ciudad Juárez— El proceso de rehidratación de un cuerpo encontrado en estado de descomposición el lunes 2 de septiembre no será concluyente para identificar a la víctima, por lo que se tendrá que someter a pruebas de ADN.

Los restos hallados en una brecha de Samalayuca podrían ser una persona que fue privada de su libertad en un rancho el 25 de agosto luego de un ataque donde fallecieron tres hermanitas, informó la Fiscalía a través de Servicios Periciales.

El cadáver del desconocido fue sometido a la técnica de rehidratación el jueves de la semana pasada, pero debido al avanzado estado de descomposición y a que presentaba carroña, no se obtendrían los resultados deseados en el proceso, según se dio a conocer.

Las autoridades tendrán que esperar los resultados de pruebas de genética en el cuerpo de la persona no identificada, que serán cotejados con ADN de familiares de Francisco Quezada Espinoza, originario de El Paso, Texas y desaparecido aquí la madrugada del domingo 25 de agosto cuando estaba de visita en un rancho cerca de la Etapa V del fraccionamiento Riberas del Bravo, donde fue privado de su libertad por un grupo armado.

En ese incidente murieron las hermanitas Lindsay, Sherlyn y Arleth, de 14, 13 y 4 años de edad, quienes se encontraban a bordo de una camioneta dentro del rancho, la cual fue tomada como un blanco por parte del grupo criminal para disparar armas de asalto. Hasta ahora se desconoce si los agresores tuvieron conocimiento de que las niñas estaban al interior del vehículo.

Sobre el triple homicidio el fiscal Jorge Nava López informó que se tiene identificado a uno de los agresores y ya existe una orden de aprehensión. Se trata de un integrante del Cártel de Sinaloa que opera en el Valle de Juárez, según ha trascendido.

El estatus de Quezada Espinoza sigue oficialmente como desaparecido y aunque se cree que podría ser el mismo encontrado sin vida en la caja de una camioneta Ram negra varada en una brecha que conecta al Valle de Juárez con Samalayuca, no se sabrá hasta tener los resultados de ADN, que pudieran tardar más de un mes, según se conoció.